Uno de los grandes retos que se han planteado la tecnología y la inteligencia artificial en los últimos años es reproducir la realidad lo más fiel y humanamente posible. Así hemos visto la aparición de computadoras que a través de algoritmos han podido crear fotografías, imágenes o gráficos, o robots que pueden tener conversaciones inteligentes con seres humanos. La búsqueda es, en ese sentido, que los humanos empecemos a colonizar los bites.

La inteligencia artificial ha tenido sus altibajos; por ejemplo, Tay, la adolescente robot que lanzó Microsoft a las redes sociales con el fin de interactuar y aprender de los humanos, y que en menos de dos días se volvió nazi, obsesionada con el sexo y partidaria de Donald Trump.

Apenas esta semana, Facebook anunció en la F8 –su convención anual de desarrolladores– la aparición de robots que podrán atender a los usuarios. La idea es que nadie tenga que esperar horas en el teléfono para ser atendido, sino que, por el contrario, pueda entablar una conversación con un robot a través de messenger (sí, Zuckerberg quiere que todo el mundo use su plataforma de mensajería instantánea) y solucionar los problemas de los clientes. Facebook anunció que el kit para crear los bots de atención al clientes están ya disponibles para los desarrolladores.

Lo que es un hecho es que los robots y la inteligencia artificial están tranformando la economía y la forma de hacer negocios en el mundo contemporáneo.

PUBLICIDAD

Justo en este contexto, la empresa mexicana Vivoxie ha desarrollado los guantes hápticos Power Claw, que funcionan como complemento de los visores digitales (por ejemplo, Oculus Riff) y que permiten sentir frío, calor, rugosidad y movimiento de los objetos que se despliegan en realidad virtual.

En otras palabras, se pueden sentir físicamente objetos digitales.

2-rubenFuncionan a través de una serie de sensores y transmisores que se extienden por las falanges y que reaccionan de acuerdo con el movimiento y características de los objetos que se muestran en realidad virtual. Si el objeto es, por ejemplo, un volcán o un bloque de hielo, entonces los sensores se calentarán o enfriarán y las manos tendrán dicha sensación en tiempo real.

Vivoxie fue fundada en la Ciudad de México en 2009, y desde entonces se han dedicado a desarrollar la tecnología háptica que permite la interacción digital. Se han presentado en encuentros en Europa y han recibido excelentes críticas.

El desarrollo de esa tecnología implica un cambio enorme en la forma en la que interactuamos digitalmente, porque la experiencia de inmersión en la realidad virtual será cada vez más profunda, ya que éste es el primer paso para crear una verdadera extensión de nuestro cuerpo físico en los entornos virtuales.

Las posibilidades que se abren con los guantes hápticos son bastante amplías, pues si bien se puede pensar que la industria del entretenimiento y los videojuegos será la primera beneficiada, es un hecho que no será la única.

Por ejemplo, en la medicina, la capacitación, el desarrollo de aplicaciones, la ingeniería y el arte podrán experiementar con nuevas capacidades de interacción que trasciendan la mera representación digital de los objetos y proporcionen sensaciones que enriquezcan la experiencia de la realidad virtual.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Nicaragua: la ruta de Jesús Vizcarra para conquistar Europa
Por

Hace 18 años, SuKarne decidió echar raíces en Nicaragua. Las facilidades de inversión hicieron ver a la firma de cárnico...