El plan económico de AMLO, pese a su prudencia con el gasto público y las políticas de austeridad, sigue poniendo de manifiesto una inquietud que no tranquiliza a los organismos multilaterales. Una inquietud precedida por un ambicioso programa que, de acuerdo con el consenso de analistas, peca de optimista y sobrevalorado. Sobrevaloración que también han percibido los propios organismos, que han ido reajustando a la baja las previsiones de la economía mexicana ante el deterioro que esta está sufriendo.

El Fondo Monetario Internacional fue el primero en anunciar esos reajustes, que han ido sucediéndose desde el inicio del año. En enero, el FMI proyectaba un crecimiento aproximado para el país azteca del 2,1%, un crecimiento que muy pronto, en abril, rebajó hasta situarla en el 1,6%. Una sustancial rebaja en las previsiones precedida del estancamiento que estaba viviendo la economía mexicana.

Sin embargo, a fecha de hoy y tras finalizar la temporada estival, con el mayor deterioro de la economía, el propio organismo volvió a reajustar las previsiones, fijando finalmente los crecimientos en una previsión del 0,9%.

Para AMLO, el Fondo Monetario Internacional estaba jugando muy mal sus cartas para desacreditar a la economía mexicana, restándole confianza a la misma de cara al futuro de su legislatura. Sin embargo, otros organismos entre los que destaca la OCDE o el propio Banco Mundial no tardaron en hacer sus propias proyecciones sobre la economía mexicana, de cara al deterioro que esta estaba viviendo y que le llevó a cosechar crecimientos del 0,1%, bordeando la recesión técnica. Una situación que ya comienza a alertar a las propias agencias de rating sobre si lo proyectado por AMLO es tan fiable como, a priori, lo pintaba.

Lee: Paquete Económico, plan ambicioso y arriesgado

De acuerdo con la OCDE, el crecimiento de la economía mexicana será aún más débil de lo esperado. Desde el propio organismo han revisado a la baja todas las previsiones posibles para la economía mexicana, en un entorno donde el crecimiento del PIB mundial se ha visto lastrado.

Según el organismo, la economía mexicana podría crecer a ritmos del 0,5% en 2019, pudiendo llegar a remontar en 2020, donde, dependiendo de la marcha de la economía mexicana y las políticas aplicadas, podría llegar a crecer a ritmos del 1,5%.

Recordemos que para AMLO, la economía mexicana crecería a un ritmo cercano al 2%. Una cifra que avergüenza a los organismos, ya que las previsiones emitidas por los mismos reflejan una realidad completamente paralela a la que, por otro lado, posee el presidente.

Los “otros datos” de AMLO, como llaman en México a sus cuentas los seguidores del partido gobernante, no solo son una mentira, sino que, como podemos observar al cotejar y contrastar con los datos emitidos por los organismos, podrían dañar seriamente la economía mexicana de no llegar a cumplirse.

Ya lo dije al realizar el informe presupuestario de previsto por AMLO. El mandatario mexicano ha adoptado unas políticas en las que casi la totalidad de los presupuestado pretende financiarlo con nuevos ingresos derivados de sus inversiones y la recaudación fiscal.

Debemos entender que la fragilidad fiscal de la economía mexicana, así como la desaceleración que amenaza la economía mundial, supone un serio riesgo de incumplimiento de esos ingresos proyectados. Unos ingresos que dependen de factores externos y que, de no cumplirse, obligaría al país a incurrir en un serio déficit, por muchas políticas de austeridad que el presidente desee aplicar.

No dejes de leer: Sin crecimiento económico no hay prosperidad

Aunque el Presidente López Obrador no sea el culpable de una ralentización que vive la economía a nivel global, debemos entender que la misma si afecta directamente a la economía mexicana, por lo que debemos ser, como poco, prudentes a la hora de tomar decisiones.

La economía global, como decía, ha pasado de crecer a ritmos del 4%, a una previsión que, de acuerdo con la OCDE, se aproximaría al 2,5%. Una abrupta ralentización que ha provocado esa revisión a la baja de la economía mexicana, ante el debilitamiento del entorno y el deterioro del balance de riesgos a nivel global.

Las previsiones que muestran los distintos organismos, ante el deterioro que ha vivido, como decía, la economía mexicana y las dudas que suscitan las políticas públicas deseadas por el presidente en el país, han generado proyecciones de todo tipo, pero que, sin embargo, ninguna se acerca, ni de lejos, a lo proyectado por el presidente AMLO; ya que, la más elevada, situaba el crecimiento en el 1.3%.

Como decía, un fenómeno que ha hecho saltar las alarmas en las calificadoras, que, como era previsible, alertan de escepticismo en las políticas del presidente ante el bajo crecimiento cosechado por la economía mexicana en lo que va de año, así como el deterioro previsto para los próximos meses.

La desconfianza sobre la evolución de la economía mexicana llegó a su punto más álgido cuando las propias calificadoras pusieron sobre la mesa la viabilidad de la mayor apuesta del presidente, la petrolera mexicana Pemex. Para AMLO, esta es su mayor apuesta y de la que depende gran parte del presupuesto en el país.

Ante la situación, las mismas calificadoras han advertido de que las previsiones de la petrolera podrían incumplirse, algo que, como dije en el informe, se percibe con inquietud, pues si bien es cierto, las previsiones, reiterando lo que dije, son demasiado optimistas para la situación vigente.

En resumen, la economía mexicana, en boca del Instituto Nacional de Estadística, registra un crecimiento prácticamente nulo. Las previsiones de los organismos siguen revisando a la baja el crecimiento para el país y eso no le está gustando al Presidente AMLO, que pide a los organismos que se disculpen.

El optimismo injustificado del presidente, como digo, es un gran riesgo. La situación de la economía mexicana no es para nada boyante, menos aún cuando los organismos siguen revisando a la baja sus previsiones.

Razón para desconfiar de un presupuesto que, como decía, pretende levantar la economía mexicana hasta el 2% con unos ingresos, prácticamente en su totalidad, proyectados.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Fcollmorales

LinkedIn: francisco-coll

Facebook: FcoCollMorales

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La industria automotriz necesita mujeres
Por

Si quieren sobrevivir, los fabricantes de automóviles deben fortalecer su estrategia de atracción y retención de talento...