¿Pondrías en riesgo tu fertilidad por una infección que se cura con unos días de antibiótico?

Esto es lo que sucede si no se trata a tiempo una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, conocida como clamidia.

En México existen pocos datos de su incidencia. Primero, porque hay estados que no llevan un registro. También, porque se trata de una enfermedad asintomática, lo que hace que muchos afectados no tengan consciencia de que la padecen hasta pasado un tiempo. Y, finalmente, por pudor.

“Cuando vas al laboratorio a hacerte la prueba te sientes juzgado, porque en México no hay cultura preventiva de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Existe miedo a qué dirán”, afirma Ishtar Rizzo, cofundadora de LIZA, la startup que desarrollado un dispositivo no invasivo y doméstico para diagnosticar clamidia.

PUBLICIDAD

Dispositivo para diagnosticar clamidia. Foto: Cortesía LIZA.

Se trata de un aparato que funciona de forma similar a un test de embarazo. Funciona tanto para hombres como para mujeres y retiene entre 20 y 30 mililitros de la primera orina de la mañana. Esto permite detectar, en cinco minutos, desde casa y de forma secreta la presencia de la bacteria.

Hasta ahora, el diagnóstico de la enfermedad consiste en un examen invasivo en centros especializados. Por eso, LIZA no vende un diagnóstico: vende intimidad. Y lo hace para combatir una infección que, según estudios, afecta a entre 1.5% y 38% de diferentes grupos de la población femenina.

El dispositivo tiene un precio sugerido de 150 pesos y podrá encontrarse en las farmacias. Según Rizzo, los millenials pueden incluso evitar la pena de ir a comprarlo en persona ordenándolo por Internet.

LIZA tiene la intención de escalar hacia otras ETS que se transmiten por bacterias, como gonorrea y sífilis. De momento, lo están desarrollando en Veracruz y ya les han contactado diferentes laboratorios.

El dispositivo de Rizzo y sus cosocios, Eduardo Lozano y Chrystian Zornoza, se financia con los ingresos que LIZA obtiene de otro producto que han desarrollado en la Ciudad de México: Lab-U.

Se trata de un kit que incluye un test para diagnosticar hasta once tipos de ETS vía muestras de orina y sangre.

Socios de LIZA. Foto: Cortesía LIZA.

“Somos como el Uber de la salud sexual”, explica Rizzo a Forbes México, entre risas. Los interesados pueden pedir el equipo a través de Internet y, para garantizar al máximo la intimidad, no hace falta de que den su nombre, pueden utilizar un seudónimo.

Una vez tomadas las muestras, los usuarios las reenvían a LIZA para que procesen y les comuniquen los resultados. Si han salido positivos, ellos se encargan de dar seguimiento gracias a una red de 15 especialistas que han armado en la capital, incluyendo ginecólogos, urólogos y psicólogos.

A diferencia del dispositivo para la clamidia, la startup no ha desarrollado el test sino que se encarga de ensamblar el kit Lab-U, cuyo precio va desde los 400 pesos a los 3,000 pesos en función de las ETS que se quieran analizar.

Los tres veracruzanos fundaron LIZA hace dos años. En 2017 ganaron el concurso Una Idea para Cambiar la Historial del canal de televisión History Channel, que invirtió 20,000 dólares en el proyecto.

La Universidad Helmut-Schmidt les invitó al Open Lab para perfeccionar el dispositivo y les regalaron una impresora 3D y el programa de incubación New Ventures StartUps los seleccionaron entre los 20 proyectos con impacto social de 2017.

El año pasado, fueron seleccionados entre los Innovators Under 35 que organiza la publicación MIT Technology Review en español.

También te puede interesar:

Científicos avanzan en la cura contra el VIH; así fue el tratamiento

 

Siguientes artículos

Selección 2018 | Este ‘Pinche Gringo’ emplea deportados y busca socios en México
Por

Con recetas de la típica barbacoa del sur de Estados Unidos, un mexicano y un estadounidense fundaron Pinche Gringo, un...

También te puede interesar