Por Sharahí Zamudio*

Big Data tiene múltiples aplicaciones empresariales como; mejor toma de decisiones, inteligencia operacional, validación y resolución de problemas y la creación de productos y servicios basados en data.  Esta opción es la más atractiva en la nueva normalidad después del Covid-19-

El Big Data genera posibilidades de crecimiento en el mercado al generar múltiples soluciones en productos y servicios basados en necesidades y expectativas en tiempo real. El Big Data, para decirlo de una manera sencilla, es el procesamiento y clasificación de datos complejos, para su posterior análisis.

Aunque algunos analistas aseguran que el Big data ya no está en, lo cierto es que el análisis y manejo de datos no se trata de un hype, sino que fundamenta productos y servicios a través de  datos históricos, contextuales y en tiempo real que se recaban, procesan, almacenan, analizan y se representan mediante tecnologías de Big Data y de machine learning.

Sin embargo, la tecnología por sí sola no basta. Requiere que los líderes de las empresas presenten las siguientes capacidades:

Tecnológicas. No basta el manejo eficiente de herramientas de reporting. No basta implementar una solución con una arquitectura adaptada a la empresa, sino administrarla y volver accesibles los datos en forma generalizada. Algunos empresarios consideran que el regreso a la universidad ya es inevitable. El lenguaje tecnológico debe ser parte del liderazgo post pandemia del coronavirus.

Analíticas. Se trata de una capacidad en la que se requiere entender y analizar los problemas inherentes al negocio, entenderlos para plantear las preguntas pertinentes, localizar fuentes de información confiables para usarlas como partes de la resolución, preparar los datos, visualizar escenarios y distribuir los resultados a las personas y áreas de negocio pertinentes.

Gestión. Generar modelos de gobierno del dato en los procesos, personas, tecnologías y procedimientos para centrarse en el problema a resolver. Un error común es tener datos diferentes que no ayudan a la resolución de una cuestión. La administración de datos debe ser parte de la empresa actual.

Decisión. Los datos por sí solos no deciden, sólo son una herramienta en un proceso en el que se racionalizan las opciones y con base en ellas se implementan acciones.

Aunque vivimos un momento en el que la tecnología se impone como parte del día a día empresarial, es importante considerar que el Big Data, Inteligencia Artificial y digitalización, por ejemplo, no son soluciones sino herramientas. Es necesario complementarlas con el talento humano (colaboradores y líderes de la compañía), que tengan el conocimiento del negocio.

La adopción tecnológica es parte del éxito si se sustenta en una estrategia de negocio integral y a largo plazo.

Contacto:

Sharahí Zamudio es investigadora de liderazgo y Directora general de Licuadora, agencia de soluciones integrales de comunicación.*

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México supera a Italia con 35,000 muertes por covid-19
Por

Nuestro país es el cuarto con más muertes a nivel mundial por covid-19. Enfrenta 48,822 casos activos y 299,750 casos co...