Por Alfonso Ramírez

Centroamérica y el Caribe representan una oportunidad de negocio para la venta de muebles de lujo para oficina, a pesar de factores como el bajo PIB de algunos países, los fenómenos naturales que azotan la zona y la falta de conexión logística que complica la penetración de las empresas.

El mercado de mobiliario ejecutivo tiene un valor de 60 millones de dólares (mdd) en Centroamérica, calcula Herman Miller, consultora y proveedora para este nicho, la cual vendió 6 mdd en el Istmo.

De acuerdo con sus estimaciones, en el Caribe este segmento asciende a 40 mdd, de los cuales la compañía vende alrededor de 5 mdd. Entre Puerto Rico y República Dominicana generan el 80% de lo absorbido por la zona.

PUBLICIDAD

Al hablar de las oportunidades, Costa Rica es considerado un concentrador de empresas estadounidenses, mientras que Honduras tiene proyectos de ciudad y gobierno que requerirán nuevos edificios, asegura Diego Cervantes, vicepresidente de Ventas de Herman Miller México y Latinoamérica. Esto permitirá que la compañía avance en la región y apueste por más distribuidores.

Pero el sector de muebles para oficina enfrenta el problema de la falta de vías terrestres de primer nivel, por lo que la gran mayoría de entregas tiene que ser por barco: “Las carreteras mexicanas hacia el centro de Guatemala no permiten entregar las mercancías estables, si hay carreteras malas el producto va brincando y se daña fácilmente”, asegura Cervantes.

Puedes leer:  Woment Export, la iniciativa costarricense para impulsar a las mujeres

Además, los problemas sociales del Istmo representan riesgos para cualquier empresa. Por ejemplo, opina que con la crisis social que permea en Nicaragua, la inversión extranjera se retrae para el país centroamericano: “Sí nos afecta, ya que la mayoría de nuestros clientes en Nicaragua son empresas multinacionales americanas o foráneas”, ahonda el ejecutivo.

Añade que República Dominica también tiene grandes posibilidades de crecimiento, debido a la apertura comercial que muestra, pero deja claro que carece de la cobertura en cuanto a proveeduría que poseen otras zonas como México y Centroamérica.

Por lo tanto, no es un mercado sencillo: “Tienes el factor del clima, como el Huracán María que devastó Puerto Rico el año pasado, el cual afectó el mercado y el nivel de ventas. Incluso hasta estos momentos, hay una parte todavía de la isla que ni siquiera tiene luz”, explica el directivo de Herman Miller.

 

Siguientes artículos

ONU pide aval a la candidatura presidencial de Lula
Por

El Comité de Derechos Humanos de la ONU pidió al gobierno de Brasil permitir que Lula compita por la presidencia, aun de...