Uno de los grandes mitos de la generación del milenio es que no le gusta quedarse en un puesto por mucho tiempo, pero la realidad podría ser muy distinta.

 

Por Susan Adams

PUBLICIDAD

 

Antes de que Julie Kane se graduara de la Universidad de Syracuse en 2009 con una licenciatura en Comunicación, pensaba que encontraría trabajo tan pronto como terminara su carrera. Había hecho dos prácticas ya, incluyendo un verano en la prestigiosa firma de relaciones públicas Burson Marsteller, y había comenzado su búsqueda de trabajo en el otoño de su último año, pero al salir de la escuela lo único que pudo encontrar fue una pasantía de medio tiempo de vuelta en Burson. Le llevó hasta noviembre conseguir finalmente un trabajo a tiempo completo en una empresa de relaciones públicas de Boston.

“Creo que mi situación refleja la de toda la gente de mi edad”, dice ella. “Todos pensamos que será fácil encontrar empleo.” Evidentemente, Kane y sus compañeros estaban siendo ingenuos, dado que el sistema financiero mundial colapsó un año antes de que su clase se graduara, pero ella dice que la crisis económica y sus efectos aleccionadores sobre el mercado laboral terminaron haciendo que se diera cuenta de que la seguridad financiera debe ser una prioridad. Cuando obtuvo su primer trabajo, inmediatamente se inscribió en un plan de ahorro voluntario. Acerca de la seguridad financiera, dice, “los jóvenes de mi generación están muertos de miedo”.

Kane, de 28 años, ahora está haciendo relaciones públicas para una compañía con sede en Boston llamada Bright Horizons, matriz de EdAssist, una firma que ofrece programas de educación continua para empresas como Pepsico y Comcast. EdAssist acaba de publicar un estudio realizado entre 1,000 millennials (de entre 18 y 35 años de edad) que pone de manifiesto que la seguridad financiera es su preocupación número uno, con 71% que dice que preferiría un plan de ahorro para el retiro sobre otros beneficios financieros como acciones de la empresa y el pago de la factura de teléfono celular.

EdAssist también preguntó a los encuestados que si tuvieran que elegir entre dos puestos de trabajo similares, escogerían el que tiene un gran potencial para el desarrollo profesional o uno con un aumentos salariales regulares. El 59% eligió el desarrollo profesional. Aunque EdAssist tiene intereses en esa respuesta, sigue siendo un hallazgo interesante, ya que las encuestas descubren rutinariamente que los empleados de todas las edades priorizan la compensación sobre otros beneficios laborales. Eso, aparentemente, no es así entre la generación del milenio, que parece ver la formación continua como un camino para salir adelante.

Ha habido investigaciones contradictorias sobre si los millennials quieren permanecer en un empleo o cambiar cada año. La encuesta de EdAssist muestra que prefieren un empleo estable en un solo lugar. Cuando se les pidió identificar los beneficios de permanecer en un puesto de trabajo durante mucho tiempo (aunque “mucho tiempo” no se ha definido), 82% dijo que lo haría más feliz, 80% dijo que creía que le ayudaría a ganar más dinero y 74% creía que sería más beneficioso para su carrera que buscar otro empleo. No estoy de acuerdo con las dos últimas respuestas. Los jóvenes no deberían cambiar de trabajo cada pocos meses sólo por el cambio, pero Es más probable que consigan un buen sueldo si negocian bien cuando consiguen un nuevo puesto que si se avanzan en la escala de compensación en su primer o segundo trabajo. Los empresarios entienden que los jóvenes se mueven y eso ayuda a demostrar que se puede prosperar en una serie de trabajos diferentes en una misma industria en unos pocos años. Yo diría que es una buena idea quedarse en un trabajo por lo menos un año, pero no tiene por qué ser de tres o cuatro años.

El mensaje para los empleadores es claro: ofrece un plan de ahorro para el retiro a todos los trabajadores, de preferencia con una contribución equivalente, y ofrece también algún tipo de educación continua. O al menos anima a los supervisores a proporcionar retroalimentación y asegurarse de que sus empleados millennials tengan nuevos desafíos.

 

Siguientes artículos

PredPol, el primer software de predicción del crimen
Por

Esta startup californiana hunde su algoritmo en un mar de datos y es capaz de predecir en dónde ocurrirá el siguiente de...