Durante 18 años, Charles Dallara fue el titular del Instituto de Finanzas Internacionales. Ahora es director de una firma de Private Equity con 50,000 millones de dólares listos para invertir. ¿Traerá todo ese dinero a México? Aquí nos dice porqué sí y porqué no.

 

 

Ni las reformas estructurales ni la estabilidad macroeconómica son suficientes para atraer a los inversionistas a México si no se toman medidas contundentes contra la violencia y en favor del equilibrio social. Y esto no lo dice algún líder opositor al gobierno, ni un académico de izquierda. Es el diagnóstico de Charles Dallara, quien durante 17 años fue el titular del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), la asociación que agrupa a las principales instituciones financieras del mundo.

PUBLICIDAD

Durante la gestión de Dallara al frente del IIF, el sistema financiero se enfrentó a una de las peores crisis en la historia mundial (la de 2008-2009),  que derivó en una transformación radical del marco regulatorio, que cambió las reglas del juego a la hora de invertir.

En una charla con Forbes México, el ahora executive vice chairman de la firma de inversión Partners Group explica que, al igual que otras naciones en América Latina, México enfrenta el reto de contener los índices de violencia y corrupción asociada al gobierno.

“La violencia es un tema que México puede resolver. Colombia logró disminuir mucho los niveles de violencia; no lo solucionó, pero hay grandes avances.  México necesita tomar medidas extraordinarias para dejar la violencia en el pasado. No va a ser fácil; Estados Unidos es un gran consumidor de drogas. El tema se mantiene como una nube sobre México, aun a pesar de las reformas emprendidas y los fundamentales macroeconómicos”, advierte.

 

Entorno complicado

Para Dallara, la estabilidad económica y las reformas no evitan que la violencia sea una asignatura que queda sin resolver y que ha trascendido en el discurso gubernamental.

En un pronunciamiento poco habitual, Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), dijo en una entrevista con Bloomberg el 21 de octubre,  que la violencia es un factor que desalienta el crecimiento económico en México. Días más tarde volvió a mencionar la inseguridad como un tema de preocupación en una cumbre de negocios en Querétaro. Finalmente, la  Junta de Gobierno del instituto central dijo por escrito, en su Anuncio de Política Monetaria, que existe la posibilidad de que “los recientes acontecimientos sociales afecten las expectativas de los agentes económicos”.

¿Por qué el banco central llevó su discurso al terreno de la violencia, cuando generalmente trata de no desviarse de la estabilidad de precios?

La respuesta podría estar en los últimos acontecimientos: Los titulares en México han girado en torno de la desaparición de 43 normalistas en Iguala, Guerrero. No es que las desapariciones sean un tema nuevo en el país. La Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República contabilizan 22,322 personas no localizadas durante el sexenio de Felipe Calderón y en lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto. Además, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía arroja que, entre 2007 y 2013, el número de asesinatos se ha multiplicado por cinco, al pasar de 5,000 a cerca de 25,000. Lo que verdaderamente ha llamado la atención es que esta vez las autoridades han puesto el dedo en la llaga al revelar que el principal responsable es el propio gobierno.

Dallara, quien conoce perfectamente la forma de pensar y de tomar decisiones de los inversionistas de todo el mundo, hace su propio balance: “Las reformas en México son de largo alcance y pueden atraer inversiones de largo plazo, pero la competitividad también tiene que ver con la cultura. México ha buscado construir una confiabilidad relacionada con los fundamentales macro y con la estabilidad del sistema financiero. (Aunque) las reformas tomarán tiempo, la confianza se está construyendo de una manera sólida, pero no se puede negar que toda la infraestructura económica en el mundo no es sustituto de la estabilidad social.”

 

Energía, clave de inversión

Evaluar una nación como destino de inversión, explica Charles Dallara, requiere de distintos ángulos: si bien en el ámbito social, México tiene áreas de oportunidad, las recientes reformas estructurales han abierto nuevas posibilidades.

BBVA Bancomer estima que, una vez implementada, la reforma energética atraerá 20,000 millones de dólares adicionales de Inversión Extranjera Directa (IED).

“La reforma energética será muy poderosa. México ha establecido credibilidad sobre sus políticas económicas. Ahora que todo cambia, es momento de traer nuevos socios. Por nuestra parte estamos enfocándonos en el mercado emergente, buscando oportunidades de inversión que nos generen creación de valor; pueden estar en India o Suiza, o bien, en México”, dice el ex managing director del IIF.

Partners Group es una firma de inversiones en Private Equity que cuenta con activos bajo administración por cerca de 50,000 millones de dólares. Dallara afirma que las miradas de los inversionistas han volteado cada vez más a los mercados emergentes.

“Las oportunidades en los países de la Alianza del Pacífico son muy interesantes para una compañía como la nuestra por la demografía, tendencias de consumo y conexión con los mercados estadounidense y canadiense. Mexico tiene una posición única porque no depende de commodities. Hay una vulnerabilidad a la economía de Estados Unidos, pero no es tan malo, porque si hay que estar ligado a una economía es mejor estarlo a Estados Unidos”, asegura.

¿Qué tendría que hacer México para aumentar su competitividad? En opinión de Dallara, la competitividad de México puede ser mayor si se enfoca en más países que sólo en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El ejecutivo afirma que la relación entre los países de la Alianza del Pacífico puede ser benéfica, pues México, Colombia, Chile y Perú son países con similitudes que podrían estar en un mismo nivel de atractivo de inversión y que, relacionándose más, podrían catapultar el potencial.

 

Volatilidad: aún viene lo peor

Las buenas noticias en materia de economía global están lideradas por los avances en Estados Unidos. Sin embargo, para Charles Dallara, aún están gestándose nuevos retos.

“Las noticias de progreso económico de Estados Unidos son buenas para todo el mundo, pero por sí solas no representan un avance para el mundo. En otras partes, como Rusia y el Medio Oriente, hay problemas geopolíticos. Si vemos la economía global, es muy evidente que los problemas se han agudizado en los últimos 12 meses, incluso pese a la recuperación de Estados Unidos”, dice.

Uno de los puntos que Dallara resalta es que las  tasas de interés bajas han creado un nuevo riesgo en el manejo de activos y ponen a los inversionistas en aprietos. “Creemos que hay valuaciones que no son sostenibles con el paso del tiempo. Se han creado riesgos de corto plazo entre los inversionistas por la posibilidad de una reversión de capitales. En ese sentido, algunos países son más vulnerables que otros.”

La volatilidad en los mercados, dice Dallara, es sólo una consecuencia de las políticas extraordinarias que se han emprendido y las estrategias orientadas a las inversiones de largo plazo serán clave para sortearla.

“Vamos a experimentar algunas sacudidas en los mercados el próximo año. La volatilidad que hemos visto es apenas una parte.  Los mercados y los inversionistas deben establecer un equilibrio entre los activos que manejan. Es probable que en la segunda mitad de 2015 veamos movimientos aún más violentos. Los mercados tienen ahora una piel demasiado delgada y delicada: un poco de sol y se quemarán”, asegura.

Para enfrentar esta nueva oleada de incertidumbre, Dallara da un solo consejo: “La clave para los inversionistas, institucionales y personales, es tener una mezcla correcta de activos. Los inversionistas deben pensar en activos de más largo plazo; ésa es la única forma de dejar de preocuparse de la volatilidad.”

Charles Dallara, Executive Vice Chairman de la firma de inversión Partners Group. (Foto: Bertelsmann Foundation)

Charles Dallara, Executive Vice Chairman de la firma de inversión Partners Group. (Foto: Bertelsmann Foundation)

 

Siguientes artículos

Motorola trae su ‘súper smartphone’ a México
Por

Pila para dos días, carcasa de kevlar y nylon balístico, la pantalla con más densidad de pixeles y 64 GB de espacio de a...