Sony anuncia que tiene los derechos de la cinta, que se espera llegue a las salas de cine en junio de 2014. ¿Valdrá la pena apostar tanto a la permanencia de la popularidad de franquicia?

 

Por Dorothy Pomerantz

 

PUBLICIDAD

Sony anunció hoy que obtuvo los derechos de distribución mundial de la próxima película de Angry Birds, que se prevé llegue a los cines el 1 de julio 2016. Al parecer, varios estudios se disputaban los derechos. En un comunicado de prensa el presidente y la copresidenta de Sony Pictures  Entertainment, Michael Lynton y Amy Pascal dijeron:

A todos los estudios les encantaría agregar Angry Birds a su pizarra. Hay pocos títulos que provocan ese tipo de emociones, esa conciencia de marca y que tienen ese fiel público asociado. Estamos encantados de ser los distribuidores de esta película y esperamos que esto sea sólo el comienzo de lo que será una larga relación con Rovio mientras buscamos maneras de trabajar juntos en futuros proyectos.

Ésta es la más reciente jugada de Rovio para que Angry Birds domine el mundo. Además de los siete juegos de Angry Birds (incluyendo Angry Birds Seasons y Angry Birds Star Wars) existen libros, mercancía y dibujos animados. Rovio incluyó cortos animados dentro de los juegos a partir de marzo pasado, los cuales han sido vistos hasta el momento unas 150 millones de veces.

Es increíble que un juego tan simple haya generado tal gran franquicia. ¿Quién iba a pensar que lanzar pájaros con una resortera resultaría en un negocio con un valor de cientos de millones de dólares?

Sony tiene claramente una enorme fe en la capacidad de resistencia de la marca, que ha estado presente desde 2009. ¿La gente continuará tan obsesionada con el juego dentro de tres años como lo está ahora? Estoy seguro de que mucha gente no piensa que Angry Birds seguiría siendo tan popular tras cuatro años de ser un hit en la tienda de aplicaciones. Los juegos se han descargado 1.7 millones de veces.

Las películas basadas en un videojuego tienen un historial irregular de éxito. La película basada en la película El Príncipe de Persia recaudo 335 millones de dólares en 2010, en el lado opuesto, la reciente Silent Hill: Revelation sólo ingresó en caja 52 millones de dólares (aunque su presupuesto fue de sólo 20 millones).

Pero hasta ahora la gran mayoría de las películas de videojuegos se han basado en juegos serios como Lara Croft y Resident Evil. La película de Angry Birds estará abriendo nuevos caminos. Si lo hace bien, esperen una avalancha de pequeños juegos en consecuencia.

 

Siguientes artículos

Google lanza All Access, su Spotify killer
Por

El buscador, lanzó su nuevo servicio de transferencia de música, en la conferencia anual “Google I/O”; estará disponible...