Existen tres tipos de crisis que cualquier ser humano puede experimentar a lo largo de su vida: la crisis de salud, la crisis de productividad y la crisis de tener fe en sí mismo. Según nuestro estudio El gen exitoso, existen grandes diferencias entre las personas exitosas y quienes no lo son tanto en el cómo observan y aprovechan las crisis en su vida. Las personas exitosas reciben y aceptan las crisis como algo importante para su crecimiento; aprovechan éstas para llevar a cabo una síntesis de los valores y virtudes que les sirven y aquello que tienen que desaprender y desechar, así como que guardan recuerdos de gratitud hacia estos momentos de crisis en lugar de recuerdos de dolor. Si rechazamos las crisis, éstas volverán en el futuro para darnos otra oportunidad de aprender lo necesario.

Analicemos cada una de ellas.

Crisis de salud: Es muy común en cualquier ser humano. Mientras algunos las viven como víctimas, hay otros que las toman como momentos de pausa, aprendizaje, autodescubrimiento, y para valorar su salud, cuerpo y vida. La gente exitosa las aprovecha y sale fortalecido de éstas, con mayor conciencia, con mayor humildad y con mayor pasión para conquistar sus objetivos, sabiendo que la vida es finita, que no la tenemos asegurada, que somos vulnerables, pequeñitos y hasta con mayor gratitud a la vida y a Dios.

Las crisis de salud son como “garrotazos de la vida que te hacen despertar”, que te sensibilizan de lo que es importante y lo que no. Para algunos con grandes creencias en que el cuerpo es un reflejo del estado de tu mente y corazón, la enfermedad es un mensajero de que algo tienes que arreglar en estos dos territorios. Al mismo tiempo les sirven para valorar el cuerpo, comenzar a cuidarlo mejor con buenos hábitos de alimentación, reposo y ejercicio.

PUBLICIDAD

Crisis de productividad: Algunos les llaman crisis económica, pero en realidad el estado de la economía es una consecuencia de qué tanto agregas valor y cómo te recompensan ese valor agregado. México está sumido no en una crisis económica, sino en una crisis de productividad, porque ahora con el precio del petróleo tan bajo no sabe qué venderle al mundo para ingresar divisas. Aquellas personas que creen que viven crisis económicas, en realidad lo que viven son crisis de productividad, no han sabido desarrollar algo para agregarle valor a otros y que otros los recompensen por ello. Las personas exitosas aceptan estas crisis de productividad como una llamada de atención y oportunidad para reenfocarse, prepararse, ser más eficientes y encontrar un mercado objetivo claro. Las crisis de productividad se pueden dar por un despido, por una quiebra financiera, el cierre de un negocio, la jubilación, o incluso por el divorcio que provoca cambios en las estructuras de los ingresos y patrimonio.

Ante las crisis de productividad, muchos se sienten malos proveedores y protectores, sienten que pierden credibilidad ante otros, y sufren de inseguridad en ellos mismos y las estrategias que han utilizado en el pasado. Sin embargo, aquellos exitosos aprovechan estas crisis para darse cuenta de que pueden sobrevivir sin la abundancia material y que con poquito son capaces incluso de ser felices, aprenden el qué no hacer en términos de negocios, descubren sus capacidades para arrancar de cero, creen más en ellos mismos y valoran más sus conquistas.

Crisis de fe en ti mismo: Muchos se refieren a ellas como crisis emocionales, pero son en realidad crisis de fe en ti mismo. Es la fe en ti mismo lo que potencia tus emociones, cuando dejas de creer en ti mismo tus emociones sufren una crisis. Pero, nuevamente, muchas personas salen fortalecidas de estas situaciones y con una perspectiva positiva. Las crisis de fe en ti mismo son crisis de autoaceptación y de autocontrol, normalmente ocasionadas por el hecho de que la realidad no ha sido igual a la idealización que habías construido acerca de algo.

Las crisis emocionales, ya sea provocadas por la muerte de un familiar, la separación de tu pareja, algún pleito con tus hijos, un problema profesional, el rechazo de alguien o bien por crisis de productividad o de salud no asimiladas correctamente, tienen un impacto en tu sistema de creencias y te obligan a hacer un reset. Las personas exitosas sufren las crisis emocionales, hacen conciencia en algún momento de éstas, identifican el origen del problema, lo que sienten que fue atacado en su más profundo interior, lo analizan y comienzan su “resurrección”, a partir de un enfoque más fuerte en su interior que en su exterior. Las crisis de fe en sí mismo les sirven a las personas que habrán de ser exitosas en celebrar más lo recibido y verlo como bendiciones, revisar su sistema de creencias e idealizaciones que rigen su vida, y retomar el control de su vida y sus emociones.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: rperret1

Twitter: @ricardopeer

Página web: Ricardo Perret – Socio Mindcode & Brainscan

Mindcode

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

sector manufacturero-industrial
Empleo en manufacturas aumenta al inicio de 2016: Inegi
Por

En su comparación anual, el personal que trabaja en la industria manufacturera creció 2.5%, indicó el Inegi.