Inventó la popular aspiradora inalámbrica Roomba, los robots de detección de explosivos y ahora despliega dispositivos de presencia remota para uso médico. Es la historia de iRobot.

 

Por Brian Solomon

 

PUBLICIDAD

Mientras oprime los botones del control remoto, Colin Angle sonríe como un niño de 6 años de edad, jugando con su primer coche de radio control recién desempacado. Sin embargo, el cofundador y director general de iRobot, de 45 años de edad, no está probando un juguete, está poniendo a trabajar una pieza de 100,000 dólares, un minitanque de 30 kilos de peso operado a control remoto con cuatro cámaras, bandas de goma y un brazo extensible de 180 centímetros.

A pesar de tener más de 25 años de experiencia en robótica, Angle sigue encantado por el chillido agudo que el robot emite cuando recorre su camino, pero a medida que deja el controlador PackBot, el tono de su voz se pone serio: “Cada técnico de EOD [detonación de explosivos] que he entrevistado ha empezado diciendo: “Gracias, yo estaría muerto sin su robot.” Los 4,000 PackBots de iRobot en servicio han salvado incontables vidas cazando aparatos explosivos en Afganistán e Irak y más recientemente en el país, donde se desplegó la flota de iRobot durante la cacería de los responsables de los atentados del maratón de Boston (a menos de 30 minutos de distancia de la sede de la compañía en Bedford, Massachusetts).

El PackBot.

El PackBot.

También protegieron millones de alfombras en Estados Unidos de la suciedad y el polvo. Las ganancias de los robots militares subsidiaron al producto mejor conocido de la empresa: la excéntrica aspiradora doméstica autónoma conocida como Roomba. En 2011 los contratos de defensa representaron el 40%,  187 millones de dólares (mdd), de los ingresos de la compañía. Sin embargo, con el retiro de las fuerzas de Estados Unidos de Irak y Afganistán y el recorte en los presupuestos en todos los ámbitos, el financiamiento estatal se ha secado, iRobot ha perdido el 57% de sus ingresos de defensa en 2012 y proyecta otra caída de 30% en 2013.

Sin embargo, Angle ha logrado una notable transición de sus robots en tiempos de paz. Mientras que 124 personas fueron despedidas en los últimos dos años, y los ingresos totales cayeron un 6% en 2012 a 436 mdd, las ventas al consumidor crecieron a un ritmo de 28%, y a Wall Street le encantaron los resultados de los tres primeros meses de 2013, cuando iRobot elevó su Ebitda proyectado para todo el año a 55 millones, más del doble que en 2012. Si Angle puede mantener ese crecimiento, tiene la oportunidad de cumplir su sueño de toda la vida: llevar la robótica desde el reino de la ciencia ficción a la realidad de las tareas domésticas y el cuidado de la salud. Apoyado por el rápido crecimiento de la Roomba, iRobot ha invertido millones de dólares para desarrollar su nuevo gran invento: el RP-VITA, el primer robot de presencia remota aprobado para su uso en hospitales.

Fundada en 1990 por Angle, su compañero del MIT, Helen Greiner, y el profesor del MIT Rodney Brooks, la empresa fue inicialmente más el sueño de un nerd que un plan de negocios viable. La idea de producto inicial fue tomar la tesis de maestría de Angle, un robot insectoide de seis patas, y enviar una variación del mismo con una cámara a la Luna, y luego vender los derechos cinematográficos. Como dice Angle, “Fuimos la primera empresa en fallar en eso”. (Ese robot se encuentra ahora en el Smithsonian National Air & Space Museum).

En su lugar, iRobot se dedicó al comercio con las multinacionales. Construyó un robot para Baker Hughes y Halliburton que podían operar en pozos de petróleo activos, desarrolló un mecanismo de expresión facial para la muñeca My Real Baby Doll, de Hasbro, y máquinas de limpieza de suelo para Johnson Wax. Ninguno de estos esfuerzos fue particularmente rentable, pero después de trabajar en dichos proyectos, iRobot estaba “en una posición inusual  en la que sabíamos de tecnología robótica, fabricación de bajo costo y limpieza”, cuerda Angle.  De esa combinación resultó el primer éxito comercial de iRobot, Roomba, que representa la gran mayoría de los 9 millones de robots de consumo vendidos en todo el mundo.

De sólo unos pocos centímetros de altura y el tamaño de un frizbee, la Roomba rueda como borracha por el suelo, chocando contra las paredes y sillas aparentemente al azar. Por supuesto, hay inteligencia en el trabajo. La Roomba sabe dónde ya ha limpiado, ajusta la técnica de aspirado basándose en las partículas que encuentra, e incluso detecta y evita las escaleras. Cuando el dispositivo fue lanzado por primera vez en el 2002, Angle llevaba una caja de Cheerios a las reuniones con sus potenciales clientes minoristas. Tras volcar la caja de cereal en la alfombra de la oficina, dejaba que la Roomba se encargara del desorden.

Pero tal como dice Angle ahora: “Sólo porque tienes la tecnología no significa que tienes un negocio.” Los márgenes brutos de Roomba, de menos de 30%, no fueron suficientes para hacer el esfuerzo provechoso. iRobot salió a la bolsa en noviembre de 2005 a pesar de perder 7 mdd sobre ingresos de 43 mdd en los primeros seis meses de ese año. Sin los contratos militares para los robots de reconocimiento, iRobot no podría haber sobrevivido.

El problema, dice el director de operaciones Jeff Beck (no confundir con el legendario guitarrista), quien llegó a iRobot en 2009 procedente de la industria aeroespacial y de defensa de Ametek, fue que la estrategia de mercadeo no coincidía con el producto. “El ADN de la organización estaba completamente volcado al volumen”, dice Beck. “¿Cuánto podemos meter en Costco y qué tan rápido podemos moverlo?” La Roomba siempre ha sido una aspiradora muy bien diferenciada, la única que muchos propietarios realmente personifican con un nombre, pero estaba en los estantes junto a los modelos verticales tradicionales. iRobot vende esencialmente la misma versión en diferentes colores para cada cadena.

Ya no. iRobot terminó un negocio con una gran cadena que se negó a cambiar a estantes especiales y mejor ubicados. Atacó a los mercados extranjeros como Japón, donde una cultura de pies descalzos ha hecho que sea el segundo mayor mercado de la compañía, y ha invertido 10 mdd en una nueva campaña publicitaria de Estados Unidos para combatir el escepticismo acerca de la Roomba. Tal vez lo más importante, iRobot ha agregado nuevos modelos a precios más altos con características como un filtro HEPA (filtro de aire de alta eficiencia), así como la programación y navegación habitación por habitación. Los márgenes brutos han crecido a más de 45%.

La división de consumo de iRobot, que incluye también la trapeadora Scooba, la limpiadora de piscinas  Mirra y la limpia canales Looj, ahora representa el 90% de los ingresos, frente al 60% de hace dos años. Y en vez de representar una carga para los resultados financieros, la Roomba ha financiado el desarrollo de lo que representa la esperanza de Angle para convertirse en el próximo gran paso de iRobot: el cuidado de la salud.

El RP-VITA. Foto: cortesía de In Touch Health.

El RP-VITA. Foto: cortesía de In Touch Health.

El RP-VITA, un robot de presencia remota de 1.5 metros que los médicos controlan con un iPad a kilómetros de distancia, ya se está desplegando en seis hospitales de EU y uno en México, en colaboración con la compañía de telemedicina InTouch Health. Sobre la base de la tecnología utilizada en el Roomba, la RP-VITA puede viajar autónomamente a una habitación específica o incluso seguir un paciente, modificando su ruta basándose en los obstáculos. Los médicos pueden comunicarse cara a cara con los pacientes, hacer diagnósticos a través de una webcam, e incluso puede usar un estetoscopio conectado. Todo el sistema, incluida la asistencia técnica, cuesta 5,000 dólares al mes. Mientras que los jugadores más grandes como Samsung y LG mejoran sus propias ofertas de aspiradoras autónomas, el éxito a largo plazo de iRobot dependerá de la diversificación hacia nuevos mercados como éste.

Y eso encaja bien con su visión a futuro, en la que la robótica avanzada asume más funciones entre los extremos de la limpieza de pisos y el descubrimiento de explosivos de Angle. “Va a ser interesante ver cómo la sociedad se ocupa de la inteligencia artificial”, dice, mostrando otra sonrisa traviesa. “Pero definitivamente será genial.”

[youtube id=”hoAPTpwkFtw” width=”620″ height=”360″]

[youtube id=”Lu_61SCjUAg” width=”620″ height=”360″]

 

 

Siguientes artículos

Slim obtiene prima de seguros de Pemex
Por

La paraestatal mexicana eligió a  Inbursa  como resultado de la evaluación de las propuestas realizadas por diversas fir...