Las empresas chinas Baidu, Alibaba y Tencent, también conocidas como BAT, y otras, se pelean el talento internacional para mantenerse en la cima de Internet.

 

Por Russell Flannery

 

PUBLICIDAD

Aunque la salida a bolsa de Alibaba en septiembre pasado fue todo un suceso, el listado de grandes empresas de tecnología chinas en los mercados de valores de Estados Unidos ya no es noticia. NetEase, liderada por William Ding (número 19 en la lista de los más ricos de China), salió a bolsa en EU en el año 2000. El motor de búsqueda Baidu, dirigido por Robin Li (el 2 en esa misma lista) se hizo pública en 2006. En vez de las OPIs, la historia más importante de este año puede ser la forma en que la expansión de las compañías chinas está aprovechando a Estados Unidos y a otros recursos internacionales.

Tomemos a Bryan Catanzaro, quien tiene un doctorado en Berkeley y quien trabaja en Silicon Valley en el aprendizaje profundo de las computadoras. Él está encantado de haberse unido en un nuevo puesto de trabajo este año con Andrew Ng y Adam Coates, con quienes colaboró ​​en la época en la que ellos estudiaban en Stanford y él trabajaba en Nvidia. ¿Fundaron una startutp? Más bien son empleados de Baidu en California.

Los gigantes chinos Baidu, Alibaba y Tencent, también conocido como BAT (murciélago), y otros se pelean ese talento para mantenerse en la cima de Internet en China, o entre los más ricos del país. Jack Ma de Alibaba es ahora el número 1, mientras que Ma Huateng de Tencent es e número 3.

“Si nos fijamos en las empresas BAT, ya están en porcentajes insosteniblemente altos de participación de mercado en China. Es por eso que se ve a Tencent expandiendo agresivamente —con éxito— WeChat  fuera de China, a y Baidu y Alibaba intentnado emularlo”, dice Gary Rieschel, socio director de Qiming Ventures, en Shanghai, que ha invertido 1,000 millones de dólares en China.

“El talento senior extranjero será fundamental, sobre todo mientras más complejo sea el producto y el servicio”, dice Rieschel. Este año se han visto deserciones de alto nivel de empresas occidentales como Microsoft que han beneficiado a las grandes firmas chinas.

No se trata sólo de robo de talento, también hay un gran flujo de capital desde China. “La razón principal por la que las grandes empresas de Internet en China están en EU es encontrar alianzas con nuevas empresas o invertir en tecnología, aunque también les gustaría entrar en el mercado”, dice Thor Chuan, director gerente de Highland Capital en Shanghai.

A los emprendimientos estadounidenses “les encanta tomar el dinero de los socios chinos”, dice Thor. ¿Por qué? “Una de las razones es que pagan valuaciones relativamente altas.” En comparación con China, las valuaciones de las startups de EU son razonables. El potencial de crecimiento de los pretendientes chinos es otro de los atractivos.

“El talento, el capital y la tecnología van a estar más integrados en el futuro”, dice Rieschel. Entre las BAT y Xiaomi, la estrella de telefonía móvil de China, ha habido más de 100 inversiones de riesgo y transacciones de fusiones y adquisiciones en los últimos cuatro años, dice Reischel. “Eso va a mantener el buen ritmo.” Sin embargo China también enfrenta riesgos, advierte Thor, sobre todo cuando se trata de la cultura empresarial. Las empresas japonesas buscaron globalizarse cuando el país estaba inundado de capital de hace dos décadas, pero muchas de ellas no tuvieron éxito. ¿Lo lograrán las chinas? “No se trata de si hay dinero disponible”, dice. “Hay preguntas más grandes en el futuro y tienen que ver con la cultura y la reputación.”

 

Siguientes artículos

Gobierno y libros electrónicos
Por

Contrario a la ley, el gobierno limita la adopción de modelos de distribución digitales, al no darles espacio para compe...