La familia Cassegrain ha construido durante 65 años una marca que es sinónimo de lujo y clase. Hoy, Longchamp vale 1,500 mdd según nuestros cálculos.

 

Por Brian Solomon*

 

PUBLICIDAD

Los bolsos Le Pliage de Longchamp han sido durante mucho tiempo una aspiración para mujeres de todo el mundo. Ahora el éxito de esa clásica colección francesa ha hecho multimillonaria a la familia detrás de la firma.

En 1948, Jean Cassegrain fundó una empresa de artículos simples de piel dando un giro al tradicional negocio del tabaco de su padre, bautizando a su nueva línea de productos en honor a la pista de carreras de caballos en París. 65 años después, su hijo Philippe administra la compañía, propiedad 100% de la familia Cassegrain, una casa de accesorios de moda que Forbes valúa en 1,500 millones de dólares.

Las ventas de Longchamp se han disparado en los últimos años, en los que la compañía ha sabido aprovechar el crecimiento del mercado de la moda de lujo accesible. En 2012 las ventas fueron de 454 millones de Euros, 16% más que el año anterior y casi 75% más comparadas con 2009. Y esas ventas provienen de todas partes del mundo. Según el diario francés La Croix, sólo el 30% de los ingresos de Longchamp vienen de su natal Francia. Un 30% adicional proviene del resto de Europa, Oriente Medio y África, 25% de Asia y 15% de Estados Unidos.

El fundador Jean Cassegrain falleció en 1972, justo un año después de que la compañía lanzara su primer bolso para mujer. Philippe asumió y amplió el negocio. Las notables líneas de bolsas de cuero y nylon de Le Pliage fueron diseñadas por primera vez en 1993. Desde entonces la compañía ha ampliado su producción a bolsos, carteras, maletas y accesorios.

Hoy en día, Philippe sigue siendo presidente de Longchamp, con su hijo Jean, de 48 años, en el puesto de director general. Sus otros hijos también están involucrados en la operación del día a día: Sophie, de 45 años, es directora artística y Oliver, de 43 años, es director de tiendas en Estados Unidos, donde la compañía abrió su primera tienda en la avenida Madison en 1984.

La familia Cassegrain es sólo la más reciente de una ola de nuevos multimillonarios de la moda. En los dos últimos años, nombres como Tory Burch, Sara Blakely (Spanx), Renzo Rosso (Diesel Jeans), Nicolas Puech (Hermes) y Domenico Dolce y Stefano Gabbana (Dolce & Gabbana) han pasado se han sumado a ese club. Ellos se unen a las filas de otros multimillonarios de la moda como Miuccia Prada, Ralph Lauren, Gerard y Alain Wertheimer (Chanel) y Giorgio Armani.

 

*Zainab Amin, Luisa Kroll, y Chen Liyan contribuyeron a la elaboración de este artículo.

 

Siguientes artículos

Ciberdelincuentes al acecho de los celulares…
Por

Extender una solución de seguridad web de clase empresarial para incluir dispositivos móviles es un buen primer paso hac...