Siete días después de ocurrido el sismo de 7.1 grados en escala de Richter del 19 de septiembre de 2017, Miguel Ángel Mancera, entonces jefe del Gobierno de Ciudad de México, anunció la creación de un Plan de Reconstrucción, Recuperación y Transformación para la Ciudad, el objetivo era dar atención lo más pronto posible a los afectados y aplicar de forma correcta y transparente los recursos públicos.

Pero los planes anunciados hace casi un año, distaron mucho del proceso de reparto y ejecución de los recursos enfocados en la “reconstrucción, recuperación y transformación” de la Ciudad de México.

El Presupuesto de Egresos de la Ciudad de México para el Ejercicio Fiscal 2018, asignó 8,772 millones de pesos para acciones de reconstrucción, recuperación y transformación de la Ciudad de México. Este monto incluía 1,500 millones de pesos derivados del fondo de Reconstrucción para entidades Federativas previsto en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Sin embargo, el dispendio de estos recursos ha sido tardío para atender la situación de emergencia generada por el fenómeno natural y poco transparente, de acuerdo con señalamientos de los propios afectados y organismos de la sociedad civil.

PUBLICIDAD

Para establecer los proyectos para la reconstrucción en los que se destinaría dinero público, tuvieron que pasar seis meses, toda vez que la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, que hasta febrero tuvo la facultad para aprobar los rubros en los que se destinaría el Fondo de Reconstrucción de la Ciudad de México nunca ejerció presupuesto o puso en marcha algún proyecto destinado para ayudar.

Edgar Tüngí, actual titular de la comisión de Reconstrucción de la Ciudad de México, admite que los candados de la Ley de Reconstrucción, que establecían que los legisladores locales tenían que determinar el destino de los recursos, “atoró importantemente” el flujo de estos.

“Eso hizo que renunciara el anterior comisionado (Ricardo Becerra), a él le tocó elaborar un programa de reconstrucción que no podía operar por no tener control de recursos. Nos tocó llegar a desatorar el tema e irle dando sentido al propio programa de reconstrucción. Si bien había una Ley de Reconstrucción faltaba toda la parte reglamentaria, hemos sacado una cantidad de muchos lineamientos y normatividad”, afirma Tünguí en entrevista para Forbes.

Los cambios se implementaron luego que se acusó a integrantes de la Comisión de Gobierno de la Asamblea –Leonel Luna del PRD, Jorge Romero del PAN y Mauricio Toledo también del PRD- de intentar destinar estos recursos para promoción electoral.

El establecido como Comisionado para la reconstrucción en marzo de este año detalla que fue a su llegada que se estableció una ruta para determinar los proyectos de reconstrucción en los que se destinarían recursos.

“A partir de ahí decidimos hacer una comisión más operativa, a sesionar cada semana, los días miércoles y en el seno de la comisión recibir a los titulares de las diferentes dependencias que ocuparan o necesitaran dinero para poder llevar a cabo sus acciones dentro del marco de la construcción para saber de qué se trataban sus acciones y poderlas aprobar. Al final se nos presentaron alrededor de 121 acciones de las cuales solo aprobamos 49”, apunta.

Para el apoyo a reconstrucción o rehabilitación de vivienda, se creó el Fideicomiso para la Reconstrucción de Vivienda en junio pasado, al que se le destinaron 5,600 millones de pesos.

“El objetivo de empezar a depositar ahí el dinero, por un lado, era asegurar que había dinero al final de gobierno y sobre todo en el cambio de año. Normalmente lo que establece es que al fin de año todo lo que no gastes o ejecutes lo tienes que regresar a tesorería, una vez que estás frente al fideicomiso en el que los beneficiados son los propios damnificados, aseguramos que serán los beneficiados contando con los recursos”, detalla.

Pero no sólo se trata de un proceso tardío en la elaboración de proyectos para la reconstrucción sino la poca transparencia de la ejecución de los recursos, advierte Vania Salgado, coordinadora del colectivo de Reconstrucción Transparente del organismo Nosotrxs.

“De los 8,772 millones de pesos que se asignaron en el presupuesto del gobierno de la Ciudad de México hacia el 4 de julio, mitad de ciclo fiscal, la secretaría de finanzas informó a la comisión de reconstrucción que no podía comprobar el ejercicio del gasto más de 283 millones, es decir de 4.5% del total”, apunta.

Además, apunta que la comisión opera de una forma poco rigurosa, toda vez que la Comisión asigna recursos a las dependencias sin un estudio o programa integral que sustente el uso de los recursos.

 

Siguientes artículos

Airbus realizará estudios para futura base en órbita lunar
Por

A lo largo de los próximos 15 meses desarrollará el concepto de un módulo habitacional y de investigación.