Forbes

Por Maurizio Guerrero

El 12 de febrero, Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo”, fue declarado culpable de 10 cargos por un jurado de Brooklyn. Éstos comprendían su participación en una empresa criminal continua, conspiración para distribuir drogas, posesión de armas y lavado de dinero. Los cargos fueron ampliamente sustentados por la fiscalía, salvo el de lavado de dinero, delito sobre el que probablemente hubo la menor cantidad de evidencia.

Se presentó sólo un testimonio sobre la manera en que Guzmán Loera empleaba una empresa fachada para justificar sus ganancias, así como una referencia a un método en que utilizaba tarjetas de débito del sistema Visa para enviar dinero de Estados Unidos a Colombia. Sin embargo, en las casi 11 semanas de juicio se registraron apenas dos menciones indirectas a la manera en que el Cartel de Sinaloa hacía ingresar recursos al sistema financiero internacional.

En ese sentido, la mayor revelación provino del narcotraficante colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa, quien mencionó el uso de la empresa Monedeux, que emitía (desde Estados Unidos) las tarjetas prepagadas Visa que se enviaban a Colombia.

Cifuentes Villa, quien, a partir de 2002, fungió durante casi una década como enlace entre proveedores de cocaína de Colombia y narcotraficantes mexicanos, aludió también a un método más sofisticado para que el dinero entrara al sistema bancario internacional. Ese método involucraba a un siniestro personaje: el ciudadano panameño-israelí Shimon Yelinek, apodado “Goliat”.

Cifuentes Villa, arrestado en 2012 y extraditado a Estados Unidos en 2015, indicó que Yelinek recibía dinero en Nueva York, producto de las ventas de cocaína en territorio estadunidense, a fin de introducirlo al sistema financiero a cambio de una comisión de 10%.

Las autoridades de Estados Unidos investigan los depósitos bancarios en efectivo que son mayores de 10,000 dólares. Yelinek, presumiblemente, introdujo en cuentas bancarias un monto mucho mayor que estas cantidades. El banco de Yelinek, al menos uno de ellos, era HSBC, que ha sido calificado, en testimonios judiciales, como “el lugar para lavar dinero”.

La mención del banco multinacional HSBC en el marco del juicio a Guzmán Loera no es sorpresiva. En 2012, el Departamento de Justicia de Estados Unidos impuso a esta empresa financiera la mayor multa en la historia por lavar dinero de grupos criminales.

Tráfico de armas

Nacido en 1961, ex miembro de las Fuerzas Especiales del Ejército de Israel, Yelinek, no sólo está vinculado al lavado de dinero para el Cartel de Sinaloa, sino también al tráfico de armas y de diamantes, y al terrorismo internacional, de acuerdo con documentos públicos y declaraciones de Cifuentes.

En su testimonio durante el proceso, Cifuentes reveló que, a principios de siglo, el grupo guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) trató de asesinar a su madre y de secuestrar a su padre. Para protegerlos, Cifuentes decidió entregar armas a los rivales de las FARC: las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). A ese grupo regaló 5,000 rifles de asalto AK-47, conocidos como “cuernos de chivo”, y 5 millones de municiones. Yelinek fue, precisamente, el traficante que entregó ese cargamento en Colombia.

Yelinek desarrollaba su experiencia como traficante internacional de armamento. La primera vez que sus actividades recibieron atención pública internacional fue en 2001, cuando quedó implicado en el llamado “escándalo Otterloo”, caso así nombrado por el barco con bandera panameña que descargó (en el puerto colombiano de Turbo) 3,117 cuernos de chivo y 5 millones de municiones. La transacción fue descubierta y Yelinek fue arrestado un año más tarde, en Panamá, donde fue juzgado y sentenciado a prisión.

Además del tráfico de armas, Yelinek tenía otros vínculos de negocios de alcance internacional. Mientras purgaba su sentencia en Panamá, el diario The Washington Post reveló lazos entre Yelinek y Aziz Nassour, un traficante de diamantes y de armas. Nassour, además, había facilitado los medios para que el grupo terrorista Al-Qaeda pudiera financiar sus actividades tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, que provocaron la muerte de unas 3,000 personas.

Los cargos que enfrentó Yelinek en Panamá, sin embargo, no mencionaron su supuesto apoyo al terrorismo. Ningún país pidió su extradición por esos motivos. Dos años después de su arresto, la Suprema Corte de Justicia de Panamá retiró los cargos contra Yelinek debido a supuestas fallas técnicas en su expediente.

La razón real de su liberación fue un soborno. Cifuentes declaró ante la corte de Brooklyn que él fue quien pagó 1.2 millones de dólares a un juez panameño para que retirara los cargos contra Yelinek.

En un cable diplomático publicado en 2013 por WikiLeaks, un funcionario de la embajada de Estados Unidos en Panamá describió la liberación de Yelinek como un ejemplo de “corrupción de alto perfil”. Consideró que esa corrupción atroz “representa una amenaza para los intereses económicos y de seguridad de Estados Unidos en Panamá”. El cable también indicó que la DEA vigilaría a Yelinek.

Las cuentas de Yelinek

El nombre de Yelinek fue también mencionado en 2008, en la serie de explosivas revelaciones hechas por el analista de Sistemas y denunciante franco-italiano Hervé Daniel Falciani, a quien se atribuye la filtración de información bancaria más grande de la historia.

Falciani divulgó información relacionada con más de 130,000 presuntos evasores de impuestos y lavadores de dinero con cuentas bancarias en la filial suiza de HSBC.

Te puede interesar: Así reaccionó ‘El Chapo’ cuando el juez leyó el veredicto

Joaquín Guzmán Loera fue declarado culpable, en Brooklyn, por cargos como participación en una empresa criminal, conspiración para distribuir drogas y posesión de armas.. Foto: Daniel Cardenas/Anadolu Agency/Getty Images.

Falciani entregó esa lista a la entonces ex ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, hoy directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI). Lagarde, a su vez, envió la lista a los gobiernos cuyos ciudadanos estaban implicados en los supuestos delitos.

El escándalo fue revelado por el diario francés Le Monde, en una investigación conjunta con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), organización que, más tarde, difundiría los llamados “Papeles de Panamá”.

De acuerdo con esta investigación, Yelinek conservó sus cuentas bancarias radicadas en la sede de Ginebra de HSBC, desde 2002 hasta, al menos, 2007, pese a que este individuo había sido sentenciado por el delito de tráfico de armas en un caso de alcance internacional.

Debido a su continua labor como lavador de activos para traficantes de drogas, la DEA y la Oficina de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro incluyeron a Yelinek, en 2011, en una lista de más de 70 individuos y entidades relacionadas con este delito.

Los primeros en esa lista eran Guzmán Loera y Cifuentes, seguidos por Juan Pablo Londoño, creador de la firma financiera Monedeux, y por Yelinek, entre otros. La orden solicitaba a instituciones financieras de todo el mundo congelar los activos de estos personajes.

Aun después de ese incidente, no queda claro si Yelinek mantuvo sus cuentas en la sede de Ginebra de HSBC. El banco se ha negado, hasta el momento, a declarar de manera pública si las cuentas que pertenecían a su cliente embarazoso seguían abiertas tras su designación en la lista de la OFAC, de acuerdo con el ICIJ.

El banco, en cambio, sí rindió cuentas ante la justicia, al menos de manera nominal. En diciembre de 2012, el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó cargos criminales contra HSBC por violar, de manera reiterada y con pleno conocimiento, sus controles internos antilavado de dinero.

Esas fallas permitieron el lavado de recursos de por lo menos 881 millones de dólares (mdd) que provenían esencialmente de dos organizaciones criminales: el mexicano Cartel de Sinaloa y el Cartel del Norte del Valle, de Colombia, uno de los principales proveedores de cocaína para los sinaloenses.

La acusación, que consistía en cuatro cargos criminales, fue radicada precisamente en la corte con sede en Brooklyn, la misma que, seis años más tarde, sería la sede del juicio del “Chapo”.

Los cargos referían no sólo actividades de lavado de dinero de parte de narcotraficantes mexicanos; apuntaban también a que HSBC ayudó a cinco países (Irán, Cuba, Libia, Sudán y Myanmar) a evadir sanciones impuestas por Estados Unidos.

Los documentos de la corte indicaron que, desde 2006 y hasta 2010, la filial del banco británico en Estados Unidos, HSBC Bank USA, careció de un programa contra el lavado de dinero que fuera capaz de monitorear adecuadamente las transacciones y las actividades sospechosas de los afiliados del Grupo HSBC, particularmente en México.

Esos “laxos controles contra el lavado de dinero en México hicieron que [HSBC] fuera la institución financiera preferida para los carteles de las drogas y los lavadores de dinero”, de acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense.

La multa ascendió a 1,256 mdd, así como un pago por 665 mdd en multas civiles. El acuerdo, mediante el cual el banco lograba evadir los cargos criminales, implicaba que las autoridades de Estados Unidos concedían a HSBC un plazo de cinco años para mejorar sus controles contra el lavado de dinero, así como otros mecanismos de supervisión.

Sin justicia

La escala del lavado de dinero llevado a cabo a través de HSBC en México era escandalosa, pero aún más controvertido resultó que el banco no creara mecanismos razonablemente fuertes como para evitar en el futuro violaciones sistemáticas de las leyes contra el lavado de dinero.

El supervisor independiente impuesto a HSBC como parte del acuerdo, el ex fiscal Michael Cherkasky, indicó, en un informe de 2016 al Congreso de Estados Unidos, que aún detectó “casos de posibles delitos financieros” dentro HSBC, y cuestionó si el banco en realidad cumplía con todas sus obligaciones en el marco del acuerdo.

Te puede interesar: Testigo en juicio de ‘El Chapo’ afirma que EPN sí recibió un soborno de 100 mdd

La DEA incluyó a Joaquín Guzmán Loera, Jorge Milton Cifuentes y Shimon Yelinek en una lista de individuos y entidades relacionados con el lavado de activos. Foto: Departamento del Tesoro.

Los cambios en los controles internos parecían tan insuficientes que, ese mismo año, el Departamento de Justicia estaba considerando terminar el acuerdo con HSBC y, en efecto, abrir un juicio criminal contra el banco, de acuerdo con la agencia de información financiera Bloomberg.

Pese a la evidencia, la firma financiera anunció en 2017, de manera unilateral, que había cumplido con todos los puntos estipulados en su acuerdo con el Departamento de Justicia.

Con base en ello, ella misma destacó que los cargos criminales que le habían sido impuestos durante el gobierno del presidente Barack Obama ya deberían de serle retirados.

Así, el procurador general designado por el presidente Donald Trump, Jeff Sessions, retiró los cargos contra HSBC, y logró otro acuerdo con el banco para que siguiera fortaleciendo sus controles internos, so pena de pagar la exigua cantidad de 100 mdd.

En junio de 2018, dos senadores del Partido Demócrata, Sherrod Brown y Dianne Feinstein, enviaron una carta a Sessions para que explicara su decisión, pese a que el propio supervisor impuesto a HSBC había señalado deficiencias en los controles del banco contra el lavado de dinero.

La impugnación de los legisladores no cambiaría, sin embargo, la decisión de que HSBC evadiría cargos criminales pese a la escasa evidencia de que había mejorado sus controles contra el lavado de activos.

Libre y trabajando

La inclusión de Yelinek en la lista de la OFAC como parte del Cartel de Sinaloa, su condena por tráfico de armas en Panamá y los testimonios en su contra de parte de Jorge Cifuentes durante el juicio del “Chapo” Guzmán Loera no parecieron afectar al ex militar israelí ante las autoridades de Estados Unidos.

Cifuentes consideraba que Yelinek, debido a su amplio repertorio criminal, sería un sujeto valiosísimo para las autoridades de Estados Unidos, de acuerdo con el testimonio en la corte de Brooklyn de su hermano, Hildebrando Alexander Cifuentes, quien fungió como “brazo derecho y brazo izquierdo” de Guzmán Loera durante más de dos años.

En enero de 2015, la última vez que los hermanos Cifuentes Villa pudieron hablar por teléfono, Jorge instruyó a Alexander, desde una prisión federal de Estados Unidos, para que entregara al “blanco judío”, es decir, a Yelinek, a las autoridades estadunidenses… una ficha de alto valor.

Alexander Cifuentes expresó ante la corte de Nueva York que él recordaba vívidamente, tanto esa expresión (“blanco judío”), como la petición de que cooperara con las autoridades de Estados Unidos, y que les dijera absolutamente todo su pasado criminal, como “si se confesara ante Dios”.

Alexander Cifuentes informó sobre Yelinek a las autoridades de Estados Unidos, aunque no hacía falta, pues su información de contacto es pública.

El gobierno de Estados Unidos, como el banco HSBC, mostró el más completo desinterés por él y sus actividades criminales.

Actualmente, una simple búsqueda en Google revela un perfil de Yelinek en una página de académicos y expertos que ofrecen servicios especializados en el sitio works.bepress.com. La página, actualizada en enero de 2019, ofrece una foto de Yelinek, descrito como “hombre de negocios israelí”, y sus especialidades: “negociador comercial, gestión de riesgos, estrategia de empresa, desarrollo de nuevas empresas”.

En su perfil, Yelinek explica que radica en Israel, donde estudia una vez a la semana con su rabino local, y donde trata “de ayudar tanto como puedo a la comunidad”. En su perfil añade que, en su tiempo libre, “trato de hacer algunos negocios locales para ganarme la vida”. Yelinek no respondió al mensaje de Forbes México a fin de que declarara algo para este artículo.

De acuerdo con la publicación canadiense The McGill International Review (MIR), Yelinek vive con su esposa e hijos.

Mientras tanto, Guzmán pasará el resto de sus días en la prisión de máxima seguridad de Florence, en el estado de Colorado, Estados Unidos, muy aislado de contactos humanos por el resto de sus días.

 

Siguientes artículos

México ha ido recuperando sus bosques: especialista de la UNAM
Por

A propósito en el Día Internacional de los Bosques, conmemorado hoy 21 de marzo, México presenta una mejoría en la condi...