VIDEO: No hay cifras oficiales, pero sí un registro imparable de mujeres desaparecidas o encontradas muertas en el Estado de México durante los últimos 20 años. La crisis de feminicidios en esta entidad ya sobrepasa lo ocurrido con las muertas de Ciudad Juárez. Aquí una investigación sobre los hechos.

 

Video: Especial de VICE News

PUBLICIDAD

Texto: Rafael Castillo

A cuatro meses de la desaparición de su hija, Roberto Mora observaba cómo trabajadores en un canal de aguas negras en las afueras de la Ciudad de México extrajeron lo que parecía ser un cráneo humano.

Mora pasó horas en el canal —parado, con los brazos cruzados, sin expresión— esperando cualquier pista que se pudiera obtener del lugar donde buscaba a su hija Valeria.

Durante buena parte del tiempo se negó a hablar con el equipo de VICE News. Mora prefirió ver a un grupo de bomberos y peritos forenses sumergir la excavadora en el lodoso terreno del río en busca de su hija Valeria, de 19 años de edad, quien desapareció en Valle de Chalco la Navidad de 2014.

El canal forma parte del Río de los Remedios y corre a través de barrios obreros al oriente del Estado de México, que a su vez rodea casi completamente a la Ciudad de México. Con 15.1 millones de habitantes, el estado contiene una enorme extensión industrial y suburbana que duplica el tamaño de la población de la Ciudad de México.

La entidad mexiquense también es sede de un número indeterminado de asesinatos de mujeres, crímenes extremamente violentos que, en general, involucran violación o mutilación y que raramente son resueltos. Bajo la ley mexicana, estos crímenes se conocen como feminicidios y han permanecido impunes en el estado durante más de dos décadas.

“Muchas veces oye uno que encontraron una muchachita, oye que se llevaron a otra”, dijo Mora a VICE News semanas después. “En su momento lo escucha y lo escucha, y lo ve pasar como si nada. Hoy nos lo platican y mañana ya se le olvidó a la gente.”

Mora me habló una madrugada, desesperado por la lenta investigación sobre la desaparición de su hija. Habló de un código de silencio e intimidación por parte de las autoridades que, se supone, deben resolver estos casos en el municipio de Chalco.

VICE News confirmó esta actitud: en el canal, la policía y las autoridades estatales intentaron evitar que nuestro equipo grabara la escena.

Posteriormente, el Ministerio Público de Chalco rechazó nuestras peticiones para entrevistarlo sobre el caso Mora y otros asesinatos o desapariciones, tal como lo hicieron las autoridades de todos los estratos de la seguridad pública del Estado de México, incluyendo al presidente Enrique Peña Nieto, ex gobernador del estado. En el transcurso de un año, los oficiales negaron todas nuestras solicitudes para recabar más información que nos ayudara a entender esta epidemia de feminicidios en la entidad.

Cifras desconocidas

Las cifras disponibles sobre estos crímenes están incompletas y son básicamente inútiles. Las procuradurías no publican cifras específicas sobre feminicidios ni a nivel estatal ni federal.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública reúne estadísticas entregadas por los diferentes estados para establecer una cuenta de los crímenes más comunes en México, incluyendo homicidios. Los datos no diferencian entre víctimas mujeres y hombres.

Otra base de datos, la del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reúne cifras de registros administrativos y sí diferencia los asesinatos de mujeres, aunque no especifica si se trata de feminicidios. El Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres muestra un total de 12,950 casos de agresión contra mujeres en el Estado de México desde 2012, cuando empezó a reunir datos, aunque no especifica si estos actos de violencia resultaron en homicidio.

Lo que sí se sabe es que el Estado de México tiene una tasa de asesinatos de mujeres que sobrepasa la media nacional en un periodo de 20 años, entre 1990 y 2010, según cifras recaudadas por el periodista Humberto Padgett, coautor del libro Las muertas del Estado, publicado en 2014.

Ante la ausencia de cifras oficiales confiables, Padgett y el coautor Eduardo Loza compararon varias cifras relacionadas con muertes de mujeres para deducir un escenario alarmante que hace del Edomex un lugar crítico en cuanto a feminicidios.

“En el caso del Estado de México, esto ha sucedido durante años sin que nadie tome atención del hecho”, dijo Padgett. “No es normal que asesinen a 1,997 mujeres durante la administración de un hombre que quería ser presidente.”

La cifra de Padgett de 1,997 es casi 500 homicidios más que el conteo total de un periodo de 20 años en Ciudad Juárez, Chihuahua, que ha sido conocido internacionalmente como el epicentro del feminicidio en México.

En términos absolutos, al menos 1,530 mujeres fueron asesinadas en esta ciudad fronteriza entre 1993 y 2014, según Julia Monárrez, una investigadora de El Colegio de la Frontera en Ciudad Juárez.

Además, hay otros factores que hacen más difícil entender el alcance que tiene este problema. “El Estado de México es un corredor de migrantes donde ya se había identificado como corredor de trata de mujeres”, dijo María de la Luz Estrada, directora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

El papel de la trata de personas en los feminicidios aún debe ser examinado, añadió De la Luz, y podría representar cifras desconocidas de secuestros en el estado. Algunas mujeres desaparecen y nunca son vistas de nuevo o a veces los cuerpos aparecen sin ser identificados.

Lee la investigación completa de VICE News aquí.

 

Siguientes artículos

Aristóteles, ¿qué pasa con los doctores?
Por

Desde mi perspectiva, el SAT podría iniciar una cruzada para educar a los médicos a pagar impuestos. Si eso termina por...