Las ciudades industriales, aquí y en China, necesitan una planeación de largo plazo para mitigar la contaminación. En México estamos en el momento idóneo para establecer una política de prevención.

 

Por Ximena López y Jorge Ramírez

Durante el último mes del 2015, el mundo observó con asombro el conjunto de alertas rojas derivadas de los niveles de contaminación en Beijing, así como de otras ciudades al noreste de China, como Jilin y Liaoning.

PUBLICIDAD

En la primera alerta, el aire de Beijing, una ciudad de poco más de 20 millones de habitantes (aproximadamente un cuarto de toda la población mexicana), alcanzó un nivel más de 10 veces superior a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en términos de la concentración de PM 2.5.

México no está exento de este tipo de problemáticas ambientales. A la par que Beijing, en la ciudad de Salamanca, Guanajuato, se decretaron cinco precontingencias ambientales por las elevadas concentraciones de PM 10 durante diciembre.

La más grave de éstas alcanzó una concentración de alrededor de 200 PM 10, es decir, 4 veces lo recomendado por la OMS, rebasando los estándares de la Norma Mexicana.

Las partículas de suspensión (PM, por sus siglas en inglés) son peligrosas, activadas por las combustiones fósiles, las cuales penetran fácilmente las vías respiratorias provocando graves enfermedades.

En Beijing, el principal motor de contaminación son las emisiones derivadas de la elevada producción industrial en esta región, así como el uso de carbón para la generación de energía eléctrica, uno de los combustibles fósiles más contaminantes.

De hecho, alrededor del 80% de la demanda energética de China proviene de combustibles fósiles[1]. Consecuentemente, la contaminación ha transformado el estilo de vida en esta ciudad. En un día cualquiera, no es extraño ver cómo sus habitantes monitorean continuamente el nivel de contaminación por medio de sus celulares, e inclusive gran parte de ellos utilizan mascarillas al realizar sus actividades en el exterior.

En diciembre del 2015, como parte de las medidas precautorias ante los altos niveles de contaminación, el gobierno de este país ordenó el cierre de escuelas y suspendió la operación de diferentes fábricas de manera temporal.

La economía de Beijing, así como la de China, se incentiva por su alta producción industrial. El hecho de que el gobierno de Beijing haya decidido sacrificar parte de su producción refleja la gravedad de la situación actual.

Nivel de visibilidad en el panorama de Beijing, el 14 de diciembre de 2015. (Foto: Personal del CIDAC, en la primera reunión rumbo al G-20 en Beijing, China)

Nivel de visibilidad en el panorama de Beijing, el 14 de diciembre de 2015. (Foto: Personal del CIDAC, en la primera reunión rumbo al G-20 en Beijing, China)

En Salamanca, la problemática de contaminación ha sido históricamente inducida por la refinación de petróleo. La problemática cobra relevancia a nivel nacional, ya que recientemente se han anunciado nuevas inversiones en 3 nuevas refinerías en México.

Ante la problemática ambiental que este tipo de actividad económica representa será necesario contar con una política pública y un plan de mediano plazo para solventar las posibles emergencias ambientales.

Al inicio de 2016, el gobierno de Beijing anunció el cierre obligatorio y permanente de 2,500 empresas altamente contaminantes. En México todavía estamos a tiempo de evitar este escenario extremo.

Existen otras políticas públicas que se pueden implementar para mitigar la contaminación, antes de que sea demasiado tarde. Una de éstas es la reducción de los subsidios a los combustibles fósiles.

Por ejemplo, actualmente en México el gobierno subsidia las tarifas eléctricas para 98.75% de los hogares, incentivando el consumo y generando la mayor parte de la energía eléctrica por medio de fuentes fósiles.

Los subsidios a los combustibles fósiles elevan los niveles de contaminación y la incidencia de enfermedades respiratorias mediante el aumento de gases de efecto invernadero (GEI).

A nivel mundial, se estima que si estos subsidios fueran eliminados por completo en el 2020, las emisiones de GEI en todo el orbe serían 10% menores en el año 2050.

Las ciudades industriales, aquí y en China, necesitan una planeación de largo plazo para mitigar la contaminación. En México estamos en el momento idóneo para establecer una política de prevención. Es conveniente que los diferentes niveles de gobierno integren la mitigación de la contaminación en el plan de desarrollo de las distintas regiones del país.

En ciudades como Salamanca, la contaminación es ya una problemática seria, y de no establecer medidas preventivas, este escenario solamente se agravará a lo largo del tiempo con el simple aumento en la población y la producción.


[1]Institute of World Economics and Politics, Chinese Academy of Social Sciences. 2014. “China Energy Outlook 2020”.


Ximena López (@chims_) y Jorge Ramírez son investigadores en CIDAC.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CIDAC

Facebook: cidac

Página web: cidac

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.