Del 12 al 16 de noviembre se dará cita “la crema y nata de quienes toman decisiones en el cine”, en un festival que es ya un referente para la industria y cada vez tiene mejor acogida entre el público.


Pese a tener un fuerte arraigo en los mexicanos, el cine sigue sin consolidarse en su totalidad como una industria sustentable, en buena medida por todas las dificultades financieras que conlleva su producción, distribución y promoción. Hasta ahora. Con apenas dos ediciones tras de sí,
Los Cabos International Film Festival (antes El Baja International Film Festival, Los Cabos) logra consolidarse este año no sólo como una oleada de aire fresco en el amplio abanico de festivales cinematográficos del país, sino como una plataforma sólida y única para su producción y distribución.

Alonso Aguilar-Castillo, director del festival, en entrevista con Forbes México nos cuenta que ya hacía falta voltear hacia el norte, un terreno fértil y saludable en cuanto a la industria cinematográfica se refiere, donde, además, su ubicación geográfica permite que la gente que hace cine en Estados Unidos y Canadá (eje industrial al que va dirigido el festival) se acerque y conozca las propuestas más frescas y arriesgadas.

 Alonso Aguilar-Castillo, director del festival.

PUBLICIDAD

 [Alonso Aguilar-Castillo, director del festival]

Detrás de esta festividad cinéfila, llena de complejidad, trabajo y esfuerzos de distinta índole, en la que en tan sólo dos años se han logrado producciones cinematográficas importantes, para Aguilar-Castillo hay una lógica muy simple:

“Si no habían participado antes es porque no se conocían. Y el festival es así de sencillo: se conocen, se ven las caras, conviven juntos y listo: se dan las cosas.”

Los Cabos International Film Festival se distingue no sólo por su inclinación ante propuestas nuevas e independientes con deseo de internacionalización, sino que ataca varios aspectos que lo hacen único: de acuerdo con el sitio especializado Latam Cinema, el festival es el que más fondos otorga en premios a nivel Latinoamérica (más de 250,000 dólares),  es accesible en cuanto a su convocatoria, ya que todo aquel que tenga una idea, bosquejo, producción incompleta o finalizada, puede participar en las distintas categorías de premiación. Además, su oferta cinematográfica también contempla la intención de generar públicos. Alonso Aguilar-Castillo dice que la propuesta en pantalla de esta tercera edición abarca cerca de 35 producciones, en que se plantean las voces independientes más vibrantes de la región, estrenos internacionales y galas, que no sólo se ciñen al cine de autor, sino también a producciones comerciales de consumo amplio.

En tan sólo dos emisiones, el festival logró duplicar su afluencia pasando de cerca de 7,000 asistentes a casi 14,000, aspecto que ha llevado al festival a precisar su perfil y facilitar su acceso para esta tercera edición, con paquetes y descuentos en viajes, hoteles y restaurantes.

Del 12 al 16 de noviembre en Cabo San Lucas se darán cita cerca de 600 invitados que, en palabras del director del festival, “son la crema y nata de quienes toman decisiones en el cine; todos juntos desayunan y conviven”. Una experiencia que sin lugar a dudas tiene un valor añadido por su ubicación, en la que playa e industria cinematográfica confluyen en una sinergia festiva que congrega los esfuerzos de la iniciativa privada, el gobierno y sus instituciones (Conaculta, Secretaría de Turismo, Imcine, gobierno de Los Cabos, Cinemex, moviecity, etcétera), así como de los medios especializados y una comunidad deseosa de apropiarse del festival. En suma, una experiencia especial y sin precedentes a nivel negocios y cultura para la zona norte del país.

 

Los premios

Desde un cuento corto o una historia terminada, que no distingue entre ficción o documental, los participantes se pueden hacer acreedores a los siguientes premios que facilitarán la concreción de sus proyectos cinematográficos:

Premios de la Selección Oficial:

–  Competencia Los Cabos: 15,000 dólares en efectivo para el productor de la película. México Primero: 15,000 dólares para el director de la película. Además, el aliado del Festival, moviecity, elegirá una de las películas de México Primero para la compra anticipada de derechos de transmisión para América Latina y el Caribe, ofreciendo un premio de 40,000 dólares.

 

Premios de Industria:

–  Work in Progress México: 10,000 dólares en efectivo a la producción de la película. A su vez, moviecity elegirá una de las películas de Work In Progress para la compra anticipada de derechos de transmisión para América Latina y el Caribe, ofreciendo un premio de 30,000 dólares.

–  Foro de Coproducción México-Estados Unidos-Canadá: 8,000 dólares al proyecto ganador. Los representantes de cada proyecto participante tendrán acceso a una serie de reuniones uno a uno con miembros de la industria internacional y con potenciales coproductores que participarán en el festival. Además, los cuatro proyectos mexicanos participantes tendrán la oportunidad de ser seleccionados para ser invitados a los foros de coproducción con los que Los Cabos Film Fest tiene alianzas establecidas: Tribeca Film Institute, Strategic Partners, Moscow Business Square y DOCSDF.

–  Por segundo año consecutivo, el Gabriel Figueroa Film Fund otorgará un total de 138,240 dólares en premios.

Como precisa su slogan, el festival no sólo es ver ‘qué están haciendo los vecinos’. En palabras de Alonso Aguilar-Castillo, “si eres cinéfilo, te encontrarás con un tipo de cine que no verás en ningún otro lugar. Además habrá mucho networking, que implica utilidad en su lógica. Se trata de generar ‘cantera’, talentos y públicos tempranos que crezcan con el festival”.

[youtube id=”nbh2gHxP6q0″ width=”620″ height=”360″]

 

Contacto:

Twitter: @Raika83 

Correo: [email protected]

 

Siguientes artículos

El elíxir escocés que triunfó en México
Por

Este whisky lleva sólo dos años en México y ya ha duplicado sus ventas. Ian Millar, embajador de la marca Glenfiddich de...