A pesar de que casi no tiene pulso, dar por muerto al Windows Phone en la carrera de los teléfonos inteligentes sería un error, el CVP de Ventas de la compañía explica por qué.

 

Microsoft compró una máquina del tiempo. O al menos eso quiere creer. Con la adquisición de Nokia, el gigante del software intenta compensar los años perdidos en una carrera de dispositivos móviles que tiene a dos únicos punteros: Google y Apple. De lograrlo, se trataría del regreso más notable en la historia de la tecnología.

El nuevo CEO del gigante de Redmond, Satya Nadella, se muestra decidido a lograr la proeza. “Cloud first, mobile first” es el mantra a seguir en la empresa ante lo que luce como la inminente desaparición de la PC. Como grito de guerra suena bien, pero, ¿cómo piensan lograrlo? “Tenemos una estrategia muy clara, sólo falta la ejecución, que es en lo que nos tenemos que enfocar” dice en entrevista con Forbes México Chris Webber, vicepresidente corporativo de ventas de dispositivos móviles de Microsoft.

PUBLICIDAD

De acuerdo con cifras de IDC, Windows Phone (WP), el sistema operativo móvil de la empresa cofundada por Bill Gates, tenía al segundo trimestre de 2014 sólo 2.5% del mercado mundial, muy por debajo del 11.7% de iOS y ciertamente lejos del 84.7% de Android. En México, la historia es un poco distinta, según datos de The Competitive Intelligence Unit, a diciembre de 2013 Nokia tenía el 16% del mercado de teléfonos inteligentes.

En América Latina, la tendencia es similar a la registrada en nuestro país. De hecho, durante 2013 WP llegó a ser el segundo sistema operativo más popular, debido en buena medida a la penetración de los Lumia de gama media y baja.

 

¿Por dónde empezar?

“La única dirección en la que podemos ir es arriba y estamos muy emocionados con la estrategia que tenemos, muy enfocados en el segmento que hemos estado ganando, que es el del valor, los smartphones accesibles”, asegura Webber, quien visitó el país para el lanzamiento del Lumia 630, un teléfono de entrada con procesador de cuatro núcleos y precargado con WP 8.1, la nueva actualización de la plataforma móvil.

Webber sostiene que la prioridad número uno por ahora es generar inercia y poner en marcha el ecosistema, “creo que tenemos una oportunidad única como una sola compañía y la propuesta de valor está en un software y hardware de gran calidad y los servicios para acompañarlos”.

Acelerar el crecimiento de ese ecosistema es algo apremiante. A pesar de ser una compañía de software, Microsoft se ha quedado rezagada también en el espacio de las aplicaciones. Para encontrar una app suya entre las más descargadas en la tienda de aplicaciones de Apple hay que nadar hasta lo profundo, en el sitio 39 está Skype –una compañía que Microsoft compró en mayo de 2011–. En Google Play Skype está en el lugar 27.

El ejecutivo se muestra optimista ante el lanzamiento del 630. Representa, dice, una plataforma que les ayudará a generar volumen: “El diseño, la pantalla, las especificaciones, la ranura de expansión, todo es una gran propuesta de hardware, pero con Windows 8.1 y sus funciones –más de 15 GB de almacenamiento con One Drive, Skype y Office 360–, la oferta resulta más atractiva.”

Al interior de su plataforma, una de las quejas históricas de los usuarios había sido la falta de las aplicaciones más populares, y es que los desarrolladores prefieren ir primero por los usuarios de iOS y Android, que es donde está el dinero. Pero eso está cambiando también. Webber asegura que cada día se suman 500 apps a la tienda, y que la oferta actual ya alcanza la cifra de 320,000 y casi todas las más descargadas en otros SO ya están disponibles para WP.

Chris Webber, CVP de Ventas de Mobile Devices en Microsoft, y el Lumia 630.

 

Un rumbo más claro

“En el pasado creo que confundíamos nuestro canal, lanzábamos muchos productos y confundíamos también al consumidor. Ahora es muy claro, tenemos al Lumia 930 en el segmento más alto, el 1020 y el 1520, esos tendrán actualizaciones, pero la estrategia es mucho más clara y enfocada de lo que ha sido en el pasado”, afirma Webber. Ese enfoque es obviamente el mercado de entrada.

Esa claridad empieza por poner orden al caos de marcas y submarcas: Microsoft, Windows Phone, Nokia, Lumia, Surface… “Aún no diré todo por que es una labor en proceso, pero sí diré que Microsoft se convertirá en la marca maestra para los teléfonos. Tenemos el derecho de usar la marca Nokia por 10 años en teléfonos, pero no en teléfonos inteligentes, esa marca se convertirá en Microsoft. Estamos trabajando duro en ello, tenemos un plan, pero la meta será racionalizar y unificar la marca que se aplica a varios dispositivos”, afirma.

Durante la entrevista, Webber revisaba y hacía apuntes en su tablet. “Somos unos grandes creyentes en las tablets, acabamos de lanzar la Surface 3 y hemos recibido grandes comentarios. Es el mejor dispositivo de cómputo en los últimos 10 años, por mucho. La realidad es que siempre que viajaba llevaba conmigo mi Acer Aspire S7 y mi iPad, la Surface lo ha reemplazado por completo.”

Sí, es algo que esperarías escuchar de un ejecutivo de Microsoft, pero la realidad es que con los minutos que pude probarla puedo afirmar que más allá de lo atractivo de su diseño, bien puede ser el iPad killer entre aquellos que tengan la productividad como prioridad.

 

El futuro

“Creo que apenas estamos tocando la superficie en la innovación en el mercado de tablets. Los diferenciadores son, evidentemente el diseño, pero el futuro será definido por los pequeños detalles en la integración de software, hardware y servicios para mejorar la experiencia de los consumidores. Puedes esperar más innovaciones en nuestros teléfonos.”

Cortana, el nuevo asistente de voz de Microsoft, va en esa línea. La competencia de Siri y Google Now ha recibido muy buenas críticas en Estados Unidos, el único país en el que está disponible por el momento (está previsto que llegue a México a finales de 2014 o principios de 2015).

Sin embargo, el potencial de la plataforma no llegará pronto si Microsoft se encarga de la innovación hace en solitario. HTC lanzó recientemente una versión de su popular modelo One con WP, al respecto, Webber dice: “Creo que es bueno que otros fabricantes estén lanzando equipos con Windows Phone, es fantástico, necesitamos que innoven en diseño, experiencia y marketing, porque hasta ahora estamos llevando todo el peso, actualmente el 95% del volumen de WP, la mezcla es fantástica pero debe ser más que un teléfono, debe haber innovación en la experiencia, marketing, etc., eso sería muy bueno para el ecosistema en su conjunto.”

¿Microsoft buscará entrar en el espacio de los wearables? Webber eludió la pregunta, pero, más tarde en la entrevista, al hablar sobre lo que más le entusiasma sobre la tecnología y el futuro, dijo: “La ubicuidad de sensores es lo que más me entusiasma, porque cuando hablas de un teléfono, vendrán nuevos factores, nuevas formas de interacción, etc.

“Cuando pensamos en movilidad tienes que pensar en cosas que portas en la ropa, en el cuerpo, tu auto, tu casa, esas cosas. Hoy hablamos de teléfonos y de bandas que la gente viste, pero creo que la ubicuidad de sensores y los recursos de cómputo en la nube necesarios para dar vida a esas cosas y eso es en donde Microsoft tiene una gran visión, Cloud first and mobile first habla de la ubicuidad del cómputo y la nube como la membrana inteligente para esos dispositivos y las cosas que pueden ocurrir con ello son simplemente fenomenales.”

Microsoft tiene algo a su favor: en un mercado con cada vez menos innovación en el hardware, el software tiene el potencial de convertirse en el gran diferenciador, y la firma dirigida por Nadella sabe una cosa o dos sobre programación. No lo den por muerto, con suerte, sus planes le dan el combustible para echar a andar su  máquina del tiempo.

 

Siguientes artículos

Analistas prevén un futuro electrizante para Tesla
Por

Cada vez más voces pronostican que las acciones del fabricante de autos eléctricos están lejos de la desaceleración....