México es un país fértil en materia de Empresas de Tecnología Financiera (fintech), con 158 empresas que tienen como público objetivo 30% del mercado bancario mexicano para los próximos 10 años, según el Banco de México.  

En septiembre se espera que se presente el primer borrador de Ley Fintech en el país, la cual analistas consideran muy importante ante una industria que crece a grandes pasos y que podría impulsar aún más a la banca.

“La ley establece un marco regulatorio muy general, pero el punto fino va a ser en la regulación secundaria”, comentó Federico Noriega, socio de Hogan Lovells, firma legal multinacional.

La regulación secundaria lo que va a determinar va a ser:

PUBLICIDAD
  • Capital mínimo de operación.
  • Establecer requisitos de capitalización regulatoria. ¿Qué niveles de capital van a tener en relación a sus activos ponderados por riesgo y como va a ser esa ponderación por riesgo de los activos?
  • Registro de gobierno corporativo.
  • Requisitos de segregar sus fondos que reciben en administración o custodia de los usuarios de los propios fondos de la empresa.
  • Requisitos de reporte a las autoridades.
  • Requisitos de revelación de riesgos.

“Algo muy interesante que marca la ley, es que todos estos requisitos o la mayoría, van a ser diferenciados entre los distintos tipos de empresas fintech que hay, pero también dentro de cada clase de empresa fintech según el nivel de activos y el tamaño de la empresa”, comentó Noriega.

Aunque para Federico Noriega, la aprobación de la Ley Fintech no va a ser inmediata y la aprobación de las regulaciones secundarias podrían tardar, siguiendo la lógica del regulador, de seis hasta 24 meses.

También puedes leer: Ley Fintech: ¿Cómo vamos?

“La primera aprobación que debía de ser en abril no se dio y eso se puede considerar como un retraso. Han sido claros algunos miembros del Congreso y el regulador que esto no se va a probar en fast track, que hay que digerirlo de alguna manera y entender los distintos intereses y riegos que puedan verse afectados o riesgos que se actualicen con la aprobación de esta ley”, destacó Noriega.

Si este borrador de la Ley Fintech no se aprobara en septiembre, la incertidumbre jurídica para estas empresas seguiría y por ende no podrían escalar sus modelos de negocio.

“Estas empresas no saben si el día de mañana el regulador va a cerrarles sus operaciones o exigirles requisitos demasiado onerosos que no permitan su operación”, dijo el socio de Hogan Lovells.

Este retraso afecta también al consumidor de estos servicios financieros, que ven más limitadas sus opciones de financiamientos ya que las fintech son una alternativa para muchos consumidores que no tienen acceso a la banca tradicional o simplemente porque ya nos les gusta.

 

Retos

En comparación de economías como las del Reino Unido y Estados Unidos, México tiene un retraso importante en regulación de la industria fintech.

“Falta seguridad jurídica, bajo que reglas van a desempeñarse los nuevos jugadores y cómo van regularse frente a la banca tradicional”, destacó Federico

Una vez aprobada la ley, las empresas fintech darían el primer paso para crecer a gran escala.

“La redacción de este primer borrador de la Ley Fintech tardo mucho ya que son productos muy novedosos y los reguladores tardaron en entender las preocupaciones de la industria y ver como están regulados en otros países. Y entender cómo estas empresas pueden convivir en el entorno de la banca tradicional y por qué son necesarias para la inclusión financiera”, platicó Federico Noriega.

El especialista ve áreas de oportunidad y áreas que faltarían regular como: ¿Con qué claridad fiscal se van a gravar estas operaciones? ¿Quién va a ser responsable del cobro, recaudación y retención de impuestos?

“Lo que yo veo es que efectivamente quedan muchos pendientes por resolverse en la regulación secundaria y que aún no vamos a tener una definición clara de los requisitos hasta que tengamos esa regulación secundaria”, dijo el socio de Hogan Lovells.

Noriega ve también como un punto necesario el cómo los reguladores van a garantizar seguridad cibernética o qué medidas se le van a exigir a las fintech para garantizar la seguridad de sus operaciones a través de sus plataformas.

“Es una buena propuesta de Ley Fintech, pero todo es mejorable en esta vida. Creo que es un muy buen intento, ya que recogen principios muy novedosos, muy interesantes​, y reglas que por primera vez un regulador aplicaría en el país”, destacó.

Para el sector bancario tradicional, existe el riesgo potencial de perder 4.7 billones de dólares (bdd) en ingresos frente a las empresas especializadas en fintech. Es una amenaza suficientemente seria como para que las compañías tradicionales la consideren, considera Deloitte México, con datos de Goldman Sachs.

También puedes leer: Empresas fintech pueden ‘quitarle’ 4.7 bdd a los bancos

 

Siguientes artículos

Alsea abrirá hasta 15 restaurantes Italianni’s este año
Por

Actualmente, Alsea tiene alrededor de 86 restaurantes de Italianni’s en el país.