El primer debate en la actual contienda por la Presidencia de México llegó a su fecha y este domingo los candidatos buscarán ganar puntos ante el candidato puntero que llega reforzado por su crecimiento en las encuestas.

Andrés Manuel López Obrador, abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) es el rival a vencer para los cuatro aspirantes, quienes se han estancado o, de plano, han disminuido en las preferencias electorales.

En prácticamente todas las encuestas más recientes, la intención de voto por el tres veces candidato presidencial ha aumentado y cada vez se distancia más de sus competidores.

Intención de voto (porcentaje) Variación desde la última encuesta (puntos porcentuales) Distancia con el segundo lugar (puntos porcentuales)
Parametría 38 +3 18
Reforma 48 +6 22
Consulta Mitofsky 31.9 +2.4 11.1
El Universal* 42 +10 10.9
SDPNoticias-México Elige 41.9 +2.4 19.2

* El diario Universal cambió de empresa encuestadora en sus últimas publicaciones; pasó de Buendía & Laredo a Berumen y Asociados.

PUBLICIDAD

En contraste, Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente (PAN-PRD-MC); José Antonio Meade, de la alianza Todos por México (PRI-PVEM-Panal), y los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, han descendido en las preferencias de la ciudadanía, como se observa en la “poll of polls” (un ejercicio de agregación de encuestas) del portal Oraculus.mx.

Gráfica: Oraculus.mx

Los rivales de López Obrador ven en el debate una forma de recuperar terreno en la contienda y, por sus reiterados retos, Meade se ha mostrado como el más interesado en encontrarse con sus rivales.

Desde la precampaña, el abanderado del PRI buscó derogar la postura del Instituto Nacional Electoral (INE) de no permitir debates entre los aspirantes y lo logró. No obstante, los demás no quisieron: López Obrador indicó que sólo participaría en los debates de INE y Anaya, presumiendo su segundo lugar en las encuestas, dijo que nada más estaba interesado en confrontarse con el puntero.

Tras el arranque de la campaña, Meade instó a López Obrador y Anaya a debatir sobre su patrimonio, pues acusa que el de ellos no está claro; sin embargo, sólo recibió una respuesta de Zavala.

El 12 de abril pasado, desde Acapulco, Meade lanzó el reto de debatir una vez a la semana durante la campaña, pero no recibió réplica.

“Reiterar una invitación nuevamente a todos los candidatos y a la candidata a que no le saquen, a que hagamos un debate a la semana para que las familias contrasten no sólo quién tiene los cómos, sino quién le va a traer estabilidad a su vida y quién no”, dijo el candidato.

Por lo pronto, el exsecretario de Hacienda se preparó par el encuentro de esta noche y hasta presumió en días pasados haberse cortado el cabello para verse “presentable”.

No te pierdas: 24 años de debates presidenciales y poco ha cambiado

En tanto, Ricardo Anaya, elogiado por sus simpatizantes como un buen orador y polemista, también se ha mostrado interesado en debatir y, sobre todo, en mostrarse como la única opción que puede derrotar a López Obrador, a quien ha calificado de “político retrógrada”.

Muestra de su preparación para el debate es la publicidad anticipada que apareció en días pasados en las búsquedas de Google, en las cuales salía promocionada su página con la leyenda “Anaya Ganador del Debate”, lo cual suscitó el “trolleo” de Tatiana Clouthier, coordinadora de campaña de López Obrador.

Margarita Zavala dijo estar consciente de la oportunidad que le dará el debate para mostrarse en los medios de comunicación masivos ante la limitada cantidad de spots que tiene disponibles en su calidad de candidata independiente.

“Es un debate donde vamos a hacer propuestas, mi campaña ha sido realmente de propuestas, he iniciado con el tema de seguridad y sí, sí me estoy preparando. Quiero aprovechar de algún modo el único momento que estaremos parejo, porque yo ese día voy a tener, en tiempo, mucho más de lo que voy a tener en spots en toda la campaña”, afirmó el jueves.

“El Bronco” planteará en el debate la idea de que es un candidato antisistema y se lanzará contra la “partidocracia”; en ese tono, ha expresado que para él, el rival a vencer es López Obrador.

Ante los ataques que prevé, el abanderado de Morena, sobre quien aún pesa la inasistencia a un debate presidencial en 2006, ha dicho que no se enganchará con sus rivales.

“Yo no me voy a pelear, es amor y paz, así es como me están aconsejando mis asesores de los pueblos”, expresó a reporteros el jueves pasado. “Aunque me insulten, los voy a tratar con mucho respeto”.

Asimismo, dijo que aunque no habla “de corrido”, se dedicará a compartir sus propuestas para resolver los problemas del país pues eso es la que a la gente “le importa, le interesa”.

Los temas a tratar en este primero de tres debates serán política y gobierno, combate a la corrupción, seguridad pública y democracia.

 

Siguientes artículos

Silvano Aureoles anuncia que apoyará la campaña de José Antonio Meade
Por

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, anunció que apoyará la campaña del candidato de la coalición "Todos por Mé...