Los jugadores del Tri utilizarán el aparador brasileño para intentar salir al extranjero o, en su defecto, para elevar el precio de sus cartas y así obtener un mejor salario. Un caso llama la atención: la carta de Carlos Gullit Peña, que podría tasarse en 10 mdd.

 

Por Iván Rivera Bust

 

El futbol mexicano es, desde hace una década,una buena fábrica de jugadores para exportación. A veces en mayor número y en otras con efímeras participaciones. El hecho es que el futbolista mexicano es ya un referente en los mercados internacionales.

El Mundial de Brasil no será la excepción. Los futbolistas podrían mejorar sustancialmente su situación económica. De inicio, la rumorología ya se desató, de tal suerte que elementos como Carlos Gullit Peña, Raúl Jiménez, Luis Montes, Paul Aguilar y Miguel Layún, entre otros, tendrían casi asegurado su lugar en un equipo de Europa; incluso,si el Tri no pasara de la primera ronda.

“Los contratos de los jugadores tienen de facto un precio, pero los que pertenecen a la selección y se consolidan en ésta valen más, sin tomar en cuenta los contratos por publicidad que pueden adquirir en grupo o individualmente”, afirma Luis Ramón Carazo, consultor de empresas y experto en negocios deportivos.

 

Gracias, patrocinadores

grafico_heroesMéxico está entre las 15 selecciones que más anunciantes tienen, y Brasil 2014 será un verdadero escaparate para un gran número de seleccionados nacionales que defenderán sus colores, pero también los de sus patrocinadores.

“En promedio, lo que un jugador gana durante toda la eliminatoria hacia el Mundial, un periodo que implica tres años aproximadamente, oscila entre 5 y 12 mdd, dependiendo de su prestigio y del papel que desempeña en la cancha”, dice el también catedrático del ITAM.

Así, el mediocampista del León, Carlos Gullit Peña, es, quizá, el que mayor potencial y proyección pudiera tener en tierras brasileñas. Hace un año, su contrato ascendía a 1.6 mdd, y hoy se tasa en 3.1 mdd. Bajo ese entorno se habla del supuesto interés de equipos ingleses, además del Palermo de Italia y la Real Sociedad de España. El tema es que si tiene un buen desempeño, el León podría tasarlo entre 10 y 15 mdd; es decir, podría costar hasta cuatro veces más que su valor actual, con un incentivo más que importa mucho en Europa: sólo tiene 24 años.

“Además del Gullit, (Raúl) Jiménez e (Isaac) Brizuela pueden ser material de exportación y duplicarían, por lo menos, su valor de contrato”, asegura Luis Ramón Carazo.

Es el caso de Rafael Márquez, quien tiene un contrato de menos de 1.5 mdd. A sus 35 años de edad genera entre 6 y 10 mdd por contratos de publicidad. Otro caso es el DT Miguel Herrera, quien ha sabido sacarle jugo a su figura.

“Miguel, en este corto periodo, acumulará a su cuenta bancaria mínimo 5 mdd. Todo bajo los canales legales, ya que en la mayoría de los comerciales no se ostenta como el DT del Tri, sino simplemente como Miguel Herrera”, dice Luis Ramón Carazo.

El otro caso es Oribe Peralta, quien en términos de imagen, percepción y publicidad es el vivo ejemplo de la “mercadotecnia de emboscada”, que es aquella en la que una marca, sin tener los derechos de la selección, contrata a algunos de sus jugadores para que las promocionen, sin decir necesariamente que son seleccionados, cuando eso, al final del día, es un hecho sabido.

 

El desempeño no lo es todo

Para el Mundial de Brasil, México llevará a jugadores que se podrían beneficiar únicamente por su desempeño en la cancha y a otros por su carisma. “Los jugadores tienen dos valores: uno, intrínseco, que es todo lo relacionado con la cancha; otro, el carisma y su trascendencia en la tribuna”, añade Carazo.

Tal es el caso de Javier Hernández, el futbolista mexicano mejor pagado. Carlos Vela ostenta la carta más valiosa, pero el Chicharito ha generado una fortuna gracias a su imagen, que viste varios productos y marcas. El Chicharito está valuado en 22.1 mdd, pero hace un año llegó a estar tasado en 27 mdd. Una destacada actuación en Brasil le significaría elevar el precio de su carta, e incluso que otro equipo se interese en él.

Una gran ventaja para el seleccionado mexicano es que varios equipos, además de fijarse en sus cualidades futbolísticas, encuentran en él un valor adicional que podría ser bien explotado en las conciencias de Estados Unidos, donde el futbol ya es parte del abanico deportivo de los fines de semana.

Brasil 2014 podría significar para varios jugadores mexicanos su consolidación en su carrera futbolística. Varios de sus integrantes están tasados entre 3 y 4 mdd. Si no se colocan en el mercado europeo, permanecerán en México, pero ahora costando entre 5 y 8 mdd, dependiendo de su posición y actuación en Sudamérica.

Como ejemplo hay dos jóvenes que son seguidos en Europa: Raúl Jiménez y Carlos Peña, quienes podrían gozar de un punto de inflexión en sus carreras, después del proceso mundialista. ¿A cuánto llega el optimismo? A 20 mdd con algunos equipos europeos. ¡Claro!, la mayor porción de este estimado quedaría en las arcas de sus clubes, aunque Brasil podría ser finalmente el mejor negocio para su causa.

mexico1
 

Siguientes artículos

Los patrocinadores del Mundial tiran la casa por la ventana
Por

Los últimos meses han sido de vacas gordas en las agencias de publicidad. Las grandes marcas buscan subirse a la ola de...