La lucha contra el robo de combustible, emprendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, prometió ahorros multimillonarios que tendrían un destino final: la construcción de la refinería de Dos Bocas.

“La recuperación de las pérdidas económicas debido al robo de combustible se destinará a la construcción de la nueva refinería”, aseguró Petróleos Mexicanos (Pemex) en una presentación para inversionistas en enero de 2019.

Un mes antes, López Obrador dijo que con el ‘huachicoleo’ de 2018, alcanzaría para financiar 40% de una refinería. Incluso comentó que con la suma de los últimos tres años —casi 150,000 mdp—  se podría pagar un nuevo complejo refinador en nuestro país.

Durante la mañana del 7 de enero, el director general de la compañía estatal, Octavio Romero Oropeza, presumió los resultados de la lucha contra el ‘huachicoleo’: una reducción de 91% en el robo de combustible, lo que significó un ahorro por más 57,900 millones de pesos (mdp).

Pero la megaobra apenas recibió un presupuesto de 41,300 millones de pesos para 2020, incluso un poco menos comparado con el primer año, pero en línea con lo planteado por la administración del político tabasqueño en el arranque de su gestión.

“Para el ejercicio 2020, la inversión financiera incluye 41,300 mdp para dar continuidad a la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, que se lleva a cabo a través de la empresa filial denominada PTI Infraestructura de Desarrollo”, precisó el gobierno en sus criterios generales de política económica para este año.

Durante mayo de 2019, el Consejo de administración de Pemex, encabezado por la secretaria de Energía Rocío Nahle, creó la compañía filial PTI Infraestructura de Desarrollo, encargada de la construcción de la refinería, y autorizó que Pemex Transformación Industrial (TRI) aporte al capital social de la empresa los recursos de preinversión e inversión autorizados para su séptima refinería.

Pemex TRI, con inversión autorizada por 57,500 mdp, solo ejerció 11,000 mdp hasta el cierre de septiembre del año pasado.

Forbes México consultó a la Sener y Pemex sobre el tema, pero no obtuvo respuesta hasta esta publicación.

Incluso el embajador de China en nuestro país aseguró la semana pasada que bancos chinos prestaron 600 millones de dólares para la construcción de Dos Bocas, pero la secretaria lo negó ese misma tarde. Días después, la embajada de la segunda economía más grande del mundo explicó que fue un malentendido y que el funcionario chino se refería al refinanciamiento de líneas crediticias por 8,000 mdd para fortalecer a Pemex, donde participaron dos bancos chinos en junio de 2019.

La obra de infraestructura más importante de este sexenio costará 160,000 mdp, —8,000 millones de dólares—, se construirá en tres años y procesará 340,000 barriles diarios de crudo, según el gobierno de López Obrador.

Lee también: Se redujo en 91% el ‘huachicoleo’ en el primer año de AMLO: Pemex

 

Siguientes artículos

EU extiende licencia a Chevron por tres meses para operar en Venezuela
Por

En enero del año pasado, Estados Unidos impuso fuertes sanciones a PDVSA, que prohíben las importaciones de petróleo ven...