Por Frances Ríos*

Nadie está exento de una crisis como la que vive el Mogul de Hollywood, Harvey Weinstein, su empresa y los miembros de su junta.

Sólo un artículo de prensa sirvió para destapar décadas de alegado acoso sexual que traspasaron zonas geográficas. El impacto cascada ya está salpicando personas y empresas relacionadas directa e indirectamente con Weinstein.

La tendencia a nivel mundial es ver juntas de directores y altas gerencias compuestas exclusivamente por hombres, lo que comúnmente se llama el “boys club”, como en el caso de Weinstein, Co.

PUBLICIDAD

De hecho, ya varios miembros de su junta de directores renunciaron a la misma por miedo a que el escándalo impacte sus respectivas reputaciones y el valor de sus empresas. Son muchos y muchas los que están preocupados por el refrán: dime con quién andas y te diré quién eres.

Cada vez más, se les exigen a las empresas transparencia, una reputación sólida y un comportamiento que no ponga en riesgo las inversiones de sus accionistas. Por eso resulta crítico, que las empresas vean la inclusión de la mujer como pieza clave para proteger sus resultados económicos.

Cuando las empresas fomentan la inclusión de la mujer, promueven la diversidad de opiniones que al final del día sirve para desarrollar mejores productos y alertar sobre situaciones ilegales y nocivas para las empresas.

No basta con comunicar a través de materiales promocionales que “valoramos la mujer” y “estamos comprometidos con promover un ambiente en donde todos los individuos sean tratados con respeto y dignidad”, como reza un comunicado de Weinstein Co.

Las compañías que realmente deseen proteger su legado y la confianza de sus empleados y clientes deben actuar de acuerdo con lo que predican, sobre todo en el tema de inclusión.

Ya no es un tema de emplear mujeres en la base organizacional. Es vital que los líderes promuevan culturas organizacionales donde el talento femenino ocupe sillas -con poder decisional- en las altas esferas para evitar casos como el de Weinstein.

*Frances Ríos es conferencista y especialista en temas de equidad en El Caribe.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El músculo de las empresas está en el cerebro
Por

Implementar Inteligencia Artificial en diferentes puntos estratégicos de una compañía busca revolucionar el ecosistema l...