A medida que la población mundial crece y envejece, y dada la alta incidencia del cáncer, la investigación e infraestructura oncológica es una de las áreas que más promete, estima la firma suiza.

 

Por Jennifer Wang

PUBLICIDAD

Las tasas de interés persistentemente bajas, los cambios demográficos y un nuevo enfoque en la responsabilidad social hacen que las inversiones en proyectos de investigación e infraestructura oncológica encabecen las opciones a largo plazo para los fondos con patrimonio neto ultra alto, de acuerdo con la perspectiva de UBS Wealth Management para 2016.

Con la caída de las tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida, muchas naciones desarrolladas se enfrentan a un futuro en el que su población repuntará en una proporción sin precedente. En Estados Unidos, el número de personas que tiene 65 años o más será de más del doble de los 44.7 millones de 2013 y alcanzará 98 millones en 2060, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de ese país. Al mismo tiempo, el cáncer se ha convertido en una de las principales causas de muerte a nivel mundial, y afecta de manera desproporcionada a las personas mayores. Para la American Cancer Society, 78% de diagnóstico de cáncer se concentra en los pacientes de 55 años o más.

Sin embargo, en los gobiernos hay una reticencia constante a invertir fuertemente en investigación e infraestructura, dejando huecos que pueden ser llenados por los inversionistas privados, en particular de ultra alto patrimonio neto que pueden permitirse concentrar una parte de su cartera durante mucho tiempo, dice el jefe global de Inversión de UBS, Mark Haefele. La firma financiera define el valor neto ultra alto como personas que tienen más de 10 millones de dólares (mdd) en activos invertibles, o más de 50 millones de francos suizos para su clientela suiza.

UBS ve la investigación oncológica como una opción que combina múltiples tendencias a largo plazo. Mientras que las inversiones biotecnológicas pueden ser arriesgadas –que muchos medicamentos son abandonados tras engullir cientos de millones de dólares en investigación y ensayos clínicos– la recompensa puede ser casi ilimitada. Un ejemplo es Opdivo, de Bristol-Myers Squibb, el fármaco para inmunoterapia que fue aprobado por la FDA para su uso en el melanoma avanzado en diciembre de 2014. Las ventas se dispararon en el último trimestre, generando 305 mdd en ingresos, poniendo a Opdivo en camino a convertirse en un fármaco de 1,000 mdd.

Hay otro factor a favor de las inversiones de mayor riesgo: la lenta rentabilidad del mercado (el índice S&P500 sólo vio un repunte de 0.83% en el último año). Junto con los tipos de interés históricamente bajos, incluyendo las tasas de interés negativas de algunas naciones europeas, y los inversionistas se ven obligados a alejarse aún más en el espectro del riesgo para obtener ganancias. La naturaleza de los fármacos contra el cáncer –que son capaces de salvar una vida o extenderla con una mejor calidad de vida– también se traduce en aprobaciones más rápidas de la FDA en comparación con otros tratamientos, dice Haefele.

El movimiento mundial hacia la vida urbana crea nuevas oportunidades para las inversiones privadas. Según Naciones Unidas, 66% de la población mundial residirá en zonas urbanas en 2050, por encima del 54% de 2014. Esto se traduce en 2.5 millones de personas más viviendo en las metrópolis. “¿Financiar el crecimiento de la infraestructura en torno a las ciudades es a la vez un enorme desafío, pero también una enorme oportunidad”, dice Haefele, quien señaló que incluso las ciudades nuevas en desarrollo con frecuencia tienen cimientos débiles. Las áreas en las que UBS es particularmente alcista incluyen las energías renovables, el agua potable y la infraestructura digital.

A medida que los millennials comienzan a tomar el control de su fortuna de la familia, hay un deseo creciente de activos para obtener rendimientos saludables, sino también contribuir a un bien mayor. “La próxima generación a menudo piensa en el dinero de una manera diferente, y tiene una misión diferente, y requiere más del dinero”, Haefele señaló. “Así que hemos visto un interesante aumento de ideas en torno a la inversión socialmente responsable, la inversión sostenible, la inversión de impacto.” La mentalidad cambiante es un buen augurio para la investigación e infraestructura cáncer de proyectos, los cuales requieren un compromiso a largo plazo y un grado de fe, pero podríamos enriquecer la riqueza de los inversores y la calidad de vida para el resto de la sociedad.

 

Siguientes artículos

Inflación alcanzará meta de BCE: Draghi
Por

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, confía en que la inflación alcanzará la meta de casi 2%, luego de qu...