Me mantengo con un optimismo moderado, una visión de mercados que se comportarán con gran volatilidad, lo que conllevará riesgos pero también oportunidades.

 

 

Bolsas del mundo

En las pasadas dos semanas hemos visto una recuperación muy importante de las bolsas del mundo; por ejemplo, en los EE.UU. estas crecieron un poco más del 8%, dejando atrás las bajas de las dos primeras semanas de octubre. Las bolsas europeas y asiáticas también tuvieron buenos resultados. En el caso de México, el IPC creció cerca del 7%, del 15 al 31 de octubre.

La recuperación se fincó en varios factores: En primer lugar, tal y como lo decíamos en esta columna en el artículo del 21 de octubre, las declaraciones de la señora Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, en las cuales pronosticó un menor crecimiento de la economía mundial, fueron un poco dramáticas y quizás hasta algo exageradas.

 

Datos en la economía mundial

La principal razón del rebote de las bolsas obedeció a los magníficos datos en la economía de los EE.UU. y al hecho de que Europa tuvo mejores resultados de crecimiento de los esperados. A su vez, los resultados de las empresas más importantes registradas en la bolsa de Nueva York dieron prueba de que esa economía está creciendo a muy buen ritmo. Un último factor que ayudó en las alzas generalizadas fue el anuncio sorpresivo del Banco Central de Japón sobre un fuerte incremento en su base monetaria, con el consiguiente efecto en el incremento de la liquidez internacional.

 

Otras consecuencias de las declaraciones de Lagarde

El miedo de los inversionistas, justo después de las declaraciones de la señora Lagarde, provocó que muchos capitales se refugiaran en la compra de “treasury bills”, considerados como los títulos menos riesgosos del mundo, lo cual hizo que el precio de éstos se incrementara, de tal forma que el rendimiento de los mismos a 10 años de plazo bajó de niveles de 2.3 al 1.7%. Esta situación ya se corrigió, y la tasa a 10 años actualmente se encuentra en el 2.37%; por supuesto, todo lo anterior no nos da la seguridad de que los mercados tendrán un desarrollo estable en el futuro próximo. Tenemos enfrente entre 12 y 18 meses bastante complicados. Muy probablemente, el motor de mundo que es la economía estadounidense se mantenga en forma robusta, pero en Europa tienen que suceder más cosas, como por ejemplo la entrada de estímulos monetarios –que Alemania ha venido bloqueando–. Sin éstos el camino hacia adelante será más duro y se incrementarán los riesgos de recesión.

 

China y Japón

China, que es un jugador muy importante –la segunda economía del mundo–, tiene que consolidar su crecimiento en niveles del 7.5%, lo cual se ve factible, pero paralelamente a lo económico tiene que empezar una política más flexible a su régimen político y evitar así un estallido social que tendría graves consecuencias en su camino hacia el desarrollo. China sigue siendo un país pobre, con 1,000 millones de chinos a los que aún no los toca la ola de progreso que ha beneficiado a los 400 millones que de alguna manera se han empezado a occidentalizar. Las manifestaciones de estudiantes en Hong Kong no se deben tomar a la ligera; son un claro aviso de inconformidad.

Por último, Japón, que es la tercera potencia económica del mundo, tiene un mejor futuro, ya que las nuevas medidas económicas que se han aplicado desde que tomó el poder el señor Abe, están dando buenos resultados.

 

Conclusión

Así las cosas, el futuro de los mercados también está colgado de la prudencia con que la Reserva Federal empiece a actuar con relación a los incrementos en la tasas de interés en Estados Unidos, que deberán darse en algún momento del año entrante. En resumen, me mantengo con un optimismo moderado, con una visión de mercados que se comportarán con gran volatilidad y que como consecuencia conllevarán riesgos pero también ofrecerán oportunidades.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CISomozaMusi

Página web: CIEstrategias por Somoza Musi

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

Ganadores y perdedores por la caída en los precios del petróleo
Por

El bajo crecimiento económico mundial y la inesperada sobreoferta de petróleo en el mercado están causando un terremoto...