Pese a que los guiones son cada vez más inconsistentes y las generaciones no tienen el mismo interés que en sus inicios, Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie siguen causando furor a nivel negocios.  Te presentamos algunos de sus datos más relevantes. 

 

 

 

PUBLICIDAD

La fortuna ha estado cerca de la familia animada más famosa de Estados Unidos desde hace más de veinte años, dentro y fuera de la pantalla. De acuerdo con el conteo Forbes de los quince personajes ficticios más ricos de 2013, el Señor Burns de Los Simpsons no es tan millonario como creíamos, en comparación con Rico Mac Pato, por ejemplo, quien ostenta un grosero primer puesto con 65,400 millones de dólares (mdd) en monedas de oro, apiladas dentro de un arca en Patolandia. Sin embargo, el Señor Burns posee la nada despreciable cantidad de 1, 500 mdd provenientes de sus inversiones y manejos en el sector energético.

Matt Groening, creador de la icónica familia, lleva por lo menos 27 años invirtiendo y comandado una serie animada que aun con sus problemas financieros-laborales representa un negocio rentable y una de las principales fuentes de ingresos para la 21st Century Fox de Rupert Murdoch.

Pese a que Groening suele ser discreto con su vida privada e información financiera, sitios como Celebrity Networth han revelado un cálculo de su fortuna en 500 mdd, provenientes principalmente de los derechos por retransmisión del programa, así como por el uso de la marca en diversos artículos como ropa, figuras de acción, películas o hasta bebidas de colección.

En julio de 2013, el cocreador de Los Simpsons, Sam Simon, autor del Jefe Gorgori, el Sr. Burns o el Dr. Hibbert, y también muchas veces llamado “el autor no reconocido de Los Simpsons”, decidió donar toda su fortuna –que se estima en cerca de 23 mdd, aunque Simon también se ha negado a declarar el monto total de forma abierta– a diversos organismos y asociaciones de ayuda y caridad tras ser diagnosticado con cáncer terminal en 2011.

Simon y Groening sin duda han amasado una fortuna y detonado una gran empresa, de la cual muchas personas se han beneficiado financieramente, volviendo inconmensurable el monto aproximado de las ganancias mundiales por el “universo Simpsons”. Desde un vendedor de productos apócrifos, pasando por su equipo de guionistas, artistas y sonidistas, o sus actores de doblaje que hasta hace dos años cobraban 8 mdd anuales por 22 semanas de trabajo efectivo, hasta llegar a sus altos ejecutivos, productores y guionistas, esta familia le da de comer a muchas bocas directa o indirectamente alrededor del mundo.

En sus inicios, la Fox se arriesgó con 10 mdd de inversión para producir el programa en 1989, pero esas ganancias crecieron exponencialmente a partir de 1998, año en que la empresa comienza a vender la serie a diversas televisoras. Hoy en día, Fox percibe por sus episodios cerca de 3,000 mdd y 650 mdd por concepto de mercadotecnia al año. En 2007, The Simpsons Movie recaudó 526 mdd de los 75 mdd que costó su producción originalmente.

No obstante, el imperio de la familia animada de clase media más famosa del mundo ha pasado por momentos financieros complicados, poniéndola en peligro de desaparición en más de una ocasión, principalmente con su equipo de actores de doblaje, quienes reestructuraron considerablemente su salario en 1998. La crisis en EU y la baja de rating golpeó sensiblemente a la serie y la controversia con sus voces ha vuelto a relucir.

En 2013, ejecutivos de 20th Century Fox Television declararon que urgía transformar el modelo financiero de la serie –que lleva cerca de 600 capítulos en 26 temporadas a lo largo de 25 años–, y que requería hacer un “ajuste” de 45% al sueldo de los actores principales, quienes arremetieron con una disminución de 30%, al que Fox se negó de forma contundente. Los actores argumentaron que la televisora gana millones por la venta de productos relacionados con la serie y no únicamente por el programa, al que no le sigue yendo nada mal.

Pese a que su posicionamiento sigue siendo bastante sólido, la baja en la audiencia de Los Simpsons es notable. En enero de 2014 perdieron más de 50% de su audiencia y se quedaron con casi 5 millones de espectadores, de los 13.4 millones que llegaron a ver la primera temporada.

La respuesta de Fox no se ha hecho esperar. En julio de 2013, Twentieth Television, una unidad de 21st Century Fox, declaró que deseaba comercializar reestrenos de la serie animada por hasta 1,000 mdd, en un nuevo acuerdo distinto del de 1998, bajo el cual se licenciarían los reestrenos a las estaciones y canales de cable simultáneamente. De darse esa operación, el canal de cable de Fox, FX, tendría la primera opción para adquirir la serie, aunque otros potenciales compradores ya mostraron sus intenciones de seguir ganando con la familia amarilla: Viacom, dueña de Comedy Central; Nick at Nite, y Turner Broadcasting.

Se dice que parte de la baja del rating y decadencia de Los Simpsons se debe al exceso, los cambios generacionales, la repetición y la carencia de ideas frescas en sus guiones, aunque también se achaca al cambio de algunas voces y la pérdida del humor intelectual, que dio paso al chiste fácil y de situaciones.

Sin embargo, el estándar de cómo llevar una familia de clase media al éxito, a base de crítica ácida y humor negro, lo sigue teniendo Groening, quien desde un inicio pensó en sacar el mejor provecho de satirizar a la sociedad y lo que él denominó “la basura corriente”, para devolver a cambio un producto inteligente, original y, sí, muy trascendente.

 

Siguientes artículos

Gestión de aplicaciones con personas clave
Por

En la gestión de aplicaciones, una organización de TI debe adoptar un enfoque que se centre más en la gente que en la te...