Lo que está cambiando es el modelo de negocios en los medios de comunicación, si bien la audiencia gusta de ver los mismos contenidos, aunque en una plataforma diferente.

 

Hace 19 años, Nicholas Negroponte, fundador del MIT Media Lab, escribía en su libro Ser Digital que los medios de comunicación masiva estaban condenados a desaparecer, y en su lugar quedarían miles de pequeños medios ofreciendo contenidos “atomizados”, es decir, dirigidos a pequeñas audiencias con intereses extremadamente especializados. Se acabaron los tiempos de los gustos estandarizados.

Si usted trabaja en medios de comunicación sabe perfectamente que los tiempos han cambiado. Y la frase no es mero prejuicio: en realidad hay nuevas exigencias y nuevos públicos a la hora de comercializar un medio de comunicación. No es por ser alarmista, pero cabe hacerse la pregunta sobre qué panorama les espera a los medios masivos ante la aparición de un nuevo consumidor mediático y el avance de la tecnología.

PUBLICIDAD

Me la he pasado diciendo que los medios de comunicación tradicionales están en crisis y no estoy exagerando. Aunque tampoco quiero ser malinterpretado y me explico: Las plataformas tradicionales de los medios de comunicación están en una encrucijada frente a los medios on demand y deben reorganizarse o morir. Sin embargo, los contenidos están igual de vivos que siempre, basta con echarle una mirada a los programas que más se consumen en Netflix.

Lo que está cambiando es el modelo de negocios en los medios de comunicación, si bien la audiencia gusta de ver los mismos contenidos, aunque en una plataforma diferente.

Hasta hace algún tiempo, sólo sumábamos plataformas: a la prensa escrita le añadimos la radio, luego la tele, luego el Internet y ya. Sin embargo, los medios digitales cambiaron la perspectiva: por primera vez en la historia, los usuarios deciden qué contenidos ver, además de cuándo y cómo sin necesitar de los medios masivos. Resumiendo, la audiencia tiene el poder de decidir sobre los contenidos. Es decir, cambió el modelo de negocios.

Este dato nos habla de que si bien los medios masivos de comunicación continúan generando contenidos, los consumidores se están acercando a los medios digitales de una manera casi natural. Esto obliga a replantear la manera de crear y dirigir contenidos a una audiencia cada vez más exigente y especializada en un entorno que pone en franca desventaja a los medios tradicionales frente a los medios digitales.

De acuerdo a datos del World Internet Project (WIP) México, en nuestro país tenemos actualmente 59.2 millones de usuarios de Internet. Esto significa que prácticamente la mitad de la población de México se encuentra navegando en la red.

Así, podemos hablar de un panorama en que hay 4 piezas clave del cambio en el consumo de medios que debemos entender para generar los contenidos que demandan los nuevos consumidores.

1.       Los nativos digitales. Son el nuevo público, los llamados también millenials, cuyos hábitos de consumo han cambiado radicalmente el panorama de los medios, al preferir los medios on demand frente a los medios tradicionales.

2.       Medios on demand. La aparición de medios digitales donde los usuarios escogen la programación a la carta representa un fuerte golpe para los medios tradicionales. No sólo se trata de un nueva aplicación, provocarán un cambio muy similar a lo que sucedió con el zapping. Debemos poner especial atención al modelo de negocios Freemium.

3.       Movilidad. El 50% de los usuarios de Internet se conecta a través de dispositivos móviles, si bien puede parecer un dato superfluo, esto incidirá radicalmente en la forma y el lenguaje en que se construyan los contenidos. No es lo mismo crear contenidos para un usuario cautivo frente a un televisor o radio, que aquel que se conecta vía Smartphone o Tablet.

4.       Narrativa Transmedia. Es el nuevo concepto en narrativa: utilizar diferentes plataformas tecnológicas para crear una historia mucho más inmersiva para el público. Será la tendencia para que los medios se renueven y den la batalla a los medios digitales.

Si queremos generar contenidos adecuados para los medos nacientes, debemos estar conscientes que en lugar de trabajar para grandes audiencias, lo haremos para grupos cada vez más segmentados. En ese sentido, no todo es malo, por el contrario, la flexibilidad de la tecnología nos permite experimentar sin invertir tanto como en medios tradicionales. Ándele, vaya a buscar nuevas formas de llegar a su público meta.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Disney recortará divisiones de Internet y videojuegos
Por

Los 700 trabajos que serían eliminados por la compañía  representan un cuarto de la fuerza laboral total de la división....