Los casi olvidados SMS han encontrado un lugar estelar en el marketing móvil que las empresas pueden ofrecer a sus consumidores.

 

Vamos a partir de una pregunta muy simple: ¿cuántos SMS envías al día/semana/mes? El número que respondamos va a ser muy limitado respecto a los mensajes de texto que escribíamos hace no más de 3 años, fecha de la primera drástica caída en el uso de este servicio, de acuerdo con datos del instituto de información estadística de mercados de telecomunicaciones IFT.

En menos de un año, las personas prefirieron utilizar apps que permitían la comunicación de persona a persona de una forma mucho más barata y eficiente. Las aplicaciones de mensajería instantánea le ganaron terreno a los mensajes de texto porque son más baratas y flexibles, ya que permiten el envío no sólo de texto, sino de imágenes, voz y video.

PUBLICIDAD

Por ello, prácticamente han desaparecido los mensajes de texto en la comunicación persona a persona (P2P). Echemos un ojo a cuántos SMS nos sobran del plan de datos, que ni por error vamos a utilizar y sinceramente son muchos. Al parecer, se acerca el fin de una tecnología con más de 20 años de vigencia en el mercado.

Otro detalle: en el país existen más de 95 millones de líneas celulares, además que las personas han encontrado en los teléfonos móviles un compañero para todas sus actividades, recreativas y laborales, ya que el 85% de los usuarios jamás apaga su celular.

Esto representa un gran mercado para cualquier marca; sin embargo, existen muchas restricciones en las plataformas de mensajería de datos, ya que no se permite la comunicación más que teléfono a teléfono; prácticamente todas las marcas podrían quedarse fuera de la comunicación con sus mercados.

Ello implica que una marca no podría comunicarse con su target a través de las aplicaciones de mensajería instantánea, pues su uso está estrictamente restringido a la comunicación teléfono a teléfono. ¿Cuál sería la solución para mantener la comunicación abierta entre marca y usuario a través de su dispositivo móvil? Los mensajes de texto.

Así, empresas empiezan a utilizar de forma mucho más efectiva y creativa los mensajes de texto para mantener abierto el canal de comunicación entre usuarios y marcas. La idea es simple: se invita a un usuario de telefonía celular a enviar un mensaje de texto, y al regreso recibirá un descuento, promoción o información que mantendrá latente la relación marca-cliente.

Jesús Cisneros, director general de Yuhu, explica que las empresas que ofrecían el soporte para la comunicación empresa-usuario a través de SMS han tenido que reinventarse: “No sólo proporcionamos el servicio de comunicación corporativa a nuestros clientes, sino también hemos tenido que reinventar el uso de los mensajes de texto y ofrecer soluciones mucho más creativas y cercanas con sus públicos objetivo.”

Las empresas o negocios pueden generar un engagement mucho más profundo y personalizado con sus usuarios a través de un sistema de comunicación vía SMS en que pueden ofrecer un conjunto de beneficios a sus clientes a cambio de su lealtad.

Por ello, la versatilidad del sistema permite que no sólo se envíen promociones, sino también información sobre los movimientos bancarios de una persona, saldos en tarjetas o incluso alertas sísmicas, con un costo relativamente bajo o nulo para el usuario, que debe enviar un mensaje de texto, y bajo también para el negocio, que absorbe los gastos de la comunicación.

Las bases de datos de los teléfonos celulares son recabadas de manera orgánica, pues son los propios usuarios quienes inician la comunicación al mandar un mensaje a la operadora para recibir algún beneficio de la marca. Por otra parte, los datos recolectados se quedan en resguardo de la compañía operadora, y no de la marca que contrató el servicio, para evitar que se haga un uso inadecuado de ellos. Además deben ceñirse a las regulaciones vigentes en materia de protección de datos personales provistos tanto por el IFAI como por el Ifetel.

“Imaginemos el caso de un corporativo que sea dueño de varios establecimientos o marcas diferentes y que desee mandar información de todos los negocios a un usuario que sólo aceptó recibir información de una sola marca. Si lo hicieran estarían faltando a los códigos legales vigentes y nosotros no lo permitiríamos”, explicó Cisneros.

La interacción que puede tener una marca con un usuario, no sólo es inmediata, sino mucho más segmentada y cercana, pues es el propio usuario quien decide iniciar la conversación con la empresa, y ésta se da a través del teléfono celular, un dispositivo que se ha vuelto indispensable en nuestros días.

Todo indica que los mensajes de texto no han muerto. Es más, dadas las condiciones de seguridad de datos personales y confidencialidad de los usuarios, tal parece que los casi olvidados SMS han encontrado un lugar estelar en el marketing móvil que las empresas pueden ofrecer a sus consumidores.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Internet de las cosas cuida nuestra información?
Por

El tema no es menor. Involucra nuestra privacidad, que podría caer en manos equivocadas. Pero aún no hay consenso en si...