Por Felivia Mejía

En medio de sus vacaciones en las playas de Hawái, Eric Tsai, vicepresidente de General Energy Solution (GES), recibió la inesperada propuesta de invertir en la construcción de una planta fotovoltaica en República Dominicana.

En ese momento, dos años atrás, relajado con el vaivén de las olas hawaianas, este empresario taiwanés jamás se imaginó la magnitud que alcanzaría esa propuesta: una inversión de 110 millones de dólares (mdd) que se convertiría en el primer parque de energía solar fotovoltaica de la isla La Española y el más grande del Caribe.

En esas vacaciones que se convirtieron en una productiva jornada de trabajo, tampoco se imaginó el impacto económico y ambiental que ese parque tendría en un país golpeado históricamente por un deficiente servicio eléctrico, que en gran parte consume un caro combustible fósil. Pues se estima que Monte Plata Solar, que en su primera fase genera 30 megavatios (MW) y al final de este año producirá 67 MW, contribuirá con el ahorro de alrededor de 250 mdd en la importación de combustible fósil y evitará la emisión anual de alrededor de 35,800 toneladas de CO2. Eric nos cuenta de esos inolvidables días de playa para los que empacó sus gafas de sol junto a su computador portátil, sentados en el lobby del hotel Embassy Suites, la mañana siguiente al día de la inauguración de la planta, encabezada por el presidente de la República, Danilo Medina; el presidente de GES, Quincy Lin, e importantes funcionarios del sector eléctrico del país.

PUBLICIDAD

Aquel 29 de marzo será memorable no sólo para GES, una empresa taiwanesa subsidiaria de Neo Solar Power, que también preside Quincy Lin, sino también para la provincia Monte Plata, a la cual el proyecto le ha sumado 300 empleos directos y alrededor de 1,000 indirectos.

De acuerdo con Gualberto Magallanes, ingeniero de Knowlergy Consulting Group, ingenieros contratistas para la instalación de la planta, esos paneles tienen la capacidad de resistir vientos de hasta 150 millas por hora, un detalle importante ya que República Dominicana tiene temporadas ciclónicas de intensa actividad. Se estima que ese parque tendría una vida útil de entre 40 y 50 años.

En la entrevista nos acompaña Nicolás Ramírez, gerente de proyectos de GES y quien estará dando seguimiento al funcionamiento de la planta de Monte Plata. Nicolás, de origen colombiano con residencia en Taiwán, sirve de traductor para algunas explicaciones que Eric expresa en chino y algunas frases que expone en el mismo inglés, que ambos confesamos que hablamos con timidez.

“Nuestra empresa sólo vendía el producto, entonces recibo la llamada de unos clientes de Alemania que me dicen que hay países que necesitan el sistema completo e inversionistas, que por qué no nos animábamos y les vendíamos todo el sistema”, recuerda Eric.

De inmediato aquellos empresarios alemanes le hablaron de proyectos que tenían en Manchester, Reino Unido, y Monte Plata, República Dominicana. Los alemanes buscaban a quien ceder esos planes porque tenían que abandonarlos por problemas domésticos pendientes de resolver en su país.

“Lo siguiente fue buscar un mapa y organizar un viaje a República Dominicana para conocer el país y las posibilidades que aquí teníamos”, comenta.

Al llegar se encontraron con la Ley 57-07, que otorga incentivos a la inversión en energías limpias, y con una representación diplomática taiwanesa, que les ayudaría bastante en los procesos burocráticos a agotar. “Fue amor a primera vista. Desde que llegamos nos convencimos de que estábamos en el lugar correcto, con el proyecto y las personas correctas”, indica Eric.

Para este proyecto GES se asoció con las empresas Soventix y Phanes Group. Gracias a la Ley 57-07 se han puesto en marcha numerosas iniciativas para producir energía limpia. La Comisión Nacional de Energía (CNE) ha aprobado alrededor de 615 megavatios a proyectos que aún están en la etapa de investigación.

El presidente de la CNE, Juan Rodríguez Nina, expresó en la inauguración de Monte Plata Solar que “en menos de 18 meses, el 34% de la energía que se genera en el país será de fuentes renovables, en especial eólica, solar y biomasa, sin contar lo que generan las hidroeléctricas”.

Destacó que ya hay instalados 110 megavatios de energía renovable, que aumentará en sólo semanas a 140 megavatios con la planta de energía fotovoltaica.

planta_caribe_2_buena

El monte elegido

A pesar de que hay comunidades con más radiación solar que Monte Plata, esa provincia de la región este fue considerada por GES el lugar idóneo porque el terreno es plano, una característica muy apropiada para la instalación de los paneles. “Es cuestión de ingeniería. Los paneles no se pueden poner de lado, pues no tendrían la mayor exposición posible al sol. Si fuera un terreno en desnivel o de montaña se dificulta aprovechar los rayos solares al máximo”, explica Nicolás.

En tanto que Eric agrega que en algunos casos hay otros factores más importantes que el nivel de radiación para decantarse por un lugar. Pone como ejemplo que en Canadá, Japón y Alemania la radiación no es tan alta, pero son líderes en energía solar porque sus costos de operación y los precios son competitivos. Otro factor importante para escoger a Monte Plata tuvo que ver con que todo el terreno pertenecía a un solo propietario. Cuenta Eric que habían visto otras parcelas, pero que al tener múltiples dueños se les complicaba bastante obtener los permisos.

Ese proyecto había obtenido el visto bueno por parte de las autoridades dominicanas en 2010, en manos de los primeros inversionistas alemanes, pero no fue hasta ahora que pudo concretarse su puesta en funcionamiento. Eric explica que el retraso se debió en gran parte a que resulta difícil lograr financiamiento para este tipo de construcciones.

“No sólo es de tener el equipo técnico, es también una inversión de gran envergadura. Una sola entidad bancaria no te financia todo ese monto”, apunta.

Dice que por la falta de experiencia en inversiones de energía solar los bancos locales todavía ven riesgoso apostar al sector, por eso tienen intereses muy altos que desincentivan al inversionista extranjero. “Ya que estamos viendo que es un tema seguro, que hay apoyo de la banca internacional, poco a poco aquí también empiezan a reducir las tasas de interés”, sostiene.

A pesar de que desde 2007 el país cuenta con una ley de incentivos para proyectos de energía limpia, pocas iniciativas se pueden contar. En el caso de la producción solar, Eric señala que es probable que haya mucha gente que quisiera hacer negocios, pero por los costos se resisten. Esa opinión podrá ir cambiando en los próximos años, ya que los precios de los paneles se han reducido en los últimos cinco años. Eric destaca que un aliado importante en los trámites fue la Ventanilla Única, bajo la gestión del Centro de Exportación e Inversiones de la República Dominicana (CEI-RD), porque se agilizaron muchos trámites.

GES firmó un contrato con el Estado dominicano a 20 años, prorrogables a cinco años más, tiempo en el que esperan recibir el retorno de la inversión. Del total de 113 MW que GES registra como capacidad total instalada, 36 MW se encuentran en Estados Unidos, 33 MW en Taiwán, otros 33 MW en República Dominicana, 8 MW en Reino Unido y 3 MW en Japón.

Los técnicos taiwaneses evalúan terrenos en otras provincias del país para instalar nuevas plantas de energía solar fotovoltaica.

 

Siguientes artículos

Los dulces light que detonaron un emprendimiento internacional
Por

Merengues Light es un negocio que comenzó con un horno de gas en un garaje. Hoy, la empresa espera triplicar los 100 pun...