Por Nayeli Durand

En México, los feminicidios cercanos a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) son obras del crimen organizado, según refirió recientemente María Salguero creadora del Mapa de Feminicidio, quien advirtió que el modo en que operan los grupos criminales relacionados con el huachicol tiene un elemento identificador, y es que casi todo el tiempo son ejecuciones directas, pocas veces se da presencia de violencia o tortura.

Tan sólo en el área en la que imperan los grupos criminales pertenecientes al Cartel de Santa Rosa de Lima y el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), los cuales están enfrascados en el control de territorio, por la ordeña de hidrocarburos, se ha elevado la cantidad de feminicidios hasta un 90%, según relató Salguero en entrevista para Infobae México.

Los feminicidios en Guanajuato se dan a las zonas cercanas de los ductos de Pemex (Foto: Infobae/María Salguero)

En las áreas que rondan los ductos de Pemex de Guanajuato además del huachicoleo, hay un alto índice de feminicidios. En el 2017 se registraron 171 feminicidios y en el 2018 se contabilizaban “326 asesinadas”, según informó Salguero.

“No tenemos claro el papel de la mujer en el huachicoleo porque es difícil saberlo y no hay testimonios al respecto, pero sabes que se está peleando la plaza, se está peleando por el control de huachicol por extraer los ductos de Pemex, sabes que hay cárteles que están involucrados, los modus operandis, que llegan sicarios armados, las ejecutan o las levantan”.

Estos datos se han elevado con respecto a otros territorios en los que anteriormente se registraba una gran cantidad de asesinatos de mujeres como en Tijuana, en el estado de Baja California, donde hubo alrededor de 245 y a penas por debajo del Estado de México que registró 400 durante el 2018.

Esta es la cantidad de feminicidios alcanzados en el 2018 (Foto: Infobae/María Salguero)

Estos feminicidios en la zona del huachicol presentan en su mayoría una característica en común, que los cuerpos encontrados están marcados con el sello del crimen organizado, y por dichas características se les puede considerar ya sea un ajuste de cuentas o bien la posible participación de las víctimas en los negocios de los cárteles.

“Las encuentran con el sello del crimen organizado, es decir maniatadas, amordazadas, torturadas, con un narco mensaje, a veces llegan y las acribillan en la vía pública es decir que un comando armado la asesinó a balazos y manejan más la ejecución, casi no se hallan (cuerpos) con lesiones y con huellas de tortura”.

De acuerdo con estos análisis realizados por la geofísica, en los casos de mujeres asesinadas en Guanajuato en el 2018 más de la mitad se perpetraron con armas de fuego, mientras que sólo en el 19.6% la víctima estuvo acompañada de un hombre cercano.

Dentro del análisis de asesinatos de mujeres en Guanajuato, Salguero encontró que durante tres de los enfrentamientos que tuvieron estos cárteles coincidieron con el repunte de homicidios de mujeres en la zona.

Señaló que el primero se dio el 17 de agosto cuando el Cártel de Santa Rosa de Lima retó al Cártel Jalisco Nueva Generación, posteriormente, el 26 de agosto las amenazas se dieron a la inversa, y el tercero el 7 de diciembre, cuando el cártel de Lima incursionó en Las Brujas, Salamanca, y retó al otro cártel.

Como los decesos no presentan en su mayoría rasgos de violencia, no se ha declarado a Guanajuato como un estado con Alerta de Violencia de Género, pues dichos homicidios no están considerados como feminicidios.

Sin embargo, se presume que las víctimas podrían no estar vinculadas a las organizaciones criminales.

 

Siguientes artículos

FMI, a la espera de reconocimiento de Juan Guaidó por parte de integrantes
Por

El reconocimiento oficial sería el primer paso exigido antes de que se pudiera preparar cualquier programa de financiami...