Las elecciones presidenciales de Estados Unidos que se llevarán a cabo en noviembre de este año podrían definir el estatus legal e incluso dar un panorama más claro al futuro de los “dreamers”, jóvenes inmigrantes que ingresaron a ese país de forma irregular solos o con sus padres con el objetivo de hacer vida en esa nación, adoptar su idioma y hasta la cultura. 

La sorpresiva decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos del pasado jueves para evitar la suspensión del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) representan un alivio momentáneo para alrededor de 800,000 jóvenes “soñadores” la mayoría de ellos de origen mexicano. 

Sigue la información sobre el mundo en nuestra sección Internacional

Pero la verdadera batalla en torno a las políticas migratorias del país gobernado ahora por Donald Trump, se presentará en las elecciones de este año, apunta Jasmin Singh, experta en temas migratorios con despacho en Nueva York y México. 

Los nueve jueces (del Tribunal Supremo) en sus decisiones estuvieron de acuerdo con que Donald Trump tienen el poder de terminar el programa, pero cinco de los jueces señalaron que no lo hizo de manera correcta, o de acuerdo con lo que marca la Ley Administrativa, que guía como un presidente debe de cancelar un programa que fue creado del poder ejecutivo y Trump no siguió esos pasos”, apunta Sing en entrevista con Forbes México. 

El programa DACA fue creado en junio de 2012 por un decreto presidencial de Barack Obama para ofrecer una solución temporal para jóvenes inmigrantes que se enfrentaban, sobre todo, a problemas para continuar sus estudios o conseguir empleos debido a su estatus migratorio. 

Los jóvenes por el momento están protegidos, pero las elecciones van a afectar su futuro. Si Trump gana otra vez, va a volver a intentar quitar este programa y ya sabe como quitarlo y seguramente en La Casa Blanca no van a cometer los mismos errores”, explicó la también integrante de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración. 

Sigue las noticias de la política mexicana en este enlace

Entre los jóvenes protegidos hasta este momento por DACA está Letty Herrera, licenciada en Sociología, graduada de la Universidad Estatal de California, San Bernardino, de origen oaxaqueño que llegó a Estados Unidos a los ocho años. 

“Mi niñez fue muy difícil porque no sabía inglés, me sentía perdida, era un shock cultural, siempre supe que era indocumentada pero no sabía las batallas que iba a tener que enfrentar para estudiar por mi estatus. 

Cuando entre a la universidad gracias a DACA obtuve una beca y me ayudó a pagar mi universidad y empecé a involucrarme con la comunidad, mi campus y empecé a abogar por los derechos de los estudiantes indocumentados en mi universidad”, relató la joven integrante de Fuerza Migrante en entrevista con este portal. 

Como casi todos los jóvenes inmigrantes, Hernández sabe que un periodo presidencial más para Donald Trump sería una sentencia negativa a todo el movimiento migrante que acompaña y aunque no tiene derecho para participar en las elecciones del país que la vio crecer, sí colabora con la campaña electoral en California. 

“Nuestra meta es que los que puedan votar usen ese privilegio y unamos esa voz, tiene que ir a noviembre a votar para sacar a este presidente Trump porque otros cuatro años más no sería bueno para nosotros y la comunidad inmigrante en general”. 

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Opción Biden 

Joe Biden, el candidato demócrata en la contienda electoral, podría contar con una propuesta más integral para que no solo los dreamers regulen su estatus migratorio, sino otros selectos grupos de personas que llegaron a Estados Unidos de manera irregular, señala Singh. 

“Biden fue vicepresidente de Obama, mi perspectiva es que va a seguir los mismos pasos e ideas que tuvo Obama, en 2012 intentó reforma sistema de inmigración, pero no pasó en el Senado y al final crearon Daca. Biden va a querer  ayudar a los papás de los Dreamers, porque Obama creó un programa que se llamó TAPA y eso era para los papás de estos dreamers, si entraron de forma ilegal, pero si han pagado impuestos, si han vivido por una cantidad de años establecida  podrían sacar una residencia”, apuntó la abogada. 

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes Centroamérica

Sin embargo, también advierte que Barack Obama fue uno de los presidentes con más llevó a cabo deportaciones durante su periodo administrativo, lo cual podría ser un eso para la carrera electoral de Biden. 

Letty Hernández señala que aunque Biden representa una opción más deseable, existe un plan para continuar presionando por reformas migratorias integrales que beneficien a todos las personas que llegaron a esa país a trabajar y desarrollarse. 

“Queremos que también incluyan a nuestros padres queremos ampliar ese panorama e incluir a toda la comunidad indocumentada”. 

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

desciende desempleo estados unidos
Disminuye cifra de solicitudes de ayuda por desempleo en EU
Por

Solo la semana pasada se contabilizaron más de 1,3 millones de solicitudes para el programa de subsidio; el promedio ant...