El referéndum llevado a cabo ayer en Escocia, aunque no es país miembro, preocupa y desestabiliza a Europa.

 

 

Economía

PUBLICIDAD

La economía de la zona euro es muy débil; incluso se sube al debate la posibilidad de que entre de nuevo en recesión. Las últimas cifras de algunas economías líderes –como la francesa, italiana y española– se contraen o crecen marginalmente; es lamentable el crecimiento económico, el desempleo y la inflación. Las tasas de desocupación a nivel zona alcanzan el 12%, pero hay países que superan el 24% (Grecia y España). La inflación es ausente. De hecho, el gran tema y por el cual el señor Mario Draghi debe actuar pronto, se llama deflación. Ciertamente, en este sentido se espera que anuncie un QE (expansión monetaria como la implementada en EEUU denominada Quantitative Easing) en octubre para tratar de aliviar a la zona, pero sobre todo para alejar al fantasma de la recesión y deflación.

 

Geopolítica

A una zona deprimida, con graves problemas económicos, poco le ayuda la inestabilidad geopolítica. Para agravar lo anterior, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha complicado más este escenario. Los constantes conflictos militares, además de desestabilizar, traen incertidumbre que le cuesta a la zona. Por otro lado, los embargos de la eurozona y EEUU complican todavía más el desarrollo económico. Nada ayuda el veto en productos agropecuarios y energéticos desde y hacia Rusia; este último es un fuerte aliado comercial de los países miembros.

 

Escocia

¡Lo que le faltaba a Europa..! El referéndum llevado a cabo el 18 de septiembre, en que podría ganar el a la independencia de ese país perteneciente al Reino Unido. Aunque Escocia no es país miembro, esta situación preocupa y desestabiliza. Lo grave es el precedente que esto sienta de llevarse a cabo, así como la incertidumbre en torno de tantas cosas inéditas que podrían suscitarse. Las regiones separatistas en Europa empiezan a animarse a propiciar lo mismo, y esto no abona en nada. Las interrogantes son muchas: ¿Tendrán moneda propia? ¿Cómo le harán para no afrontar una devaluación abrupta? ¿Formarán su banco central? ¿La diplomacia? La deuda que hoy es consolidada, ¿cómo la separan? El petróleo de la zona, el Brent del norte, ¿es sólo para ellos? Y es efectivamente este último punto el que parece estar motivando todo el tema. El petrolizarse, quitarse dependencias e imitar a Noruega, a quienes les ha ido bastante bien con su petróleo.

Nota al lector: Al momento que escribo parece haber un empate; pensamos que va a ganar el NO, lo cual tranquilizaría al mundo y a los mercados.

 

Conclusión

Aunque en la región parece que lo peor ya pasó, no podemos desechar una complicación en su futuro. El cese al fuego sigue siendo dubitativo entre Ucrania y Rusia, el crecimiento económico y la inflación peligran; la separación de Escocia sería, simplemente, ¡lo único que les faltaba!

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CISomozaMusi

Página web: CI Estrategias por Somoza Musi

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Escocia parece renunciar a la independencia
Por

A falta de contabilizar los principales distritos electorales (Glasgow, Edimburgo y Aberdeen), Escocia, aunque dividida,...