Raros, alternativos, inspiradores, divertidos, exquisitos… Así son los 10 festivales alternos de música que no te puedes perder.

 

Por Ricardo Pineda

La música es inagotable, es fiesta y también una expresión del ser humano que dice y comunica lo que somos y donde deseamos estar. Por eso y por muchas cosas más, nos encanta ir a conciertos. Para los que nos encanta la música y descubrir nuevos grupos, los festivales han sido la opción ideal para ver a muchos artistas en un periodo corto de tiempo.

PUBLICIDAD

Desde lo que fueron a Woodstock o a Avándaro, a quienes esperan con ansias festivales locales como el Vive Latino, el Corona Music Fest, o extranjeros de la talla del Jazz Montreux Festival, Glastonbury, Coachella o Lollapaloza, saben que pese a ser cansado y, en algunos casos, hasta caro, ir a un festival musical tiene su encanto y resulta toda una experiencia que vale la pena vivir, al menos una vez en la vida.

La efervescencia de bandas nuevas y las exploraciones sonoras han permitido que se gesten festivales cada vez más especializados, con una propuesta distintiva, filosofía de organización e, incluso, con actividades que trascienden la oferta meramente musical, que son llevados a cabo en geografías excitantes y, en muchos casos, totalmente atípicas e inhóspitas.

Si eres curioso musical, te encantan los festivales y estás en busca de algo diferente, esta lista te brindará parámetros de qué ver y escuchar, así como costos y características especiales a tomar en cuenta para que tu próximo viaje sea también toda una nueva aventura sonora.

1. All Tomorrow’s Parties (East Sussex, Inglaterra)

Como una respuesta a la larga lista de festivales patrocinados o concebidos para enaltecer el nombre de una marca, All Tomorrow´s Parties (ATP) se ha impuesto como uno de los festivales independientes con mayor credibilidad del mundo.

Libre de cualquier logo de empresa o marca patrocinadora, este festival tiene una propuesta que intenta borrar un poco la línea entre artista y público, hospedando a ambos en las mismas zonas de dormitorio, donde muchas veces hay grandes fiestas y conciertos improvisados.

[youtube id=”D5fBhbEJxEU” width=”620″ height=”360″]

Muciscalmente, All Tomorrow´s Parties se caracteriza más por mostrar a grupos de mediana popularidad con sonidos avant gard, post rock, hip hop subterráneo, folk de corte más alternativo o electrónica abstracta, sin descuidar la parte de baile y rock. Cada año se invita a un artista a curar la edición del festival, por lo que cada año se puede ver una propuesta que no se parece a todo el cartel que emulan Lollapaloza, Corona Capital, Coachella, Rock in Rio o Benicassim, entre muchos otros.

Hoy en día, el ATP se ha convertido en una suerte de productora que realiza varios conciertos al año, pero el ‘grande’ es el que se lleva a cabo durante tres días consecutivos, en la segunda mitad de cada año.

El festival tiene un costo aproximado de 3, 800 pesos, que cubre los tres días de festival y su respectivo alojamiento, mismo que tendrás que compartir con tres o cuatro personas más. Existen paquetes si vas con pareja o con amigos. Tienes que estar al pendiente del cartel con tres o cuatro meses de antelación, ya que el número de lugares para hospedarse es limitado.

2. Austin Psych Fest (Texas, EU)

Si eres fan de las guitarras setenteras, los ritmos psicodélicos y el rock más experimental, definitivamente el Austin Psych Fest (APF) es lo que estás buscando. Bandas que usan amplificadores de bulbos, teclados lisérgicos y colores brillantes son la marca principal del estilo sonoro que propone este festival, que se lleva a cabo en Austin, Texas, durante tres días al inicio de mayo de cada año.

Fundado en 2008, por este festival han pasado grupos de culto como Silver Apples, The Reaveonettes, Black Rebel Motorcycle Club, Os Mutantes o The Black Angels, entre muchos otros, underground e independientes en su mayoría, que rockean al viejo estilo del rock más espeso.

Situado en un rancho agradable al lado del río Colorado, el APT tiene un ambiente más hippie y sosegado, y sus precios son más accesibles en comparación con otros. El abono por los tres días tiene un costo aproximado de 1, 400 pesos. En su sitio oficial se oferta una amplia gama de paquetes que contemplan hospedaje, transporte y hasta comida.

[youtube id=”oQJLthaD0yo” width=”620″ height=”360″]

3. London Contemporary Music Festival (Londres, Inglaterra)

Hubo una época en la que los artistas de la que hoy conocemos como música clásica o música culta, se daban cita cada tanto en eventos que servían para presentar nuevas composiciones, innovaciones que marcaron cambios importantes en cuanto a la manera de concebir los géneros y movimientos musicales.

El London Contemporary Music Festival rescata esa esencia para mostrarnos lo más granado de artistas, que desde 2007 se dan cita justo en el corazón de Londres, para mostrarnos nuevas composiciones, curadurías sonoras especiales y presentaciones que van desde el ambient, el jazz de vanguardia, el noiso o experimentaciones sonoras que rebasan los límites de lo puramente musical.

Durante los últimos días de julio y principios de agosto de cada año, podemos ver presentaciones especiales de artistas de renombre como Laurie Anderson, Brian Eno, Glenn Branca o Philip Glass, entre muchos otros, de forma gratuita.

Considerando lo caro que puede ser viajar a Inglaterra, el que sea un festival que recibe cada año a cerca de 500, 000 asistentes, con una propuesta tan innovadora y atractiva sin costo alguno, el London Contemporary Music Festival es sin duda una parada obligada para todos los exploradores sonoros en busca de una experiencia musical sin precedentes.

4. Unsound Festival-Interference (Cracovia, Polonia)

Cracovia es una de esas ciudades de las que poco o nada sabemos; es un lugar que no se encuentra dentro de las paradas obligadas de un turista promedio. Sin embargo, el Unsound Festival-Interference es un buen pretexto para visitar Polonia.

Instalaciones, discusiones, música extrema, composiciones llenas de distorsión y de vanguardia conforman el programa de este festival que se lleva a cabo durante octubre y que tiene un costo aproximado de 150 pesos por evento (las presentaciones son muchas y variadas) y contempla muchos eventos gratuitos al aire libre. Lo recomendable para este festival es seleccionar los eventos a los que se quiere ir y armar tu ruta de conciertos.

[youtube id=”IPjLyvEqzNg” width=”620″ height=”360″]

Artistas sonoros de vanguardia como Chris Watson, Earth, James Ferraro o Mika Vainio, se dan cita en este festival que también ofrece en su sitio oficial una gama variada de sitios para hospedarse y tips para conocer la ciudad.

5. Supernormal Fest (Oxfordshire, Reino Unido)

[youtube id=”mJkKFMfj8dE” width=”620″ height=”360″]

Tres días de experimentación, artes plásticas y nuevas propuestas es lo que ofrece el Supernormal Fest, el que probablemente sea el festival más atípico y propositivo de esta lista, en el que se rescata lo que Glastonbury fuera en sus inicios: un festival accesible, libre de ataduras comerciales (no existe ninguna marca que lo patrocine) y lleno de espíritu ecológico y sustentable.

Un festival pequeño e íntimo (se contempla una afluencia aproximada de mil personas al año), el Supernormal se lleva a cabo en el Braziers Park, en la comunidad de Oxfordshire, en el Reino Unido. Tiene un costo aproximado de 650 pesos por los tres días. Se puede acampar (el paisaje es maravilloso), y llevar carro por un módico costo adicional de 200 pesos por noche, aproximadamente.

A este evento se puede llevar alcohol y comida, bicis o niños desde 13 años. El lugar tiene puestos que colaboran como voluntarios para mantener el espíritu original del festival. Comida orgánica, bandas folk y rock nuevas, bandas como Las Kellies de Argentina, Clinic o el guitarrista folk de culto Michael Chapman, son algunos de los nombres más conocidos del cartel, lo cual promete una experiencia musical novedosa y única.

6. Böse Musik (Berlín, Alemania)

El también llamado Evil Music es una suerte de subfestival o un marco curatorial, mejor dicho, dentro del Haus der Kulturen der Welt o Casa de las culturas del mundo, que es el nombre que se le da al marco de actividades en torno al ser humano y el arte contemporáneo, en Berlín, Alemania.

El Böse Musik es un festival que se lleva a cabo durante los últimos días de octubre, y está concebido como una curaduría que refleja ese lado oscuro y siniestro dentro de las artes, como lo encontramos en ciertas vertientes del rap, del metal o la música gótica.

Evil Music tiene un costo aproximado de 550 pesos, que incluye también eventos, proyecciones y performances gratuitos. Las presentaciones de los conciertos son llevadas a cabo, en buena parte, dentro de iglesias, construcciones viejas, subterráneos o con techos altos, lo que lo vuelven más interesante aún. Todo un viaje obligado para los que andan buscando una experiencia musical verdaderamente extrema.

7. Pitchfork Music Festival (Chicago, EU).

Uno de los “festivales independientes” más populares de Estados Unidos. Chicago ha sido una ciudad vibrante de música y con un ambiente relajado y propicio para las artes. El festival oficial que lleva el nombre de uno de los sitios de crítica e información musical más prestigiados de la última década, suele tener en su cartel a lo más granado de los artistas emergentes que están marcando el ruido de la “alternativa” más difundida en las radios del país.

Grupos como Animal Collective, Wilco, Björk, The Flaming Lips o Modest Mouse, entre muchísimos más, se dan cita durante tres días de julio en el Union Park de la ciudad estadounidense, por un costo aproximado de 1,500 pesos por los tres días, pero se pueden comprar por separado o a precio especial si se adquieren con antelación.

Lo más nuevo, lo fresco, lo que está en los festivales grandes, pero en un ambiente un tanto más relajado, se encuentra en este festival, el cual es una alternativa igual de intensa, pero más accesible que el mismo Lollapalooza, el Corona Music Fest o el Glastonbury.

 8. All My Friends (Tijuana, México)

Algunos lo han llamado el “All Tomorrow´s Parties” de Tijuana. Es un festival en un edificio, bandas nuevas y casi desconocidas por completo. La escena de México organizando sus propios festivales, como e NRMAL de Monterrey o el Antes de que nos Olviden de la Ciudad de México.

Grupos que vienen muy fuertes de la escena underground mexicana, como Siete Catorce, Apocalipsis, Selma Oxor, White Ninja o Los Blenders, se dan cita en La Casa de la Cultura de Tijuana por un costo de sólo 110 pesos el boleto, por un día único de conciertos íntimos y diferentes a los que estamos acostumbrados en la ciudad. Sólo prepara tus maletas para el fin del 16 de noviembre para Tijuana y listo.

[vimeo id=”73636030″ width=”620″ height=”360″]

9.- Sónar (Barcelona, España)

Barcelona es una ciudad vibrante y propicia para uno de los festivales más grandes e importantes que existen sobre música electrónica en el mundo. Durante cuatro días se da cita en diversas locaciones de Barcelona, el que hoy por hoy es el festival que mejor funde tecnología y música en un amplio abanico sonoro, a un precio aproximado de 2,700 pesos, lo que lo convierte también en el más costoso de nuestra lista, tomando en cuenta también que el costo de vuelo y estancia en Barcelona tampoco es barato.

Sin embargo, pocas ocasiones se tendrán para ver a artistas del calibre de Kraftwerk con un show en 3D, Skrillex, Pet Shop Boys, Jurassic Five o Björk, entre cientos más.

10.- Bonaroo (Tennessee, EU)

Nuestra lista culmina con otro de los más famosos y especiales: el Bonaroo, donde, durante cuatro días, podemos ver a un cartel similar al de Lollapalooza o Coachella, pero en plan más hippie y relajado, en donde las bandas se dan el chance de tocar por más tiempo o de aventarse palomazos con otros grupos.

Por aproximadamente 2,500 pesos, podremos ver durante julio a bandas de renombre, como Paul McCartney, Wilco, Foals, David Byrne o Wu-Tang Clan, entre cientos más que hacen la delicia de roqueros, electrónicos y poperos.

[youtube id=”fhV19PItKb8″ width=”620″ height=”360″]

Agua con refil, ambiente sustentable y ecológico, así como un paisaje diferente y agradable, son algunas de las bondades de Bonaroo, un festival grande, pero al margen de lo sumamente multitudinario que son otros.

 

Siguientes artículos

Bolsas europeas suben al cierre de sesión
Por

El índice FTSEurofirst registró un alza de un marginal 0.1%, en momentos donde los mercados se mantienen en cautela por...