Por Sofía Menchú

Más obstáculos, más migrantes. Los hondureños continúan llegando a Guatemala con el objetivo de cruzar México, establecerse en Estados Unidos, trabajar y mejorar sus condiciones de vida. El plan parece simple pero el camino por recorrer es difícil.

La primera y más grande caravana comenzó su travesía en Honduras el 12 de octubre y terminó de cruzar México por agua y tierra el pasado domingo. Cuando los gobiernos de México, Guatemala y Honduras notaron que no pudieron contener a los migrantes colocaron policías, federales y bloquearon el camino para evitar que más personas cruzaran.

Sin embargo, ese mismo domingo al menos mil hondureños más batallaron con los policías guatemaltecos y sortearon el alambre de púas y las barricadas que las autoridades colocaron en la frontera de Agua Caliente, entre Honduras y Guatemala. Este grupo aún no termina de llegar ni siquiera a la ciudad de Guatemala, que es la mitad del recorrido, para acercarse a la frontera con México. Se mueven más lento comparado con la primera caravana que llegó, pero es porque ahora a cada tantos kilómetros hay puestos policiales colocados para evitar su paso.

Puedes leer:  Caravana Migrante avanza hacia el centro de México

Esta segunda caravana espera alcanzar a los que ya caminan en México. “El domingo por la noche recibimos 129 migrantes que se adelantaron al grupo de los mil que recién salió de Honduras. Ellos buscan cruzar la frontera por el lado del selvático departamento de El Petén (ubicado a unos 470 kilómetros al norte de Guatemala). El lunes en la noche recibimos otros 100, pero ya se fueron también rumbo a México”, dijo en conferencia de prensa el padre Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante, una organización que alberga migrantes en distintos puntos de ese país Centroamericano.

Verzeletti agregó que los grupos de migrantes que llegaron a Guatemala hace dos días, salieron juntos de su país, pero se trasladan por las carreteras en grupos de 10 hasta 100 personas según cómo encuentren “jalón” (aventón). Por esa razón llegan de madrugada al albergue entre 1 a 3 de la mañana. Las personas hacen una pausa en ese lugar para dormir un poco, comer y recibir provisiones, después retoman el camino.

Las amenazas de Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha manifestado su rechazo contra los miles de migrantes que pretenden llegar a ese país. En su cuenta oficial de twitter anunció que quitaría la ayuda económica a los países del Triángulo Norte por permitir el paso de los hondureños y advirtió que colocará soldados en su frontera sur con México para reprimir a los migrantes.

México intentó contener la ola cerrando el paso y haciendo cumplir su política migratoria de que el centroamericano que no tenga visa no entra, pero el grupo se tiró al río Suchiate que divide ambos países y llegó a ciudad Hidalgo. Los presidentes de Guatemala y Honduras, Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández, respectivamente se reunieron el fin de semana para idear un retorno ordenado para los hondureños que cansados desistieron de tirarse al río y han logrado al momento regresar a 1,279 migrantes entre los que se cuentan, según cifras oficiales a 140 menores de edad.

Acerca de los cortes de financiamiento estadounidense, ambos mandatarios se han mantenido en silencio.

 

Siguientes artículos

Costa Rica cerrará con una carga tributaria de 13.2% en 2018
Por

Las estimaciones las finanzas públicas revelaron el primer análisis del Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Egresos pa...