Las inversiones patrimoniales son las más importantes en la vida laboral de una persona, conoce cuáles son los factores a tomar en cuenta para hacerte de un bien que perdure y cuáles son las adquisiciones que podrías hacer a lo largo de tu vida.

 

¿Qué son las inversiones patrimoniales? Se refieren a inversiones que se hacen a largo plazo que por lo general requieren grandes cantidades de recursos. Pueden ser adquiridas a lo largo del tiempo o como parte de una actividad comercial.

Tradicionalmente, en México,  la casa que compras es de la que sales con los pies por delante, y es donde crece la familia, y donde también crecen los nietos, y sigue siendo tu única casa.

PUBLICIDAD

Las estadísticas indican que el jefe de familia mexicano hace 1.3 inversiones patrimoniales en vivienda en toda su vida (En Estados Unidos son 7), sin embargo a veces no quedan claras las implicaciones de este desembolso.

 

Clave 1: ¿Cómo impacta esto en la vida de una persona?

Aumenta tu capital y patrimonio. Quien adquiere una propiedad cuenta con un activo que puede monetizarse.

 

Clave 2: ¿Por qué resulta relevante tener una estrategia?

Porque la compraventa inteligente de propiedades genera plusvalía. Si compras una primera casa con la idea de venderla cuando tus necesidades cambien puedes adquirir mejores viviendas que apoyado con el crédito hipotecario lleva a generar un capital real.

 

Clave 3: Diferenciar las siete operaciones

En estas épocas en las que el crédito hipotecario es tan accesible, es inclusive más conveniente tener un crédito hipotecario que rentar.

Entonces podemos pensar que la primera vivienda es aquella que habitamos cuando tenemos nuestro primer trabajo.  Debido a las tendencias del mercado, los individuos sujetos de comprar una propiedad lo hacen en pareja aunque no se hayan casado, esto complementa dos ingresos que suelen ser suficientes para demostrar la capacidad de pago del crédito.

La segunda casa, o segunda propiedad llega cuando una pareja se casa y empiezan una vida juntos. La tercera, aplica cuando la familia crece y necesitan más espacio, en la mayoría de los casos a estas alturas también han mejorado los ingresos de la familia.

La cuarta propiedad en ocasiones se refiere también a un mejor lugar donde vivir, o también porque la pareja ha decidido cambiar su estatus y uno de ellos se va a vivir a otra casa.

La quinta, en caso de que la pareja siga junta, puede ser una segunda casa o una casa de recreación. La sexta, en ocasiones es un cambio a una propiedad mejor o incluso de inversión.

Por último, la séptima operación se da cuando nos cambiamos a una propiedad más pequeña  listos para el retiro.

Si así fuese el ciclo, el cliente en realidad generaría riqueza por plusvalía en sus inversiones y generaríamos un mercado inmobiliario en la parte residencial más diversificado.

Y es aquí donde entra la importancia de la asesoría de un inmobiliario profesional, realmente profesional.

Hagamos un poco de antecedentes, desafortunadamente en nuestro país no está regulada o no se requiere una licencia para practicar como asesor inmobiliario.  Por ende la falta de preparación y de formalidad han generado un mercado en el cual muchos clientes deciden hacer sus cambios por su cuenta o incluso compras-ventas, o se acercan a personas que no tienen la preparación para ayudarlos.

Esto se traduce en una falta real de asesoría. Un asesor inmobiliario profesional conoce del mercado y sus tendencias, su labor consiste en hacer análisis comparativos del mercado, zonas de influencia, conocer de créditos hipotecarios y financiamientos y generar o tener una serie de herramientas especializadas para apoyar a los clientes en sus transacciones.

 

Siguientes artículos

Bajan bolsas de Asia por volatilidad del Nikkei
Por

El referencial MSCI de acciones en Asia excluyendo a Japón perdía 0.4% y alcanzaba niveles no vistos desde el 19 de abri...