En 2014 Letonia se convertirá en la nación número 18 en adoptar el euro como moneda, sin embargo, crecer la Unión Monetaria podría implicar riesgos si no se alcanzan acuerdos en materia de política fiscal y monetaria.

 

 

La expresión ‘antes de entrar, permita salir’ podría aplicar también para la zona euro. En julio, la Comisión Europea dará a conocer el informe extraordinario de convergencia económica que determinará si Letonia puede integrarse a la Unión Monetaria y utilizar el euro en enero de 2014.

PUBLICIDAD

Todo apunta a que después de una caída de 17.7% en su PIB en 2009, Letonia está lista para cumplir con los criterios de convergencia necesarios para integrarse por completo a la Zona Euro, sin embargo, la lectura de una Unión Europea más grande no necesariamente es la de una zona económica fortalecida.

La última encuesta a administradores de fondos de Bank Of América Merrill Lynch arroja que un 6% neto de las posiciones globales de activos favorecen la renta variable en la Eurozona, incluso indica que al interior de Europa es en donde el optimismo ha crecido más.

“Un 45% neto de los participantes europeos en la encuesta regional prevén que la economía de esa zona se fortalezca en el próximo año, por encima del 24% que señaló esto el mes pasado. Las expectativas de una recesión europea en el próximo año han caído fuertemente”, señala el documento.

Para Esteban Velázquez, gerente de análisis de mercados financieros de Allianz Fóndika, aún es prematuro hablar de una recuperación en Europa pues las cifras de manufactura, consumo y empleo siguen sin arrojar resultados que hablen de solidez a largo plazo.

“Para Europa el mayor riesgo no es desaparecer, es subsistir sin claridad y rigurosidad en las políticas monetarias y fiscales a seguir. Cuando el Euro se puso en marcha hubo consenso pero pocos países siguieron lo pactado, de ahí las diferencias entre el grupo de Grecia, Chipre, Portugal, España e Irlanda y países como Francia y España. El riesgo de incorporar nuevos miembros es que se repitan problemas de inestabilidad por no tener reglas claras”, explica el analista.

La última previsión del Fondo Monetario Internacional apunta a que este año Europa tendrá una contracción de su PIB de 0.2%, una revisión negativa a su expectativa de crecimiento de 0.2% en 2013.

“Francia se encamina a una recesión y las políticas temporales no están dando los resultados que deberían. El Euro no está lo suficientemente bien para pensar que vienen tiempos mejores, pensar que incorporar nuevos miembros puede ser una señal de fortaleza es una lectura equivocada”, advierte Esteban Velázquez.

Alemania, la otra potencia europea, también sufrió una revisión en previsiones, pues el Fondo Monetario Internacional redujo de 0.6 al 0.3% su estimado de crecimiento económico este año debido a la crisis de la eurozona y la subsiguiente caída de las exportaciones.

 

¿Por qué Letonia quiere entrar a la Zona Euro?

Pese al retroceso de 17.7% en su PIB durante 2009, Letonia ha podido reequilibrar sus finanzas públicas y alcanzar niveles aceptables en las variables de los criterios de convergencia (inflación, déficit, tipo de cambio y tasas de interés). Una nación así podría fácilmente prescindir de la comunidad euro. Sin embargo, para un país de menos de dos millones de habitantes la geografía juega un papel importante.

Con un Producto Interno Bruto de alrededor de 38 mil millones de dólares, Letonia es una nación en la que el comercio exterior juega un papel crucial y su moneda ha sufrido tras ser considerada activo de refugio, pues el 70% del comercio exterior es con la Eurozona y cerca del 50% de sus depósitos bancarios están en Euros. Sin embargo, de acuerdo con un reporte del banco Swedbank, la seguridad y la geopolítica podrían estar detrás del interés de sumarse a la comunidad Euro.

Junto con Estonia y Lituania, Letonia forma parte de las ex repúblicas bálticas soviéticas y enfrenta también choques culturales entre la influencia Rusa y la Europea.

Actualmente, el déficit presupuestal del gobierno letón es del 1.5% del PIB, muy por debajo del 3% requerido por los criterios de convergencia y el nivel de deuda es del 42% del PIB, cifra favorable comparada con el 60% de límite impuesto para el resto de las naciones de la Zona Euro.

El camino a la estabilidad no ha sido fácil, tras la crisis financiera. Letonia debió poner en marcha reformas dolorosas, como la eliminación de prestaciones laborales, sociales y de servicio médico. La capacidad de atención en el sector público se redujo en un tercio y los salarios gubernamentales se han reducido en 40%, eso sin hablar de nuevos impuestos y una disminución en el precio de las viviendas.

“Para Letonia, como para cualquier país que quiera sumarse a la Unión Monetaria, mantener las finanzas en orden debe ser un objetivo nacional. La pertenencia a la comunidad euro deberá estar más rigurosamente supervisada”, explica Esteban Velázquez.

Si la Comisión Europea da su visto bueno, a mediados de enero vencerá el plazo en que los cajeros automáticos en Letonia seguirán despachando Lats. Para Letonia, este paso implica una separación de la influencia Rusa y un nuevo proceso de integración. Con suerte, para Europa, la adhesión podría implicar una nueva oportunidad de sembrar las bases de un Euro fortalecido. La moneda está en el aire.

 

¿Cómo cumple Letonia con los criterios de convergencia de los tratados de Maastricht?

Crecimiento económico estimado para 2013: 3.6%

Estabilidad de precios: La inflación es de 1.4%

Déficit: 1.5%

Deuda pública: equivalente a 42% del PIB

Tipo de cambio: 1 euro = 0.702804 Lats o latvijas

 

Siguientes artículos

¿Cuánto vale realmente un tweet?
Por

Si quieres saber cuánto puedes esperar por cada tweet que publicas desde la cuenta de tu negocio, SumAll, una empresa de...