Por Jesús Rosado*

A diferencia de un banco tradicional, una plataforma abierta en banca es como una tienda departamental que no solo concentra en un solo lugar las marcas favoritas de sus clientes, también le ayuda a coordinar conjuntos y hacer su decoración de interiores. Las plataformas abiertas crean un mercado donde los productores y los consumidores se conectan para tener interacciones eficientes y de valor. El resultado es una tienda de aplicaciones de marca del banco donde los consumidores compran para armar los productos y servicios que necesitan para satisfacer sus necesidades financieras cotidianas, construyendo su propio banco a partir de componentes que saben que funcionarán fácilmente juntos.

En este modelo de negocio, el propietario de la plataforma tiene la oportunidad de mantener la administración de la experiencia del cliente y examinar los productos y servicios de terceros que se ofrecen en esa experiencia. A su vez, el aumento de la demanda les permite extraer rentas económicas de los proveedores.

Estopuede resultar atractivo para los nuevos participantes, ya que les permite agregar innovaciones de productos Fintech al mismo tiempo que se centra en el asesoramiento de los clientes. Para los bancos titulares, la ecuación económica de convertirse en un jugador de plataforma abierta puede ser más desafiante. Si bien un modelo abierto que ofrece los mejores productos de su clase puede ser tentador para los clientes, reemplazar el ingreso del balance por tarifas no siempre es una solución atractiva.

PUBLICIDAD

También puedes leer: El ‘banco de los bancos centrales’ advierte de turbulencia en los mercados financieros

Por ejemplo, una hipoteca de 100,000 dólares con un margen de interés neto del 3% es equivalente a mucho tráfico en una carretera con peaje. Por lo tanto, en lugar de pivotar por completo hacia un modelo de plataforma abierta, estamos empezando a ver como grandes bancos están experimentando con la introducción de productos de terceros en los que no son tan competitivos, o que, por cuestiones de riesgo, prefieren no proporcionar.

Actualmente en Estados Unidos, 8 de los 10 principales bancos tienen algún tipo de proveedor de crédito alternativo que absorba el riesgo de realizar préstamos a pequeñas empresas, creando un modelo de plataforma emergente en ese segmento.

Por supuesto que en un modelo de plataforma abierta también debe haber proveedores. Si bien las fintechs son las más destacadas, también existe la posibilidad de que los bancos tradicionales participen en sus ofertas de productos y creen API’s que permitan un fácil uso “plug-and-play” con plataformas abiertas. Este modelo donde la interacción del cliente se cede al propietario de la plataforma, requiere cambios en la forma en que un banco administra sus recursos, fuerza laboral y tecnología.

Por ejemplo, el enfoque de los gerentes de relaciones y los representantes de ventas bancarias deben evolucionar para enfatizar los clientes B2B, los desarrolladores y los constructores de la comunidad, en lugar de las interacciones B2C. También significa sobresalir en habilidades más amplias, como análisis de ecosistemas, seguridad de API’s y gestión de identidades.

Si bien convertirse en un jugador de plataforma abierta puede parecer atractivo tanto para los nuevos operadores como para los titulares, es interesante preguntarse si el banco de plataforma abierta es solo un punto intermedio en el camino hacia plataformas de estilo de vida, donde los servicios financieros es solo una.

La especulación es generalizada de que empresas de retail comenzará a ofrecer una gama más amplia de productos de servicios financieros minoristas que el lugar de generar intereses, ofrecerá descuentos en otros productos y servicios como compensación por mantener sus saldos en esa cuenta, saldos que podrían estar asegurados por estar retenidos en un balance bancario regulado.

En China, una aplicación de mensajería instantánea ya se ha convertido en una verdadera plataforma de estilo de vida donde los consumidores pueden realizar una gran variedad de transacciones financieras y no financieras sin salir de la aplicación.

En una era de creciente fragmentación, los bancos podrían optar por establecer plataformas de Banca Abierta que se centren en la agregación de servicios financieros.

Sin embargo, sospechamos que muchos bancos aceptarán que competir contra aplicaciones de mensajería instantánea o plataformas de comercio electrónico y otras grandes empresas del mundo es una propuesta perdedora, y deciden enfocarse en ser un proveedor de productos en lugar de tratar de controlar la relación con los clientes.

 

* Jesús Rosado es Senior Manager de la industria de Servicios Financieros en Accenture México.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los productos de una economía irracional
Por

La economía, una ciencia compleja y difícil de entender. Pero, ¿realmente les interesa comprenderla?