Las emisiones de diversos gasas peligrosos y que más daño hacen a la capa de ozono provienen de varias provincias del este de China.

El año pasado, un observatorio atmosférico en Hawái, Estados Unidos, detectó el repunte de los niveles de triclorofluorometano (CFC-11), un potente destructor de la capa de ozono.

Todo indica que el sector de la construcción de este país usa clandestinamente el CFC-11 de forma masiva, lo que podría ralentizar la recuperación del manto protector de la Tierra.

El este de China ha multiplicado sus emisiones de CFC-11 hasta 13,400 toneladas anuales entre 2014 y 2017, de acuerdo con el diario El País.

La prueba definitiva la han aportado dos medidores situados en Corea del Sur y Japón: al triangular sus datos y alimentar con ellos varios modelos de la circulación del aire han llegado hasta una decena de provincias del este de China.

Te recomendamos 

Guerra comercial China-EU beneficiará a empresas mexicanas: Oriol Bosch

 

Siguientes artículos

Cannes | Días 9 y 10: Parásitos con estilo
Por

El Festival de Cannes comienza a dar signos de que pronto llegará a su fin.