Por Kurt Badenhausen

Los Philadelphia Eagles lograron su primer triunfo en el Super Bowl en la historia de la franquicia en su tercer viaje al Gran Juego el domingo por la noche. Los Eagles derrotaron a los New England Patriots 41-33 en una explosión ofensiva que incluyó 1,151 yardas de ofensiva total, la mayor cifra para un juego de la NFL, de postemporada o temporada regular (el récord previo, de 1,133, se estableció en 1950). Los Patriots son el primer equipo en la historia de la NFL en sumar 600 yardas en un juego y perder.

Los Eagles ganaron y los Pats perdieron, pero hubo muchos otros ganadores y perdedores el domingo por la noche. Estos son algunos de los más grandes en cada extremo.

Lee también: Las Águilas ponen freno a Brady: Filadelfia gana el Super Bowl LII

PUBLICIDAD

 

GANADORES

Nick Foles

Los Eagles no fueron favoritos en ninguno de los tres juegos de postemporada y Foles fue una de las principales razones de ello. El mariscal de campo se hizo cargo de Carson Wentz después de que el candidato al MVP se lesionara en la semana 14. Foles estaba listo para retirarse después de su temporada con los Los Angeles Rams. Todo lo que hizo el domingo por la noche fue sumar 373 yardas por aire, con tres pases de touchdown. Fue nombrado con todo derecho el jugador más valioso del Super Bowl 2018.

Foles firmó un contrato por cinco años y 27.5 millones de dólares (mdd) con los Eagles antes de la temporada 2017. Wentz es el abridor en Filadelfia, pero el valor comercial de Foles se disparó con su juego en la postemporada.

 

Fanatics

El gigante del comercio electrónico Fanatics se encarga de la mercancía autorizada para la NFL y dirige la NFL Shop. La NFL compró una participación del 3% en la compañía en 2017. El primer título de Super Bowl en la historia de los Eagles probablemente desencadenará un frenesí de compras entre los fans, ávidos de memorabilia. La compañía probablemente vaya a mover más productos que si los Pats hubieran ganado el partido ya que, después de 5 títulos, los fans de los Patriotas tienen suficiente mercancía conmemorativa.

 

NBC

El rating de la temporada regular para la NFL bajó 10% esta temporada y el de  la postemporada también lo hizo. El Super Bowl seguramente atrajo más de 100 millones de visitas en la televisión, pero es casi seguro que no alcanzará el récord promedio de audiencia de 114.4 millones de 2015. Sin embargo, NBC no pudo haber pedido un mejor juego. El marcador tan apretado probablemente mantuvo a la gente pegada a sus asientos hasta el final. NBC usó el juego como vehículo promocional para los Juegos Olímpicos de Invierno, que comienzan el viernes.

 

Justin Timberlake

Esta es la tercera vez que Timberlake aparece el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl. Primero fue con su ex banda *NSYNC en 2001 y luego con la célebre Janet Jackson en 2004. Ésta fue su primera vez como cabeza de cartel y las críticas fueron mixtas. Timberlake lanzó sus éxitos habituales con movimientos de baile bien coreografiados. El espectáculo contó con la actuación de JT a dúo con la estrella del pop fallecida Prince, nativo de Minnesota, cantando “I Would Die 4U” mientras se proyectaba un clip de “Purple Rain” sobre una cortina que colgaba del techo.

Sin embargo, Timberlake es un gran ganador. Las estrellas del espectáculo de medio tiempo normalmente disfrutan de picos de porcentajes de dos y tres dígitos en el consumo de su música después del Gran Juego. Timberlake también lanzó su nuevo álbum, Man of the Woods, el viernes y tiene una gira que comenzará en marzo. Timberlake también debutó con la colección Air Jordan III JTH durante su actuación. Es una colaboración entre Timberlake y Tinker Hatfield de Nike. Los zapatos fueron lanzados en SNKRS durante el juego, con un precio de 200 dólares..

 

Eli Manning

El mariscal de campo tuvo una temporada difícil cuando su equipo tuvo problemas para lograr un récord de 3-13, pero Manning mostró una vez más su talento para la comedia en un comercial. El spot de 60 segundos, protagonizado por Manning y Odell Beckham Jr., tuvo lugar en la cancha de prácticas de los Giants con los dos celebrando un touchdown recreando la icónica escena de baile de la película Dirty Dancing, con Manning en el papel de Patrick Swayze y Beckham interpretando a Jennifer Gray .

Fue coreografiado por Stephanie Klemons, del musical ganador de un Tony, Hamilton. “Las celebraciones fueron un punto culminante de esta temporada, y tuvimos muchos momentos en los que los jugadores mostraron su creatividad juntos”, dijo Dawn Hudson, director de Marketing de la NFL. “Queríamos extender esa diversión hasta el Super Bowl y darles a nuestros fans algo para sonreír y reírse de fuera solo futbol y lo maravilloso que es ser parte de un equipo”.

 

PERDEDORES

Malcolm Butler

El esquinero de los Patriots hizo una de las jugadas más grandes en la historia del Super Bowl hace tres años con su intercepción ganadora del juego contra los Seattle Seahawks. Este juego estuvo limitado a los equipos especiales. “Tomé las decisiones que nos dan la mejor oportunidad de ganar”, dijo Belichick a Michelle Tafoya de NBC en el descanso.

Butler empezó 2017 como agente libre, pero tuvo problemas esta temporada en el campo comparado con los últimos dos años. El Super Bowl LII no ayudará a su caso de agencia libre.

 

Los referees

A pesar de haber sido un gran partido, queda la duda sobre el aire de si dos jugadas de los Eagles terminaron en touchdown.

 

Tom Brady

Brady ganó su tercer MVP de la temporada regular el sábado por la noche y estableció un récord para un Super Bowl con 505 yardas aéreas, rompiendo su propia marca de 466 establecida el año pasado en el triunfo de Pats en tiempo extra sobre los Atlanta Falcons. Brady fue magistral una vez más en los playoffs y no debe cargar con ninguna culpa por la derrota, tiene sus credenciales como el mejor mariscal de todos los tiempos y etiquetarlo como un perdedor es complicado.

Pero una tercera derrota en el Super Bowl finalmente hace mella en su legado en comparación con los grandes de otros deportes como Michael Jordan y Wayne Gretzky. La comparación de Jordan fue popular antes del Super Bowl LII con Brady teniendo la oportunidad de igualar los seis títulos de MJ y poner su nombre en el Monte Rushmore del atletismo. Al igual que LeBron James, Brady siempre parece estar allí al final, pero no siempre se lleva el trofeo. Brady dice que volverá el próximo año y espera que los Pats sean favoritos para el Super Bowl al entrar en la temporada 2018.

Veremos.

 

Siguientes artículos

Regular marihuana: ¿Así de fácil o así de difícil?
Por

Mientras Estados Unidos y Canadá le apuestan a la vida y a la riqueza, nosotros seguimos apostándole a la pobreza y a la...