El sueño de infancia de Dan Snyder era ser dueño de los Redskins y lo cumplió hace 15 años. Ha hecho mucho dinero con ellos, pero ni un solo título.

 

Por Monte Burke

 

PUBLICIDAD

Hay mucho que admirar en la historia de Dan Snyder, de 49 años de edad, dueño de los Washington Redskins. Él es, después de todo, un hombre de negocios verdaderamente exitoso y un hombre que fue capaz de cumplir su sueño de infancia de ser dueño de su equipo favorito.

Snyder creció en Silver Spring, Maryland, en un modesto apartamento, hijo de un periodista que trabajaba para UPI y National Geographic. Padre e hijo veían la mayoría de los juegos de los Redskins desde casa, tendido una manta delante de la TV como si estuvieran realmente en el estadio. A veces, ambos asistían al estadio. Snyder recuerda con cariño ir a su primer partido de los Redskins en vivo con su padre, a los 6 años. “Todavía recuerdo haber tomado su mano y ver el estadio lleno”, rememora. “Fue increíble.”

En el mundo de los negocios Snyder era un chico maravilla, alguien tal vez similar a Mark Cuban o cualquiera de los nuevos niños maravilla del mundo de la tecnología. Él dejó la Universidad de Maryland después de sólo un par de semestres para iniciar un negocio de renta de aviones para transportar a alumnos de escuelas preparatorias a eventos deportivos. A los 20 años era millonario.

Abrió una revista dirigida a estudiantes de preparatoria, respaldada por Mortimer Zuckerman, el magnate de bienes raíces y dueño de U.S. News & World Report, y Fred Drasner, entonces editor de la revista invirtió 3 millones de dólares en la empresa. Lo perdieron todo pero se quedaron al lado de Snyder. “Me pareció un muy talentoso hombre de negocios con una gran energía y creatividad”, recuerda Zuckerman. Drasner dijo al Washington Post que él se quedó con Snyder porque él era “PLD, pobre, listo y desesperado por hacerse rico”.

Snyder se reinventó con WallBoards, una empresa que coloca folletos, cupones y muestras de productos en lugares como consultorios médicos. Se convirtió en la base de Snyder Communications, que eventualmente se ramificó en acuerdos de marketing con Kodak y AT&T. En 1996, a los 31 años, Snyder se convirtió en el más joven presidente ejecutivo de una compañía que cotiza en NYSE.

En 1999 realizó su sueño de la infancia, comprando a los Redskins por 750 mdd y adquiriendo una deuda de 495 mdd. Un año más tarde, vendió su empresa de marketing a Havas por 2,500 mdd en acciones. Era multimillonario a los 35 años. Había mucho optimismo entre los aficionados de los Redskins. Aquí había un propietario con una pasión seria por su equipo. Él era como ellos: un fan.

Y ése puede ser el corazón del problema cuando se trata de Snyder.

Él ha hecho mucho dinero con su equipo. Los Redskins son la tercera franquicia más valiosa de la NFL, en 1,700 mdd. El propio Snyder tiene una fortuna de 1,200 mdd, la mayoría de ella proviene de su equipo. Nadie debe envidiarle su riqueza ni la creación de valor, eso es algo que un propietario tiene que hacer.

Pero la otra cosa que un propietario debe hacer, por supuesto, es poner un producto ganador en el campo. En ese sentido, Snyder ha fracasado miserablemente. Bajo Snyder la franquicia tiene sólo cuatro temporadas ganadoras en 15 años. Durante esos años Snyder ha actuado menos como un dueño y más como un fan molesto, a veces petulante, impaciente y de piel delgada.

Jerry Jones, dueño de los Vaqueros de Dallas, también ha sido acusado de hacer algo similar durante su gestión. La diferencia es, por supuesto, que Jones ha ganado tres Super Bowls. A pesar de esas victorias de Super Bowl de hace casi dos décadas, Jones todavía parece tener el corazón de la mayoría de su base de fans.

Algunos de los puntos flacos de la propiedad de Snyder son:

• Pobres decisiones. Firmó al entrenador universitario Steve Spurrier por 5 mdd al año. Spurrier tuvo problemas desde el primer día. Firmó al liniero defensivo de 37 años, Bruce Smith, en un contrato de cinco años y 23 mdd, uno de los contratos más ridículos en la historia reciente de la NFL.

• Uno de sus primeros actos como dueño fue quitarle al estadio el nombre de su querido antiguo dueño, Jack Kent Cooke.

• En una ocasión cobró a los fans a asistir al campamento de entrenamiento.

• En una ocasión demandó a quienes compraron pases para la temporada y no pudieron pagarlo durante la reciente recesión.

• Presentó una tonta demanda por difamación contra el Washington City Paper.

Pero esta temporada puede ser la peor hasta el momento de Snyder, su verdadero annus horribilis.

Primero fue el debate sobre el nombre de su equipo, que muchos creen que es un epíteto racial. Cuando el tema se calentó, Snyder reaccionó con petulancia, diciéndole USA Today en mayo, “Nunca vamos a cambiar el nombre. Es así de simple. NUNCA, puedes ponerlo en mayúsculas”. (Ha suavizado su posición un poco, escribiendo una carta a los dueños de pases de temporada diciendo que respeta “los sentimientos de aquellos que se sienten ofendidos por el nombre del equipo”.)

Sin embargo el debate de cambio de nombre no ha dejado de burbujear, en gran parte alimentado por una aversión al propio Snyder. La suposición aquí es que el nombre podría cambiarse con el tiempo. Podemos estar viendo el mismo tipo de situación que el Augusta National Country Club tuvo a la hora de admitir a los miembros femeninos. Snyder se puede sentir como el hombre que presidía Augusta en ese entonces, Hootie Johnson, cuando dijo que él y su club no se verían obligados a admitir a un miembro femenino “a punta de bayoneta”. Augusta admitió a dos miembros femeninos el año pasado. Quizás Snyder está a la espera de que la bayoneta apunte a otro lado. Podría tener que esperar mucho tiempo para ello.

Y luego, por supuesto, está la temporada, un desastre al que todavía le quedan tres partidos por jugar. Los Redskins llegaron a los playoffs el año pasado. Llevan una marca de 3-10 este año, incluyendo la humillante derrota del domingo 45-10 frente a los Kansas City Chiefs en casa. Su mariscal de campo estrella, Robert Griffin III, tal vez regresó de una lesión seria en la rodilla el año pasado antes de tiempo.

Además hay una historia publicada el domingo que revela que el entrenador en jefe Mike Shanahan —el séptimo entrenador durante el mandato – casi renunció el año pasado de Snyder. Tal vez debería tener.

Dentro de la historia, escrita por Dan Graziano en ESPN, Shanahan expresa su frustración por la íntima relación entre RGIII y Snyder, que “estima abiertamente” a su mariscal de campo y le da un trato especial, como prestarle a su propio equipo de seguridad para que lo acompañe en sus salidas nocturnas en la ciudad. Snyder también ha asistido con él a proyecciones de películas y eventos para recaudar fondos. RGIII también ha sido criticado este año por actuar de forma egoísta, un comportamiento que, si se cree lo que dice Shanahan, ha sido permitido por el afecto que le tiene Snyder. Es probable que Shanahan deje de ser entrenador de los Redskins al terminar la temporada.

Ésta no es la primera vez que Snyder ha recibido con cariño a algún jugador. El ex entrenador Joe Gibbs se refirió una vez al corredor Clinton Portis —uno de los favoritos de Snyder— como el “asistente del gerente general” del equipo.

Eso es lo que un fan haría, pasar el rato con la estrella del equipo, hacerse su amigo, salir de fiesta en la ciudad.

Pero hacer esto socava la relación con los entrenadores. Se crea un resentimiento. Esa no es forma de dirigir una franquicia de la NFL.

 

Siguientes artículos

Scotiabank, sin intenciones de invertir en EU
Por

El presidente ejecutivo del tercer banco más grande de Canadá también sostuvo que el banco preferiría utilizar el exceso...