Con la caída en los precios del petróleo, célebres inversionistas como David Tepper, David Einhorn o Carl Icahn han reducido el peso de los energéticos en sus carteras.

 

Por Steve Schaefer

 

PUBLICIDAD

Un precio más bajo de la gasolina significa más dinero en los bolsillos de los consumidores. Al menos ésa es la idea generalizada respecto de la caída de los precios del petróleo de los últimos meses y, a juzgar por los movimientos en las carteras de los inversionistas multimillonarios durante el cuarto trimestre del año pasado, el dinero inteligente también está comprando ese argumento y ve pocos signos de recuperación para la caída del petróleo en el corto plazo.

Ésa es la perspectiva de Raúl Moreno, CEO y cofundador de iBillionaire, que recientemente reequilibró su índice de selección de valores basándose en las elecciones hechas en el último trimestre de 2014 por algunos inversionistas legendarios como David Tepper, David Einhorn, Carl Icahn, William Ackman y Daniel Loeb.

Lo más destacado fue el alejamiento de petróleo, dice Moreno, quien advierte la venta de una posición en Halliburton por la firma de fondos de cobertura de Tepper, Appaloosa Management, y la venta de Einhorn de la participación de Greenlight Capital en National Oilwell Varco.

La venta de Berkshire Hathaway de su participación de 3,700 millones de dólares (mdd) en Exxon Mobil no se refleja en el índice ya que Warren Buffett no es uno de los 10 multimillonarios incluidos –el índice incluye a 10 multimillonarios cuya tenencia de acciones incluye las de empresas en el S&P 500 y han generado el mayor retorno en tres años– pero habla del mismo tema. “Es bastante revelador, porque Buffett raramente vende sus posiciones de valores”, dice Moreno.

No es muy sorprendente ver esa migración desde la energía del cuarto trimestre, y hay poco que indique que la venta terminará pronto. El índice de referencia del crudo estadounidense ha caído 54% desde su máximo de junio 2014 y un montón de empresas han anunciado recortes de producción, planes de reducción de gastos de capital y recorte de personal. Esas acciones están orientadas a acercar la oferta a la demanda, pero no tendrán impacto inmediato.

Peter Tchir, director gerente de Estrategia Macro en Brean capital, se muestra preocupado por que la reciente estabilización del barril en cerca de 50 dólares pueda ser efímera ya que los operadores sobreestiman el impacto de la reducción de los pozos en producción en Estados Unidos. Algunos proyectos nuevos o más fructíferos continuarán su curso, sustituyendo a pozos viejos y menos productivos, sugiere Tchir, lo que podría significar que la fuerte caída en el recuento semanal de pozos activos, elaborado por Baker Hughes, podría no ser tan significativa como se esperaba.

Aún más importante es la necesidad de “producir o morir” de algunos jugadores para producir más petróleo a precios más baratos con el fin de pagar sus cuentas, sugirió Tchir en una nota del 21 de febrero dirigida a sus clientes.

Una respuesta más mesurada a la caída del petróleo ha venido de Carl Icahn, quien ha advertido sobre los riesgos de intentar atrapar un cuchillo en el aire (una expresión que habla de algo que puede lograrse, pero cuyo riesgo es muy elevado) en el sector energético, pero no ha tocado sus participaciones en compañías como CVR Energy , Transocean y Chesapeake Energy, la última de las cuales ha estado en el índice iBillionaire durante los últimos trimestres. “[Eso] demuestra su perspectiva a largo plazo”, dice Moreno, quien la contrasta con la perspectiva de los inversionistas activistas como Icahn, que son artistas del dinero fácil y huyen a la primera señal de problemas en vez de mantenerse como accionistas a largo plazo.

Aunque la reducción de las posiciones energéticas fue más notable, Moreno también destacó un movimiento en las acciones de consumo como Time Warner, una posición de Einhorn que tiene el objetivo de competir más directamente con Netflix mediante el lanzamiento de una versión de streaming de HBO sin ataduras a la televisión por cable.

Otras acciones de consumo que entraron en las carteras de inversionistas multimillonarios incluyen al fabricante de pisos Mohawk Industries, la empresa textil PVH y al fabricante de llantas Goodyear.

Al mismo tiempo que los inversionistas seguidos por iBillionaire han reducido su exposición al petróleo, la comunidad de fondos de cobertura aún tiene una gran posición en el sector energético. Según un informe reciente de Goldman Sachs sobre las tendencias de fondos de cobertura, el desprendimiento se aceleró en el cuarto trimestre, pero los fondos mantuvieron una ponderación neta de 12% en energía, 200 puntos base menos con respecto al trimestre anterior, pero aún por encima el del sector en el Russell 3000 a pesar de deslizamiento de los precios del petróleo.

 

Siguientes artículos

bolsas
Fondos de inversión, demasiado optimistas sobre Europa
Por

Una encuesta realizada por Bank of America Merrill Lynch mostró que la mayoría de los fondos de inversión no sienten sin...