El CEO de la consultora global Everis, Benito Vázquez, da cinco puntos sobre lo qué más se necesita en un país como México para detonar el crecimiento.

 

Por Roberto Arteaga y Francisco Muciño

 

Durante años se repitió como un mantra la necesidad de hacer reformas estructurales para detonar el crecimiento de México.  Éstas se aprobaron en 2013 y este año el Congreso tiene la tarea de instrumentarlas todas para que los participantes conozcan las reglas del juego.

Aunque los nuevos impuestos aprobados en la reforma hacendaria debilitaron las expectativas de consumo entre los habitantes, existen grandes oportunidades para compañías internacionales que ven a una incipiente clase media que demanda productos y sabe consumir.

El sector de comercio, venta de productos al menudeo, restaurantes y hoteles representa el 20% del PIB nacional, de acuerdo con un análisis de PwC.

A pesar de las reformas constitucionales y el potencial dormido del país en el consumo, estas condiciones no serán suficientes para que el crecimiento del país por fin despegue.

La innovación y el emprendimiento son condiciones necesarias para que las cosas se muevan, afirma Everis, una consultora que atiende a empresas que van desde de bienes de consumo hasta aeroespacial y energía.

“Cuanto más grande es una empresa, le es más difícil innovar. La innovación es transformar la ciencia en dinero, y emprender es una actitud. Yo diría: ¿quieres tener una sociedad emprendedora? Hay que estimular el emprendimiento en el sistema educativo y no educar a máquinas o personas que quieran vivir del estado”, afirma Benito Vázquez Blanco, CEO de Everis

 

Todo por hacer

“Me cuesta destacar sólo algunas cosas, aquí hay todo por hacer”, contesta Vázquez Blanco cuando se le pregunta qué sectores en México y Latinoamérica pueden incrementar su crecimiento.

En el caso de México, queda mucho para avanzar en diversas industrias para satisfacer las necesidades de la gente. De acuerdo con el Better Life Index de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), los mexicanos están más satisfechos con su nivel de vida con respecto al promedio de los demás países miembros, pero están en los últimos lugares en cuestiones de seguridad, salud, trabajo, vivienda, educación e ingresos.

Pero tampoco es casual ni repentino el interés en México, y América Latina, en general. Everis, que provee soluciones de negocios y estrategia a compañías globales en 41 países, con una plantilla de más de 70,000 colaboradores e ingresos anuales de 10,000 millones de euros (mde) aproximadamente, integró en su consejo de administración a los ex presidentes de México y Colombia, Ernesto Zedillo y Álvaro Uribe.

El CEO no habla de cifras de inversión para México, ya que, afirma, no las tiene en la cabeza, pero al ser una compañía que interviene en varios sectores, su principal activo es el talento. Y afirma que en México hay mucho.

“No tenemos dinero como una banca o una red como una operadora de telecomunicaciones, ni petróleo como Pemex. Lo nuestro es el talento, y aquí venimos”, afirma Benito Vázquez, y agrega que no sería descabellado aumentar el personal de Everis en México, de 700 personas, a 5,000.

Trabajando con talento, el directivo sabe que la cuestión principal para empezar y hacer crecer una empresa no es el dinero, sino las oportunidades.

“El gobierno no tiene que dar dinero, sino facilidades; impuestos más bajos, no poner tanta traba para poner a una empresa. Y no hablo de algún gobierno en particular”, dice Vázquez Blanco y señala que Latinoamérica presenta más oportunidades que en otras regiones del mundo, gracias a que sus sociedades se están volviendo más dinámicas.

Durante la conversación, el CEO de Everis ofrece cinco puntos que en un país como México pueden detonar el crecimiento.

1. Competir para ganar

Las regulaciones que ha impulsado la actual administración federal en los sectores energético, financiero, fiscal, educativo y de telecomunicaciones buscan dar un nuevo impulso a la economía.

Sin embargo, la que se considera una de las reformas más significativas en la promoción de la competencia en México es la de las telecomunicaciones, ya que busca promover la participación de nuevas empresas en el sector.

En el caso de España, Vázquez considera que los cambios regulatorios han favorecido la competencia en telefonía móvil y operadores de internet, proceso que no duda suceda en México.

“Eso sucede en cualquier liberalización cuando pasas de un monopolio y de repente llega el momento en que pateas una piedra y aparece una operadora de telecomunicaciones, hasta que se vuelve a dar una concentración para dar paso a una etapa de equilibrio”, comenta el CEO de Everis.

Incluso, comenta, nuevos competidores en el mercado de las telecomunicaciones podrían ser la “mejor noticia para Telmex”, quien puede mostrar su potencial frente a otros jugadores, pero no con una competencia excesiva que desaliente a la empresa a invertir en infraestructura.

2. Innovar para crecer

Cuando una empresa cada vez es más grande, le resulta más difícil innovar. Esa es una de las ideas que puede resultar clave en la forma cómo las empresas cambian.

“Antes fue la revolución industrial la que cambió la historia, ahora estamos viviendo la revolución tecnológica que permite se conecten personas, negocios e industrias y el único límite que existe es la imaginación”, dice Vázquez.

El CEO recuerda que las empresas con mayor éxito son las que han innovado, sobre todo, en el sector tecnológico como es el caso de Facebook, Google y Apple.

El potencial de las tecnologías puede alcanzar metas como incrementar la bancarización, objetivo que ha perseguido en los últimos años el sector bancario, así como el gobierno.

Actualmente, sólo 4 de 10 mexicanos visita sucursales bancarias, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (Enif) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

“La innovación y el desarrollo es transformar el dinero en ciencia, y la innovación es transformar la ciencia en dinero”, comenta.

3. Aprovechar negocios

Muchos emprendedores se rompen la cabeza al considerar el giro de sus negocios, pero la solución puede estar frente a sus propios ojos.

“Los mejores negocios son aquéllos que se basan en las verdaderas necesidades del ser humano, y no en crear una necesidad”, asegura Vázquez.

En este sentido, el director de Everis recomienda a los mexicanos no perder de vista sectores como el de la salud y el del ocio.

“Una de las formas de hacer crecer al país es que el Estado fomente el espíritu emprendedor y la innovación, además de que se facilite la creación de pequeñas empresas con independencia, aunque haya grandes monstruos en los mercados”, dice Benito Vázquez.

 

4. Emprender de verdad

Lograr que una sociedad tenga una comunidad emprendedora no es una tarea sencilla. Para sumar emprendedores con negocios de éxito hay que estimular a los empresarios dentro del sistema educativo.

Los apoyos económicos del Estado no deben considerarse la solución para estimular la creación de nuevas empresas. Todo depende de un ecosistema que otorgue facilidades como impuestos más bajos, menos trámites administrativos para abrir un negocio.

México es el tercer país de una lista de la Organización para Cooperación y Desarrollos Económicos (OCDE) que, de entre 34 naciones, es catalogada con más trabas para abrir un negocio.

5. Crear una clase media

El crecimiento del consumo en México es una de las perspectivas favorables que alimentan las oportunidades futuras para la economía mexicana. Sin embargo, no sólo basta que el país posea una población con un poder adquisitivo creciente, sino que también es necesario educarle en temas financieros.

“México todavía no es un país de clase media, eso es muy importante, quien posee un mejor nivel de vida no se compra un móvil y luego se muere de hambre. La clase media sabe regular muy bien lo que consume”, asegura Benito Vázquez.

Es necesario que la nueva clase media comprenda esa lección, para que exista un consumo sostenible en el largo plazo y no se convierta tan sólo en un espejismo. Ese es uno de los caminos por los que empieza a transitar el país.

Pero no todo es miel sobre hojuelas en la situación del país. La delincuencia es uno de los pendientes que tendrían que solucionarse para que la economía despegue en industrias como la turística.

“México es un país enorme, con una cantidad de población brutal que está en vías de desarrollo y de la cual está emergiendo la clase media. Eso es estar plagado de oportunidades y en donde lo importante es saber aprovecharlas. El único límite es la ambición y la autoconfianza para el país”, argumenta Vázquez.

 

 

 

 

Siguientes artículos

Rob Norman: el valor agregado sí importa
Por

Una de las máximas autoridades en la venta de publicidad sostiene que hay una nueva generación de medios que se destacan...