Por Oscar González Escárcega*

La relación entre México y China ha sido desperdiciada en términos comerciales y de inversión, no solo por la administración saliente de Enrique Peña Nieto, sino por las anteriores, ya que no han entendido que falta una estrategia de corto, mediano y largo plazos que vaya más allá de lo comercial, señala Enrique Dussel Peters, coordinador del Centro de Estudios China–México de la UNAM.

“Se presenta una nueva oportunidad para México frente a China. La nueva administración, en comparación con la saliente, debe echar a andar el Acuerdo de Asociación Estratégica México–China firmado en 2013, que trata diversos temas e involucra a muchas actividades y sectores. Sin embargo, e ironizando un poco, nadie sabe de qué va exactamente éste”, comenta el especialista.

Un vistazo a las cifras de 2017 deja ver la falta de estrategias por parte de las autoridades para aprovechar la relación con el dragón asiático: en ese año el comercio entre México y China ascendió a 71,500 millones de dólares (mdd), de los cuales 61,300 fueron producto de importaciones desde China, principalmente aluminio y sus manufacturas, piezas para reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos, eléctricos y electrónicos, vehículos terrestres, refacciones y accesorios, instrumentos y aparatos de óptica, fotografía y cinematografía, aparatos medico quirúrgicos, juguetes y artículos para recreo y deporte.

Ese mismo año, México exportó a China sólo 10,200 mdd en productos como minerales metalíferos, escorias y cenizas, combustibles minerales, aceites minerales, productos químicos orgánicos, plástico y sus manufacturas, cobre y sus manufacturas, carnes de cerdo, productos derivados del maíz y del trigo, semillas y frutos.

Lee también: Finaliza reunión de López Obrador con embajador chino

En cuanto a inversión, México captó de China entre 2003 y 2017 poco más de 6,000 mdd, principalmente en los sectores de telecomunicaciones, energía y automotriz. En contraste, Brasil, por ejemplo, captó de China en el mismo periodo más de 55,000 mdd.

Es por esta disparidad de cifras, que Enrique Dussel considera que lo que debe hacer la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es continuar con la relación de México con China, “pero al más alto nivel de gobierno, del Ejecutivo, pero también del poder legislativo, no con funcionarios medios o menores, sino en lo más alto”.

Para el especialista, es muy importante que López Obrador y su gabinete, por un lado, y el poder legislativo y los partidos políticos, por el otro, tengan conciencia de que China es un tema de corte transversal y que eso requiere de una coordinación suprainstitucional y horizontal.

“No es un tema de la Secretaría de Relaciones Exteriores solamente, de la de Economía, de la de Hacienda, del Conacyt o de Turismo, sino de todas éstas al mismo tiempo. Es muy fácil que el tema de China se le adjudique a alguien y ya. Si el nuevo gobierno está planteando que quiere proyectos por 500,000 millones de pesos en infraestructura, China podría ser muy importante”.

Enrique Dussel considera que si eso no se logra, se caerá en lo que han hecho las últimas administraciones, refiriéndose a casos como el de Dragon Mart, el tren rápido y uno menos conocido el caso de una hidroeléctrica en Chiapas de 450 mdd: Chicoasen II”.

*El autor es periodista en negocios.

 

Siguientes artículos

banco-de-inglaterra
Banco de Inglaterra hace ‘apropiado’ aumento a tasas de interés
Por

La institución anunció este jueves un incremento en las tasas de interés por segunda ocasión en la última década para ub...