Los costos de este padecimiento no sólo implican medicamentos oncológicos, sino además un tratamiento de aproximadamente tres años y por lo menos dos años más en los que el niño permanece en vigilancia.

 

 

De acuerdo con la Dirección de Estudios Epidemiológicos del Centro Médico Siglo XXI, cada año se detectan cerca de 3,800 casos de cáncer en niños en México país, de los cuales 50% son atendidos en hospitales del sector salud.

Se trata de una situación que afecta a cientos de hogares año con año. Cuando a un niño le diagnostican cáncer, esta realidad se convierte en un desafío casi imposible de vencer, sobre todo si la familia es de escasos recursos. Los costos de este tratamiento no sólo implican medicamentos oncológicos, sino además un tratamiento de aproximadamente tres años y por lo menos dos años más en los que el niño permanece en vigilancia. Todo esto conlleva costos importantes materia emocional y económica.

Aquellos que no han tenido que atravesar esta odisea, difícilmente logran dimensionar la cantidad de gastos que esta enfermedad implica para la familia. Debemos tomar en cuenta que los padres deberán pagar:

  • Traslado del niño y su acompañante desde su lugar de origen hasta el centro médico donde recibe atención.
  • Hospedaje y alimentación del niño y su acompañante durante el tratamiento.
  • Estudios de laboratorio e imagenología, no incluidos en el Seguro Popular.
  • Medicamentos complementarios tales como: citoprotectores,  antieméticos, antibióticos, antiácidos, antihistamínicos, entre otros.
  • En caso de ser necesario, prótesis de diferentes tipos.
  • Y, finalmente, estudios o apoyos especiales como es el caso del neuronavegador.

Gracias al Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular, parte de los gastos relacionados con medicamentos están cubiertos ya que se contemplan en el cuadro básico junto con la atención hospitalaria y médica.

Sin embargo, en ocasiones este apoyo no es suficiente y es ahí donde entra el papel de la asistencia privada. Considerando ya el apoyo que otorga el Seguro Popular, si se desea garantizar la supervivencia del pequeño, es necesario invertir hasta 150,000 pesos adicionales en tratamientos complementarios. Si, por el contrario no se cuenta con esta protección, el tratamiento de un niño menor a 18 años puede llegar a costar cerca de 250,000.00 pesos.

Finalmente, para el tratamiento de un joven entre los 18 y los 21 años de edad, el costo se eleva hasta alcanzar los 400,000 pesos.

Tan solo en 2012, Institución Casa de la Amistad para Niños con Cáncer invirtió  20.15 millones de pesos en medicamentos para niños y jóvenes con cáncer.

Los costos económicos, físicos y emocionales generados por esta enfermedad se pueden disminuir si la enfermedad se detecta a tiempo y el paciente recibe atención médica oportuna y adecuada. De ahí la importancia de concientizar a la población mexicana sobre este mal.

 

Contacto:

 

Facebook:  Casa de la Amistad para Niños con Cáncer, I.A.P.

Twitter: [email protected]

Página web: http://www.casadelaamistad.org.mx/

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

Cómo impulsar tu marca sin fórmulas gastadas
Por

No es que conectar con los clientes resulte más difícil, es sólo que se requiere un poco más de creatividad. He aquí alg...