Reciclar y reutilizar todos los materiales que forman parte de productos, empaques y envases no es una meta que comienza recolectando los desechos de la calle. Inicia desde que se conciben y diseñan los productos.

El ecodiseño es la base de una economía circular. Y en la industria Mexicana de Coca-Cola diseñamos nuestros envases para que tengan un valor y una vida más allá de su uso original. No importa en qué se conviertan, queremos maximizar su uso infinitamente y minimizar su impacto en el medio ambiente. Todo esto sin olvidar que deben cumplir una función en términos de salud, inocuidad y comodidad.

Nuestra nueva botella azul de Ciel, por ejemplo, es 100% reciclable y reciclada. Todo su material puede usarse en nuevos envases. Los de Sprite y Fresca también son completamente reciclables y reciclados, y estamos trabajando para que, una y otra vez, podamos usar todo su material en nuevos envases y cumplir a cabalidad con el modelo de economía circular.

Estos esfuerzos forman parte de nuestra estrategia más importante y en la que estamos trabajando a nivel global y local, que hemos llamado Mundo Sin Residuos, la cual busca que para 2030 recolectemos y reciclemos todos (en serio, todos son todos) nuestros envases. Además, incluiremos al menos 50% de resina reciclada en todos nuestros empaques.

En México, el manejo del PET es un caso de éxito. Al día de hoy se acopian y reciclan 6 de cada 10 envases. Y de estos, 4 los recuperamos y reciclamos en la Industria Mexicana de Coca-Cola. Por ello creemos que esta experiencia puede ser útil para que otros actores económicos la incorporen en sus objetivos de empresa y gobierno, ampliando así su alcance hacia otro tipo de plásticos diferentes al PET, en donde sólo se recicla 3% del total, y otros materiales.

El mejor ejemplo es trabajar en equipo

Desde hace varias décadas nos hemos comprometido con las acciones de acopio y reciclaje de nuestros envases. Por ello fundamos y continuamos impulsando la asociación Ecología y Compromiso Empresarial, ECOCE, la cual se ha convertido en el mejor ejemplo de que cuando trabajamos juntos, los resultados son exitosos. A través de ella hemos logrado las tasas de acopio y reciclaje de PET más altas del continente americano y una de las mayores del mundo.

Además, gracias a nuestras dos plantas de reciclaje de PET, grado alimenticio –PetStar e IMER–, somos el principal reciclador en México y hemos conseguido que el PET tenga un alto valor y múltiples vidas post consumo. Todo esto sin olvidar que este material cumple también con una función social y económica, al ser una alternativa viable para las actividades que realiza la sociedad en la vida moderna.

En cuanto a la reutilización, que es otro de los componentes fundamentales de la economía circular, la IMCC es líder en envases retornables. Los de PET pueden volverse a usar hasta 25 veces; los de vidrio, hasta 70 veces. Son acciones que aportan grandes beneficios al medioambiente, ya que por cada envase retornable dejamos de producir otros nuevos de resina virgen. Por ello, nos enfocamos también en crecer nuestra variedad de envases retornables, que hoy abarca 43% del total.

Sin duda, asumimos nuestra responsabilidad como el primer eslabón en las labores de reciclaje. Y en convertir estas buenas prácticas ambientales y de producción en una cultura arraigada en nuestra sociedad.

Lo que hacemos en la Industria Mexicana de Coca-Cola para mejorar el manejo de residuos lo hacemos por convencimiento y porque creemos que es lo correcto, pues es parte de nuestra responsabilidad mejorar las comunidades con quien trabajamos, con el valor que ahí generamos.

Por Jesús Lucatero, subdirector de Asuntos Públicos y Sustentabilidad para Coca-Cola México.

@SomosCocaCola

coca-colamexico.com.mx

Te puede interesar: La cadena que fortalece y genera valor para México.

 

Siguientes artículos

Bernard Arnault sumó 5,100 mdd a su fortuna por disparo en ventas de lujo
Por

Arnault es la tercera persona más rica del mundo. Y ahora, se acerca al primer lugar, gracias al aumento del 17% en las...