Algunos expertos afirman que hasta ahora sólo hemos visto el legado Jobs y que por fin empezaremos a ver la obra de Tim Cook al frente de la compañía. Para otros es ahora o nunca.

 

Por Connie Guglielmo

 

PUBLICIDAD

El inversionista Michael Obuchowski cree que Apple está siguiendo el plan ideado por Steve Jobs: lanzar un gadget imprescindible cada tres o cuatro años que mueve a Apple a una nueva industria, después, actualizar el dispositivo anualmente con suficiente novedades para convencer a sus fieles fans de actualizarse. Con el tiempo, añadir modelos de menor costo y socios de distribución.

Si Apple se apega al plan, su CEO, Tim Cook, dará a conocer nuevas versiones más elegantes y coloridas del iPhone en el evento de Cupertino, California, hoy. También se espera que anuncie un iPhone de bajo costo para los compradores sensibles al precio, en especial en los mercados emergentes, donde hay una crecientes demanda, y finalmente, que anuncie un acuerdo para vender el iPhone a través de China Mobile, el mayor operador de telefonía móvil del mundo, con unos 700 millones de suscriptores.

Después de eso, es probable que Apple actualice el iPad mini dotándola finalmente de una pantalla Retina. También puede actualizar el Apple TV, modificando el hardware después de actualizar su software. (Ya ha firmado nuevos acuerdos de distribución de contenido para su dispositivo.) Y la compañía se comprometió en junio a distribuir la largamente esperada actualización de su computadora de escritorio, la MacPro este año.

El momento también es propicio para que Cook impresione con un nuevo gadget que defina una nueva categoría, ya que ha pasado más de tres años y medio desde que Apple entró por primera vez al mercado de tablets. Eso nuevo podría ser el iWatch, un smartwatch que complemente el ecosistema del iOS y iTunes popularizado en el iPhone y el iPad. Puede ser una nueva smarttv, entrando en un mercado que Cook dijo el año pasado que tiene un “gran interés”.

O puede ser algo que los sitios de rumores de Apple no han vislumbrado todavía.

Sea lo que sea, Obuchowski dice que tiene que ser suficientemente “sorprendente y mágico” como para sofocar los críticos que dicen que Apple ha perdido su capacidad de innovación en un mundo post-Jobs, y con suficiente mercado masivo potencial para darle un impulso a una empresa cuyas ventas anuales se espera aumenten a 168,800 mdd en 2013 desde poco más de 108,000 mdd de hace dos años. También debe inspirar nueva confianza en Cook, quien celebró apenas su segundo aniversario como CEO el mes pasado.

“No tengo pruebas de que estén derrotados”, dice Obuchowski , gerente de cartera de North Shore Asset Management LLC en Cold Spring Harbor, Nueva York. “Si presentan un nuevo dispositivo revolucionario, como el iPhone o el iPad, todo el mundo los amará otra vez. Tomará algún tiempo para que los competidores desarrollen algo similar.”

Cook, quien fue contratado por Jobs en 1998 como jefe de operaciones de Apple, prácticamente ha detallado el plan de lanzamiento de la empresa. Ha estado diciendo a los inversionistas durante meses que esperen “increíbles” nuevos productos en el otoño y durante todo el 2014.

 

El enfoque del lujo

Eso hace que el evento de mañana sea el disparo de salida de una ola de innovación mediante el cual se juzgará si Cook es o no un digno sucesor de Steve Jobs. Las acciones de Apple, que alcanzaron un récord de 702.10 dólares en la semana después de que el iPhone 5 se anunció, en septiembre de 2012, cerraron a 498.22 dólares el viernes pasado.

Toni Sacconaghi, que sigue a Apple como analista de Sanford C. Bernstein & Co., dice que está dispuesto a dar a Cook el beneficio de la duda por el momento. Esto se debe a que gran parte del plan de producto de Cook como CEO visto hasta ahora fue establecido hace dos años por Jobs. “Gran parte de las críticas que Apple ha recibido en el último año se basan sobre la preocupación de si la compañía todavía tiene capacidad única de innovación de productos”, dice Sacconaghi. “No podemos juzgar la capacidad de Cook para innovar en sólo dos años.”

Los inversionistas, analistas y empleados de Apple dicen que Cook, quien cumplirá 53 años el 1 de noviembre, no es Steve Jobs, y eso no es necesariamente algo malo. Jobs, quien murió en 2011, tenía una habilidad legendaria para detectar tendencias tecnológicas e impulsar a su equipo a construir dispositivos elegantes y fáciles de usar que los consumidores ni siquiera sabían que querían. También era voluble, impaciente, exigente y una “fuerza intimidante”, dice Tim Bajarin, analista de Apple desde hace mucho tiempo.

En comparación, Cook ha hecho un esfuerzo por ser más transparentes sobre los retos de la compañía, hablando públicamente sobre los problemas laborales en las fábricas de sus socios en China, pidiendo disculpas por errores en el debut de la aplicación de mapas de Apple el año pasado y también pidiendo disculpas a los consumidores en China por las políticas de garantía de la empresa. A diferencia de Jobs, Cook, se reúne con inversionistas y analistas financieros y ha escuchado sus súplicas para una recompra de acciones y un programa de dividendos, ninguno de los cuales pudo haber ocurrido bajo el mandato de Jobs.

“Tim es el único que podría haber asumido el cargo de consejero delegado y supervisar las operaciones y la dirección de la empresa sin ningún tipo de contratiempos”, dice Barajin. “Apple no es una empresa fácil de entender y tratar. Tiene su propia cultura y pensamiento, y desde 1997 ha estado bajo la mano dura de Steve Jobs. No puedo pensar en ninguna otra persona, dentro o fuera, que podría haber tomado su lugar.”

Cook también es visto como menos propenso a la confrontación y más colaborativo con su equipo de liderazgo senior. Ese equipo ejecutivo, o ET (por Executive Team), ha cambiado bajo su mandato. El año pasado, Cook expulsó a Scott Forstall, el impopular jefe de software de Apple, por el fallo en la aplicación de mapas y nombró a otro ejecutivo veterano, Craig Federighi, para sustituirlo. Corrió también al jefe de retail John Browett después menos de un año en el cargo y asumió él mismo la responsabilidad de las tiendas Apple hasta que nombre a un reemplazo. Cook también amplió las funciones del jefe de diseño de hardware, Jony Ive, para que incluyan la supervisión de software. El nuevo iOS 7, que se espera sea liberado mañana, será el primer programa que muestre el toque de Ive.

A diferencia de Jobs, Cook es un delegante, dijo Reuters en un perfil mes pasado que describe el jefe de Apple como un adicto al trabajo amante de las hojas de cálculo cuya calmada actitud desmiente su reputación como un director duro. Aunque es celoso de su vida privada, se le ha visto a menudo en su ciudad natal de Palo Alto, California, al volante de su Audi y sentado solo en un Starbucks en la madrugada con un iPad en la mano.

“Tiene un temperamento estable. Es mucho más incluyente a la hora de pedir una opinión, es más sensible a la crítica. Creo que esos son generalmente buenos atributos”, dice Sacconaghi. “No tiene la personalidad fuerte o la visión de Steve, pero es un un director mucho más tradicional en términos de estar más centrado en los resultados financieros y la creación de una cultura en la que sus empleados se sientan bien. Steve pasó menos tiempo en eso, porque Steve era más genio creativo y menos un CEO.”

“El único inconveniente es que no está sacando nuevos productos lo suficientemente rápido”, dice Bajarin. “Para ser justos, Jobs tampoco tenía prisa por sacar nuevos productos. También nos estamos acostumbrando a quejarnos de eso también.”

Los críticos que han estado pidiendo a Cook y la junta directiva de Apple acelerar el ritmo de innovación para ofrecer más productos y más rápido para competir con Samsung, Google, Amazon y otros rivales pueden estar perdiendo el foco, dice Sacconaghi. Apple ha construido su éxito en unos 25 productos que generan 150,000 mdd en ingresos, en comparación con una empresa como IBM, que tiene decenas de miles de productos. “Lo que hace Apple es escoger sus oportunidades muy, muy cuidadosamente. Es el lujo del enfoque. Son capaces de dedicar cantidades extremas de talento y de recursos financieros a la fabricación de grandes productos. Hacen algunas apuestas relativamente grandes y pueden invertir mucho.”

“Como inversionista, prefiero esperar por un producto que sea espectacular a dos mediocres”, añade Sacconaghi. “Un enfoque más disperso no sería útil.”

 

El ‘factor wow’

Desde una perspectiva financiera, Sacconaghi considera que el iPhone de bajo costo —conocido como el iPhone 5c— como una de las nuevas promesas, ya que podría ser de gran ayuda para las ventas de Apple y ayudaría a frenar las pérdidas de mercado frente a Samsung. Apple también tiene un montón de nuevas oportunidades para elegir entre categorías, con su principal apuesta en un dispositivo realmente convergente que fusione una tableta y una portátil, obviando la necesidad de que cualquiera de ellos.”

Gene Munster, de Piper Jaffray, espera cambios a la iPad en septiembre, un anuncio de televisión a finales de 2013, y un iPhone iWatch y un iPhone de pantalla más grande a mediados de 2014. Brian White, de Cantor Fitzgerald, dijo que “después de un año para el olvido, Apple se prepara para el despegue”, con un iTV y iWatch en proceso. Ben Reitzes, de Capital de Barclay espera un phablet —una mezcla de Tablet y teléfono inteligente— y un dispositivo convertible que combine una laptop y una tableta.

“2014 podría ser un año mejor para Apple en términos del factor ‘wow’”, dice Reitzes.

En cuanto al lanzamiento del iPhone de esta semana, se espera que Apple lance una nueva versión del iPhone, apodado por la prensa como iPhone 5S, con un procesador más rápido, mejor cámara y, posiblemente, un sensor de huella digital que utilice la tecnología de AuthenTec, la compañía adquirida por Apple el año pasado. Se espera que esté disponible en modelos blanco y negro/oro negro/blanco plata en una carcasa metálica.

El iPhone 5c, que podría venderse por menos de 400 dólares sin contrato de servicio inalámbrico de dos años, podría tener una carcasa de policarbonato, menores costes de montaje, incluir un procesador A6 y estar disponible en una variedad de brillantes colores.

Apple podría vender hasta 10 millones de nuevos iPhones en 10 días después de la presentación de mañana, dijo Andy Hargreaves de Pacific Crest. Es una buena noticia para los inversionistas de Apple ya que el iPhone es la principal fuente de dinero de la compañía en más de la mitad de las ventas. El año fiscal de Apple cierra a finales de septiembre y si algunos de los teléfonos empiezan a venderse el 20 de septiembre, como se rumorea, elevaría sus ingresos de 2013.

Obuchowski esperará antes de decidir si el plan de Steve Jobs sigue funcionando en un mundo donde todos, desde Amazon hasta Google y Samsung están haciendo todo lo posible para apoderarse de los principales mercados de Apple. “El mundo está cambiando a su alrededor y tiene que encontrar una manera de evolucionar más rápido”, dice. “Si estoy en lo cierto acerca de su ciclo, más vale que los dispositivos que vienen que sea realmente increíbles y mágicos. Si no es así, toda esa idea detrás de la lógica de negocio de Apple está en muy serios problemas.”

 

Siguientes artículos

Microsoft ofrece canjear tableta Surface por iPad
Por

Surface RT comenzó vendiéndose por 499 dólares y posteriormente, rebajó su precio en 100 dólares, es decir un 20%. Ahora...