La derrama del Mundial en Centro y Sudamérica será cercana a 3,000 mdd. Turismo y electrónicos, algunos de los sectores más beneficiados.

 

Por Iván Pérez y Manuel González

 

En el otoño de 2009 el presidente de Honduras, Roberto Micheletti, decreto día de asueto porque, horas antes, los catrachos —como le apodan a su selección— lograban su pasaporte a la Copa del Mundo de Sudáfrica después de dos décadas de ausencia en el torneo.

Cuatro años después, una vez más fuera de casa, los centroamericanos festejaron su segunda clasificación de manera consecutiva a un Mundial, el de Brasil 2014.

La participación de nueve selecciones latinoamericanas en el Mundial de Brasil 2014 moverá a más de 205,000 personas (aunque su representativo no haya calificado) para estar presentes en el torneo de futbol más importante del mundo, de acuerdo con cifras de 14 ministerios de Turismo de la región.

Estar o no en un Mundial representa no sólo el orgullo nacional, sino también una forma de activar la economía local en industrias como turismo, restaurantes, bares, venta de aparatos electrónicos… Con motivo de este acontecimiento, la derrama en Centroamérica y Sudamérica será superior a 3,000 mdd.

¿Qué beneficios tiene para Honduras ir a dos Mundiales consecutivos? “La selección nos permite hacer una proyección con recursos que no tenemos, y ahora contamos con una imagen del país a nivel mundial que nos permite entrar al mercado de Brasil, Argentina, Chile, Perú y Colombia”, comentó públicamente hace unas semanas Epaminondas Marinakys, presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras.

En 2006 la Tricolor, como llaman los costarricenses a su selección, vivió el otro lado de la historia y protagonizó el partido inaugural de Alemania 2006 ante la selección germana; el encuentro fue visto por unos 700 millones de personas en todo el orbe.

En la cancha y mediante goles, Costa Rica adquirió un spot de 90 minutos para promover al país como destino turístico, que detrás de Panamá es el mejor calificado en Centroamérica, según el último Índice de Competitividad Turística elaborado por el Foro Económico Mundial en 2013.

Por ello los goles, los pases, las grandes jugadas y los triunfos, además de impulsar a sus selecciones en el futuro inmediato dentro de la competición, serán la mejor publicidad para Costa Rica, que durante 2013 recibió a 2.4 millones de turistas extranjeros, 3.6% más que en 2012, según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) costarricense.

Los ocho países latinoamericanos, excluyendo al local Brasil, aprovecharán su incursión mundialista para fortalecer su presencia en el mercado sudamericano y, aunque en menor medida, en Europa, Estados Unidos y Canadá. Un reporte de los ratings de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 arrojó que el promedio de televidentes por partido fue de 188 millones, cifra importante para posicionar cualquier marca.

“Hace siete años estuvimos en el encuentro inaugural, y esto contribuyó a que Costa Rica fuera foco de atención a nivel mundial”, relató Tatiana Cascante, directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Turismo de Costa Rica.

Uno de los objetivos de los ticos fuera de la cancha era aprovechar esa experiencia para posicionar la nueva marca país, denominada ‘Esencial Costa Rica’, en sus partidos ante Uruguay, Italia e Inglaterra, todos ellos campeones del mundo, lo que asegura un alto rating en la televisión mundial.

El Ministerio de Turismo de Ecuador también tiene entre sus planes, como parte de la inversión de 660 mdd para el ciclo 2014- 2017, promocionar en el Mundial “Destino Ecuador”. “Es en un momento estelar de la posición ecuatoriana en el mundo; tenemos la oportunidad de promocionar al país en Brasil. La ocasión del Mundial nos permitirá dejarnos ver en todo el orbe”, dice Vinicio Alvarado Espinal, secretario de la dependencia.

Otro caso es la provincia uruguaya de Maldonado, que logró signar un acuerdo con la prefectura de Porto Alegre, en Brasil, para promocionar la entidad con módulos de información en el estadio mundialista.

El Mundial de Brasil será el primer gran evento de toda América Latina desde el campeonato de México 1986, y por primera vez en 2016 Sudamérica recibirá unos Juegos Olímpicos. Los gobiernos tienen su ahora o nunca para impulsar su marca país gracias al futbol.

mundial_centroamerica1

Los otros beneficiados

Colombia regresó a un Mundial tras 15 años de ausencia. Para alentarlos tuvieron el apoyo de 65,000 colombianos, quienes aprovecharon la cercanía con Brasil para efectuar una ‘invasión’ en tierras mundialistas. La economía colombiana es, detrás de Brasil, México y Argentina, la cuarta en América Latina, según el tamaño del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional. Además es el tercer país con el mayor número de tickets para el torneo (60,000) después de Brasil y Estados Unidos, con base en la FIFA.

Con esa cantidad de aficionados, las agencias de viajes colombianas ingresarán —con paquetes que oscilan entre 10,000 y 30,000 dólares—, unos 300 mdd. A nivel de América Latina esa cifra llegará a ser de 2,674 mdd por ventas de paquetes mundialistas.

Un paquete mundialista promedio incluye los boletos de avión, el hospedaje y las entradas para tres partidos de la primera fase, además de los traslados a los diferentes estadios.

El negocio alcanza para toda la región, inclusive para las selecciones que no jugarán en el Mundial; en Bolivia, por ejemplo, los operadores turísticos calcularon que acudirán al menos 5,000 fans. Otras naciones que no estarán en el torneo, pero que sí tienen licencia para vender paquetes, son Venezuela, Paraguay, Perú, El Salvador, Panamá y Guatemala.

El turismo no es la única industria que se verá beneficiada. En Bolivia, que la única vez que fue a una Copa del Mundo fue en la de Estados Unidos 1994, se prevé que exista un incremento de entre 30 y 40% en la venta de televisores, descargas de app en teléfonos móviles y tabletas, además del despunte del sector textil por la exportación de playeras tipo polo a Brasil.

Inclusive, la prostitución es otra de las beneficiadas. La Asociación de Prostitutas de Minas Gerais enseñó inglés, francés y portugués, con clases dictadas por profesores voluntarios en la localidad de Belo Horizonte. Además, en enero pasado las mujeres argentinas hicieron público que viajarían a Brasil para ofrecer sus servicios.

La industria restaurantera es otra de las grandes ganadoras de esta clase de competencias. La Federación Nacional de Comerciantes en Colombia revela que las ventas en bares y restaurantes cada vez que juega su selección crecen hasta 2.5 mdd en un día de cierta normalidad, y en México las ganancias alcanzan 53.4 mdd cuando el Tri está en la cancha en partidos importantes como la Copa del Mundo, según datos de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

La facturación final de lo que puede dejar el Mundial en Centro y Sudamérica aún no tiene cifras definitivas. Todo depende de lo que sigan haciendo las estrellas que aún quedan.  Porque ello determinará si las pantallas de plasma se venden más o si los restaurantes tendrán más comensales que los de costumbre. Estamos en el Mundial; aquí hay sitio para todos.

 

Siguientes artículos

Travesía aérea
Por

Las mejores perspectivas se obtienen desde el aire. Tres pilotos realizaron una ruta única para exprimir la belleza del...