Con la certeza de que omitiré muchas buenas noticias de 2015, destaco algunas que hablan de valores y virtudes que enaltecen al género humano, en especial a niños y jóvenes mexicanos.

 

Esta semana finaliza el tercer lustro del siglo XXI, que en México y en muchas partes del mundo se ha caracterizado por malas noticias, desde la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa, pasando por explosiones de pipas, casos de corrupción empresarial, políticas y deportiva (OHL, caso Padrés, FIFA), terrorismo, crisis humanitarias y homicidios, hasta el deceso de personalidades de las letras, el periodismo, los espectáculos, los deportes y la política.

De unos años para acá he sostenido que el cúmulo de información diaria rebasa, por mucho, la capacidad de cualquier individuo para procesarla, meditarla y digerirla. Seguramente por ello es que las notas negativas, que por lo general se destacan en grandes letras en las primeras planas, son las que permanecen en la mente.

PUBLICIDAD

Pero siempre hay noticias positivas que es necesario recordar (o, en su caso, conocer), que hablan de la vivencia de valores y virtudes que enaltecen al género humano y, especialmente, a niños y jóvenes (y a veces no tan jóvenes) mexicanos. Con la certeza de que omitiré muchas buenas noticias de 2015, quiero señalar las siguientes:

 

María Bárbara Wetzel de la Garza

Una pequeña veracruzana de 11 años, que el pasado noviembre ganó el Campeonato del Mundo en Gimnasia Artística Femenil, en la categoría Juvenil, organizado por la Organización Internacional de Atletas de Gimnasia con Síndrome de Down (DSIGO).

En efecto, Bibi, como le llama su familia, vive con este síndrome, y lo que inició como una terapia física para ayudarla, se convirtió en una disciplina que la llevó al Palacio de los Deportes en Mortara, Italia, para ganar el primer lugar, superando a Rusia y al país anfitrión, realizando rutinas con alto grado de dificultad. Además de conquistar el all around, la pequeña también ganó oro en salto, viga y piso.

Para llegar a este campeonato, Bibi participó previamente en más de 10 competencias estatales y nacionales, y con ello logró que la Federación Mexicana de Gimnasia la respaldara para representar a México en el campeonato mundial. Su familia asegura que Bárbara no sufre el síndrome de Down; lo goza con la gimnasia.

 

Atletas mexicanos triunfaron en juegos mundiales

Una delegación de 75 atletas mexicanos participó en los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas en Brasil, logrando, prácticamente sin “apoyo gubernamental” (excepto por modestos apoyos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas), conquistar primeros lugares en diferentes disciplinas.

Tales juegos mundiales reunieron a grupos étnicos de 28 países del mundo y al menos 10 de nuestros compatriotas de origen tarahumara, obtuvieron primeros lugares en carreras de velocidad y cuarto lugar en costado de fuerza.

Además de los tarahumaras, la delegación mexicana incluyó a deportistas indígenas michoacanos que forman parte de la Asociación de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales de Michoacán.

Destacaron Silvino Cubésare Químare y Mateo González Bautista (del municipio de Batopilas), quienes hicieron el 1-2 en la carrera de 8 kilómetros 400 metros. Asimismo hubo competidores de Oaxaca que compitieron en pelota mixteca.

Es sabido que los tarahumaras, conocidos originalmente como rarámuris (gente de pies ligeros), destacan precisamente por su velocidad y resistencia. Su delegación fue integrada por 10 atletas y el profesor Francisco Lara Carreón, presidente de la Asociación Estatal de Juegos y Deportes Autóctonos. Por su parte, la delegación michoacana, integrada por 10 participantes, y José Luis Aguilera, presidente de la Asociación de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales de Michoacán, participó en disciplinas como piragua (canoa) y el juego de pelota purépecha, mejor conocido como uarhukua chanakua, en las modalidades de exhibición y competencia.

 

Medalla de oro en matemáticas

A mediados de año, México obtuvo un resultado histórico en la competencia preuniversitaria más importante del mundo de las matemáticas, la 56ª Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO), a través del joven jalisciense Juan Carlos Ortiz Rhoton, quien consiguió una medalla de oro, convirtiéndose en el tercer mexicano en la historia en conseguir la presea. Los también mexicanos Kevin Beuchot y Luis Ramos consiguieron plata, y Ariel García, Pablo Meré y Antonio López ganaron bronce.

La competencia, celebrada este año en Chiang Mai, Tailandia, del 4 al 16 de julio, evaluó a los jóvenes con un examen integrado por seis problemas inéditos propuestos por matemáticos de los 104 países participantes. Con la actuación de sus jóvenes, México se colocó por segunda ocasión en su historia entre los 20 mejor sembrados del mundo en la rama.

Los equipos de países que compiten en la IMO son conformados por 6 estudiantes no mayores de 18 años, y 2 o 3 profesores.

 

5,000 kilómetros de conciencia sobre la endometriosis

María “Kukis” González, joven mexicana que sufre endometriosis, recorrió, del 16 de agosto al 23 de octubre, 5,098 km en bicicleta para crear conciencia acerca de esta enfermedad.

Atravesar el continente de costa a costa y de frontera a frontera es más difícil cuando la enfermedad produce dolores que impiden comer y desarrollar actividad física, especialmente en el asiento de una bicicleta.

La endometriosis, denominada una de las “enfermedades femeninas silenciosas”, consiste en la presencia y proliferación de células del tejido uterino fuera del mismo y provoca desde dolores pélvicos y menstruaciones dolorosas hasta infertilidad, acompañados por sangrado interno, la descomposición del tejido y la inflamación de los órganos afectados desembocando en fuertes dolores llegando a incapacitar a la paciente y generar problemas intestinales, adherencias e infertilidad.

En diferentes declaraciones durante su recorrido, “Kukis” aseveró cosas como:

Durante el periodo más oscuro de mi enfermedad, no podía comer casi nada pues todo me causaba dolor e inflamación, no podía hacer ni 5 minutos de bicicleta y no había un momento en el que no sintiera incomodidad y dejara de pensar en mi enfermedad.

A los 21 días me picaron unos animales y tenía muchas ronchas y mucha comezón, me sentía enferma, me dolían las rodillas.

Muchas chicas con endometriosis me decían “¡ánimo, échale ganas!”, y me empezaron a animar. Me ayudó mucho leerlas y acordarme que este recorrido no era sólo por mí, sino por todas ellas.

Así, pues, está por terminar un año que, a pesar de todo lo negativo, tuvo muchas noticias positivas que deben tenerse presentes para recordar que siempre hay algo bueno que celebrar. ¡Feliz fin de año y mejor comienzo de 2016!

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @mmaraboto

Blog: CorpMedios

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un pasito a la vez: la (otra) forma de poner tu propio negocio
Por

Según empresarios exitosos, la base para poner un negocio propio es estudiar y prepararse financieramente, y creo que, a...

También te puede interesar