Estados Unidos podría negociar pactos comerciales bilaterales para reemplazar al trilateral Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si es necesario, dijo este lunes el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, y agregó que el tiempo para llegar a un acuerdo se está acabando.

Sin embargo el representante comercial de Trump para estas negociaciones aseguró que Estados Unidos seguirá buscando el pacto trilateral para la región, pero sin descartar dicha posibilidad.

Asimismo, señaló que las actuales conversaciones para modernizar el TLCAN están avanzando más con México que con Canadá.

Lighthizer dijo que todas las partes necesitaban moverse más rápido para concluir la renegociación del TLCAN, durante el cierre oficial de una séptima ronda de conversaciones en Ciudad de México y agregó que solo seis capítulos del acuerdo habían sido concluidos hasta el momento.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, reiteró que el actual pacto comercial tiene 24 años funcionando pero necesita ser modernizado, pero no por ello se buscará lograr cualquier acuerdo, sino que se buscará uno bueno.

“Trump ha dicho que la meta (de renegociar el TLCA) es ayudar a los trabajadores y clase media de Estados Unidos, en Canadá pensamos lo mismo para nuestras clases trabajadoras. Todos necesitamos ganar y dar beneficio a nuestros pueblos”, dijo la canciller canadiense.

Freeland también destacó que aún hay diferencias sobre el capítulo más complicado del TLCAN, el sector automotriz y las reglas de origen.

Por su parte, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reiteró que se puede estar conscientes de la necesidad de un comercio balanceado en el bloque, siempre que esté dirigido a su expansión.

Además, se anunció que habrá una octava ronda de renegociación durante los primeros días de abril.

 

¿Y los aranceles al acero?

Durante la reunión que sostuvieron los responsables comerciales de estos países se abordó el tema de los aranceles al acero y aluminio que el gobierno de Trump impondría esta semana, y al respecto Guajardo insistió en que México debe ser excluido de esa medida impositiva, pero también hizo hincapié en que el país no descarta una posible respuesta en caso de que se le impongan algunos gravámenes.

Añadió que no hará concesiones en el TLCAN a cambio de no ser incluido en la lista de países a los que el gobierno estadounidense impondrá dichas tarifas, y refirió que en las guerras “todos pierden”, en referencia al tuit de Trump de que las guerras comerciales son “buenas y fáciles de ganar”.

En su oportunidad, Lighthizer repitió el mensaje trumpista de que estos aranceles son un “incentivo” para que Canadá y México concluyan la modernización del TLCAN y que será hasta cuando se alcance un trato “justo” cuando se aplicarían las exenciones arancelarias.

A su vez, Freeland también mencionó que se abordó el tema de los impuestos a improtaciones de acero y aluminio y al ser cuestionada sobre ese tema dijo que “se toma muy en serio esas posibles medidas” de Estados Unidos.

Asimismo, reconoció que Canadá ha hablado con la Unión Europea y Corea del Sur sobre estos aranceles, que la semana pasada advirtieron que no se quedarían de brazos cruzados si Trump optaba por imponer esas tarifas al acero y al aluminio, y prepararían un impuesto similar a las importaciones de estos metales a sus mercados.

No obstante, la canciller canadiense señaló que esos posibles aranceles son un tema que se debe discutir por separado de la renegociación del TLCAN.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

El mexicano no compra seguros y menos por teléfono
Por

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, de cada 100 i...