Conoce cuáles son los 5 principales problemas que acechan a las empresas latinoamericanas al implementar innovación.

 

 

 

PUBLICIDAD

Para muchas empresas en Latinoamérica, la innovación es un tema relevante y una de las prioridades en su agenda actual. Sin embargo aunque se reconoce la importancia, muchas de ellas no tienen los recursos para desarrollar capacidades internas, procesos de trabajo y herramientas que ayuden a crear una cultura de innovación.

Muchas empresas al parecer ya entienden la importancia de la innovación—entendiendo la innovación en todas sus formas: productos, servicios, marcas, procesos, experiencias o estrategias. Sin embargo la principal preocupación hoy en día es saber hacerla de manera efectiva dentro de la organización.

“Ya estamos convencidos de que necesitamos innovar para ser más competitivos, pero en realidad no sabemos ni por donde empezar. No es algo que nos hayan enseñado a hacer o donde exista un ‘experto’ que podamos reclutar”. Esta es una frase común en muchos directores de empresa hoy en día, reflejo de una incertidumbre generalizada sobre ejecutar iniciativas de innovación. ¿Cuánto invertir?, ¿En qué división deberíamos de empezar? ¿Qué tipo de innovación requiere mi empresa? Al momento de hacer innovación son muchas las preguntas que deben de ser resueltas para poder avanzar, y, como consecuencia, esta falta de experiencia detiene muchas iniciativas.

En INSITUM hemos detectado varios problemas que acechan a las empresas Latinoamericanas al implementar innovación:

“Todo a última hora”: Se pospone la innovación hasta que ya es demasiado tarde, invirtiendo en innovación únicamente cuando es la última opción posible, es decir cuando el ´no innovar´ es un riesgo más grande que el ‘si innovar´.

“¿Y ahora quién podrá ayudarme?”: Cuando se tiene la urgencia de innovar, nos damos cuenta que no contamos con un equipo o área capacitada para enfrentar el reto, por lo que la iniciativa se detiene hasta no contar con asesoría profesional.

“Mi idea a capa y espada”: Buscamos trabajar sobre una idea que alguien mas tuvo y que consideramos tiene potencial, centrando todos los esfuerzos en evolucionar dicha idea, sin tener antes ‘insights’ relevantes que nos permitan decidir si la idea va a tener un impacto en la vida de la gente.

“¿Ideas o nuevos negocios?”: Muchas veces creemos que la innovación es sinónimo con tener ideas creativas, y este es un gran error. Las empresas sobreviven de tener soluciones implementadas que ayuden a crecer el negocio, no de tener un gran número de ideas.

“Practica la venta interna”: Incluso la mejor idea puede no funcionar si no es comunicada eficientemente—sobre todo cuando tienes ideas completamente nuevas para el mundo. Si no sabes justificar una idea y explicar por qué es tan buena idea, no tienes nada.

Como empresa, reconozcamos cuáles son nuestros retos al iniciar con el tema innovación, estemos conscientes de lo que necesitamos cambiar, y así iniciemos con pies firmes este camino que seguramente permitirá generar ideas brillantes, pero también nuevos negocios.

 

 

Contacto:

Página web: insitum.com

Facebook: Insitum (consultoría/servicios empresariales)

Twitter: @insitum

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cómo entender la permanencia de Maduro en Venezuela?
Por

Nicolás Maduro se mantendrá en el poder en Venezuela hasta el punto en que sea funcional para la alianza chavista, que e...